publicidad

Investigan caso de Arca de Zoé

Investigan caso de Arca de Zoé

La ONU pidió investigar plenamente el asunto del intento de traslado de 103 niños a Francia en supuestas adopciones.

Relator de ONU preocupado

GINEBRA - El relator especial de la ONU para la venta de niños y prostitución y pornografía infantiles, Juan Miguel Petit, pidió hoy que las autoridades francesas y chadianas investiguen plenamente el asunto del intento de traslado de 103 niños a Francia por la ONG Arca de Zoé.

Niños retenidos no son huérfanos

"Estoy preocupado por los recientes incidentes en Abeché, este de Chad, que llevaron al arresto el 25 de octubre de algunos miembros de la ONG Arca de Zoé tras su presunto intento de secuestrar y trasladar a 103 niños a Francia para su supuesta adopción", señaló el relator en un comunicado.

Petit pidió una plena investigación del asunto y que se "haga luz sobre las circunstancias que rodean la captura de los niños".

El relator de la ONU aseguró que "aquellos a quienes se encuentre responsables de violar los derechos de los niños deberán ser llevados ante la justicia de acuerdo con los estándares internacionales de un juicio justo".

Asimismo, pidió a todas las partes que eviten futuros abusos, siempre teniendo en cuenta los mejores intereses de los niños.

Por el momento, sólo han sido liberados tres periodistas franceses que acompañaban al grupo y cuatro azafatas españolas de la compañía Girjet que iba a efectuar el vuelo con los niños, pero siguen detenidos en Chad otros tres miembros españoles de la tripulación así como los responsables del Arca de Zoé.

publicidad

Reintegrarán a los niños

Petit, periodista y sociólogo uruguayo, fue nombrado relator especial de la ONU en 2001 por la extinta Comisión de Derechos Humanos, predecesora de la actual Comisión de Derechos Humanos.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, Unicef, dijo hoy que la mayoría de los 103 niños que presuntamente iban a ser ilegalmente trasladados a Francia gozan de buena salud por lo que en breve se procederá a reintegrarlos en sus familias.

Su portavoz en Ginebra, Veronique Taveau, explicó que por ahora todos los niños se encuentran aun en el orfelinato de Abeché, en Chad, "donde se les está identificando para posteriormente reintegrarlos en sus familias".

Testimonios evidencian mentiras

Las declaraciones de los periodistas franceses tras su liberación en Chad y otros testimonios dejan en evidencia los métodos de los responsables de la ONG Arca de Zoé en su frustrado intento de llevarse a Francia a 103 niños africanos.

"Se puede considerar que son unos iluminados, unos exaltados", dijo hoy uno de los tres periodistas liberados ayer, el cámara Marc Garmirian, cuyo vídeo de la operación, divulgado en Francia, revela que los responsables de la ONG mintieron sobre su objetivo real.

La ONG, que en Chad se hizo llamar "Children Rescue", no sólo engañó a las autoridades, sino también a sus ayudantes chadianos: sólo la víspera del embarque previsto de los 103 niños hacia Francia dijeron al personal chadiano que los pequeños no se iban a quedar en Chad sino irse a Francia.

publicidad

Uno de los empleados chadianos les advirtió de que eso crearía "enormes problemas" y sentenció: "no podéis hacer eso", muestran las imágenes filmadas por el cámara de Capa, Garmirian, en las que también se ve como los miembros de la ONG aplican vendajes a los niños para "simular una evacuación sanitaria".

"El principal error de esta asociación era considerar que el fin justificaba los medios sin pensar que los medios condicionan el fin", dijo hoy Marie-Agnès Peleran, también liberada ayer y que había ido al Chad con el doble sombrero de periodista de televisión y candidata a "acoger" a uno de los niños africanos.

"Malestar"

Peleran confiesa que fue creciendo su "malestar" ante el desarrollo de la operación, pero piensa que se trata de "idealistas", "no de criminales".

Lo mismo dice Garmirian, para quien no se trata en absoluto de tráfico de niños, como dijo el presidente de Chad, Idriss Déby.

Inculpados de secuestro de menores y estafa, seis miembros de la asociación siguen detenidos en Chad, incluidos su líder, Eric Breteau, de 37 años, ex bombero voluntario de las afueras de París cuya carrera humanitaria comenzó en Indonesia tras el maremoto de 2004, y su compañera Emilie Lelouch.

También siguen encarcelados en Yamena, acusados de complicidad, tres tripulantes españoles del avión que la ONG había fletado para trasladar a los pequeños, y un piloto belga que los había transportado en una avioneta desde la región fronteriza con Sudán hasta Abéché, al este chadiano, desde donde debía despegar el Boeing-757 con rumbo a Francia el pasado día 25.

publicidad

Los abogados franceses de la ONG y de sus miembros detenidos en Yamena anunciaron hoy que viajan mañana a Chad para ver a sus clientes y tratar de tener acceso al sumario.

ONG: Es una misión legítima

Garmirian, Peleran y Jean-Daniel Guillou, así como las cuatro azafatas españolas fueron liberadas ayer en Chad, desde donde el presidente francés, Nicolas Sarkozy, los trajo de vuelta a casa.

Aunque liberados, los periodistas siguen inculpados de secuestro de menores y estafa, y las azafatas de complicidad de estos delitos.

Garmirian dijo hoy que los responsables del Arca de Zoe siguen "convencidos de la legitimidad" de su misión.

Entienden lo que les está pasando, pero siguen considerando que que su acción era "legítima en el marco del Convenio de Ginebra" de 1951 sobre el salvamento de niños amenazados, dijo el periodista, crítico del carácter "aficionado" de una operación con consecuencias "probablemente dramáticas para la vida de ciertos pequeños".

Según el vespertino "Le Monde", padres enfurecidos están llegando a Abéché para tratar de recuperar a sus hijos. Dicen que en ningún momento los franceses les hablaron de llevárselos a Francia.

"Los franceses vinieron. Dijeron al imam se había construido una nueva escuela en Adré y que nuestros niños podrían recibir allí (...) cursos de educación islámica, francés e inglés", dijo uno.

publicidad

Un centro de acogida

En un documento con membrete de "Children Rescue" y destinado a las autoridades chadianas pero también al Ejército francés, que dentro de Chad les brindó transporte en varios desplazamientos, Breteau afirmaba que el objetivo era crear en el este del país, por un mínimo de dos años, un centro de acogida para niños.

En Francia, meses antes, la ONG había dicho que quería sacar a cientos de huérfanos de Darfur, conflictiva región de Sudán fronteriza con el este de Chad, para confiarlos a familias de "acogida" en Francia, que habían pagado dinero para ello.

Varias de las familias ya han cursado denuncias contra la ONG, denuncias que se añaden al sumario abierto por la justicia francesa la víspera del embarque abortado de los 103 pequeños.

Voluntarios que ayudaron de buena fe a la ONG, como un médico de urgencias que salió del Chad el 6 de octubre, acusan al líder del Arca de Zoe de haber "mentido a todo el mundo".

"No decía que iba a evacuar a los niños (...) Me di cuenta de que Eric Breteau era peligroso", dice el médico, que tacha al jefe de la ONG de "megalómano que cree que va a salar al Planeta entero".

Unicef: los niños están bien

Unicef aseguró que la mayoría de los 103 niños que presuntamente iban a ser trasladados de forma ilegal de Chad a Francia para ser adoptados gozan de buena salud, por lo que en breve se procederá a reintegrarlos en sus familias.

publicidad

Así lo aseguró en una rueda de prensa la portavoz de Unicef en Ginebra, Veronique Taveau, quien explicó que por ahora todos los niños se encuentran en el orfelinato de Abeché, en Chad, "donde se les está identificando para posteriormente reintegrarlos en sus familias".

Taveau no ha especificado en qué etapa se encuentra el proceso de identificación de familiares ni cuántos menores tienen efectivamente progenitores vivos.

La portavoz dijo, asimismo, que las 21 niñas y los 82 niños de entre 1 y 10 años gozan, en general, de buena salud y que todos han sido vacunados contra la rubeola y la polio.

No obstante, especificó los casos que presentan síntomas de alguna enfermedad.

Dos de ellos padecen malnutrición moderada, siete presentan tendencia a la malnutrición, quince sufren fiebre leve, uno tiene diarrea y otros tres dermatitis.

Asimismo, en dos casos el test de la malaria dio positivo y otros dos han tenido que ser trasladados al hospital local porque padecen anemia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad