publicidad

Integristas islámicos lapidan a una mujer en Somalia

Integristas islámicos lapidan a una mujer en Somalia

Mujer de 35 años fue lapidada hasta morir en Somalia, tras ser encontrada culpable de adulterio. La familia negó los cargos.

Integristas furiosos

MOGADISCIO - Una mujer de 35 años fue lapidada hasta morir en la ciudad sureña somalí de Kismayo, tras ser encontrada culpable de adulterio por un tribunal de la milicia integrista islámica de Al Shabab, que ocupa una buena parte del territorio del país, informaron el martes fuentes de este grupo.

Durante la lapidación, que tuvo lugar en el campo de fútbol de Kismayo, algunos familiares de la mujer, Asha Ibrahim, protestaron y trataron de impedir que la mataran, lo que provocó que los integristas dispararan contra ellos y matarán a un niño.

Sheikh Hayakala, uno de los miembros del tribunal que condenó a la mujer, declaró por teléfono que ella admitió que había cometido bigamia, lo que consideraron adulterio.

"Después de que admitiese que se había casado con dos hombres, fue condenada a morir lapidada", recalcó Hayakala, cuyo tribunal se rige por la "Sharía" o Ley Islámica.

Impiden acceso a prensa

Hayakala explicó que "la propia mujer nos pidió ser lapidada y que se cumpliese la Ley (islámica)", pero los medios somalís han recalcado que los milicianos de Al Shabab impidieron a los periodistas hablar con ella para poder confirmar o desmentir este extremo.

Un miembro de la familia de la mujer, que asistió a la lapidación, dijo desde Kismyo por teléfono, indignado, que "ella no admitió el adulterio y desde luego no pidió que la lapidaran", al tiempo que aseguraba que no se dieron las condiciones que exige la "Sharía" para un juicio de este tipo.

publicidad

La fuente explicó que, cuando intentaron protestar, les dispararon y mataron a un niño, cuya edad y nombre no facilitó.

Exigen justicia

El familiar pidió que la comunidad internacional "detenga y castigue a los responsables de estos hechos", la milicia de Al Shabab, a cuyos dirigentes se relaciona con Al Qaeda y que trata de ocupar el territorio de Somalia para imponer un estado islámico.

Al Shabab ocupó la ciudad costera de Kismayo, donde se encuentra el principal puerto del sur de Sudán, el pasado agosto, tras arrebatárselo a la milicia de un clan local aliado del Gobierno Federal de Transición, apoyado por la ONU.

Somalia carece de un gobierno central efectivo desde 1991, cuando fue derrocado el régimen del dictador Siad Barre y el país quedó en manos de señores de la guerra que ejercen la autoridad en sus regiones.

La lapidación se produjo tras la firma de un acuerdo de paz entre el Ejecutivo y varios grupos integristas la Alianza para la Nueva Liberación de Somalia (ARS), que Al Shabab no admite y asegura que seguirá su lucha contra el gobierno de transición.

¿Cree que este tipo de justicia deba seguir existiendo? Comente aquí.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad