publicidad

Instalación de misiles de EU frente a Irán aumentó la tensión entre ambos países

Instalación de misiles de EU frente a Irán aumentó la tensión entre ambos países

El despliegue por EU de misiles en países árabes del Golfo atizará las tensiones en esta estratégica zona del mundo.

Instalación de misiles de EU frente a Irán aumentó la tensión entre ambo...

Clima de inquietud

DUBÁI - El despliegue por Estados Unidos de un sistema de defensa antimisiles en países árabes del Golfo, frente a las costas de Irán, atizará las tensiones en esta estratégica zona que aprovisiona un tercio de la demanda mundial de petróleo, afirmaron analistas.

"Esto hará que Irán se ponga más nervioso", afirma Mustafa Alani, responsable del Gulf Research Centre, un centro de investigación sobre cuestiones de seguridad, basado en Dubái.

Washington desplegó este sistema de defensa antimisiles en la región para hacer frente a lo que percibe como un amenazante programa nuclear iraní, así como a la creciente capacidad de Teherán en materia de misiles.

publicidad

La decisión inquieta a Irán, que ya advirtió a sus vecinos del Golfo contra cualquier participación en eventuales planes militares estadounidenses contra la República Islámica.

La otra cara de…

Pero este despliegue también tiene como objetivo tranquilizar tanto a los países del Golfo, "para que no se sientan obligados a procurarse por sí mismos el arma nuclear", como a los israelíes, muy inquietos ante la amenaza nuclear iraní, según un responsable citado el sábado por The New York Times.

El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad criticó el martes la política de los occidentales en la región, al recibir el príncipe heredero de Qatar, jeque Tamim ben Hamad al-Thani.

"Los occidentales no quieren que la seguridad reine en la región y que las relaciones entre los países de la región sean amistosas", afirmó.

Zona militar

"Es muy raro que los nuevos dirigentes estadounidenses no comprendan que el problema de la región es (la presencia) de Estados Unidos que siempre envía más equipos militares" en la zona, declaró por su parte el presidente del Parlamento iraní Ali Larijani.

The New York Times precisó que Washington despliega navíos especializados frente a las costas iraníes, así como interceptores de misiles en cuatro países: Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin y Kuwait.

publicidad

"Los iraníes van a interpretar esto como el primer paso de un plan militar estadounidense (...) cuyo objetivo es tranquilizar a los aliados de Estados Unidos (asegurándoles) que estarán protegidos en caso de ataque iraní", afirma Anoush Ehteshami, un especialista de Irán y el Golfo, que enseña en la universidad británica de Durham.

"Irán vivirá la extensión del paraguas de seguridad norteamericano hacia sus vecinos como una presión indirecta, como una provocación", añade.

"El consejo de Cooperación del Golfo (CCG) está atrapado en un cerco entre Irán y Estados Unidos, y sus miembros han dicho públicamente que no quieren involucrarse en una acción militar contra Irán. Pero ni Estados Unidos ni Israel les pedirán su opinión si deciden atacar a Irán desde aguas internacionales o desde bases lejanas", explica el experto.

Tensión en aumento

Riad Kahwaji, que dirige el Institute for Near East and Gulf Military Analyses, con base en Dubái, considera que el despliegue supone "una escalada y una fuente de tensión entre el CCG e Irán".

"Ello recuerda que la opción de la guerra sigue abierta", declara.

Según Alani, Washington busca esencialmente neutralizar la amenaza de misiles de Irán. "La única ventaja estratégica de Irán es el misil Shahab (con un alcance de 1,800 km) y los norteamericanos decidieron neutralizarlo", explica.

publicidad

El general David Petraeus, comandante de las fuerzas estadounidenses en Irak y Afganistán, indicó el pasado 22 de enero, en un discurso en Washington, que el despliegue norteamericano en el Golfo incluye ocho baterías de misiles antimisiles Patriot, "dos por país".

Arabia Saudita ya posee ese tipo de baterías y los Emiratos Árabes Unidos hicieron un pedido en 2008 para obtenerlas. Bahréin es la sede de la V Flota estadounidense, Qatar alberga la comandancia central norteamericana y Kuwait tiene una base estadounidense.

Estados Unidos posee además en el Golfo barcos cruceros equipados con misiles guiados Aegis, capaces de interceptar misiles de medio alcance.

Teherán acusa

El gobierno iraní dijo el martes que la decisión de Estados Unidos de fortalecer los sistemas de defensa antimisiles en países del Golfo Pérsico busca crear divisiones en la región y que sus vecinos no deberían dejarse convencer de que Irán es una amenaza.

Funcionarios estadounidenses dijeron durante el fin de semana que los refuerzos de misiles Patriot en bases terrestres y navíos de la Marina que pueden derribar proyectiles buscan contrarrestar un posible ataque con misiles iraníes.

El presidente iraní Mahmud Ahmadinejad se reunió el martes con el príncipe de Qatar, una de las cuatro naciones árabes donde Estados Unidos tiene bases de Patriot y le dijo que Occidente busca dividirlos.

publicidad

"Los occidentales no quieren relaciones amistosas entre los países de la región. Su vida depende de las disputas y la inseguridad", dijo Ahmadinejad al jeque Tamim bin Hamad Al-Thani.

"Fuego de la guerra"

"Los enemigos buscan extender el fuego de la guerra en toda la región para resolver sus propios problemas políticos y económicos", dijo Ahmadinejad, según la televisión estatal. Agregó que Irán y Qatar deberían acercarse y desarrollar un entendimiento mutuo sobre los complots de sus enemigos.

Los países de Medio Oriente y en especial del Golfo Pérsico, donde predominan los árabes suníes, han visto con preocupación la creciente influencia de Irán, una nación chií, particularmente por las sospechas internacionales de que el programa nuclear iraní tienes fines militares.

Irán insiste en que su programa sólo tiene fines pacíficos, pero Estados Unidos y sus aliados europeos evalúan nuevas sanciones para presionarlo a ceder en el tema.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad