publicidad

India tendrá una santa

India tendrá una santa

El Papa Benedicto XVI presisirá en octubre la ceremonia de canonización de la beata  Alfonda de la Innmaculada Concepción.

Dos milagros como mínimo

NUEVA DELHI - La beata Alfonsa de la Inmaculada Concepción, a la que se le atribuye el milagro de haber sanado la pierna de un niño discapacitado, será canonizada el próximo 12 de octubre en el Vaticano y se convertirá en la primera santa india.

"Un niño tenía una pierna inerte a causa de la explosión de una bomba y Alfonsa le curó. El examen de los doctores lo confirmó", explicó el padre Antony, de la Iglesia Sirio-Malabar, una de las confesiones católicas de Oriente.

"Estamos muy contentos. Ésta es la primera santa de la India", exclamó el padre Antony, que agregó que Alfonsa tiene otros milagros reconocidos, aunque no precisó cuáles.

Según las normas de la Iglesia Católica, para que a alguien se le declare beato es necesario que se le reconozca un milagro por intercesión suya, y para ser proclamado definitivamente santo, se le debe probar un segundo.

Beatificada por Juan Pablo II

Alfonsa, originaria de la región costeña meridional de Kerala, fue beatificada en 1986 por el papa Juan Pablo II en un viaje a la India, y en 2007 su sucesor, Benedicto XVI, aprobó su canonización.

Nacida el 19 de agosto de 1910 en la localidad litoral de Kottayam, la beata creció en el seno de una familia humilde y en 1928 entró en la Congregación de las Clarisas, donde cambió su nombre por el de Alfonsa.

publicidad

Su madre murió cuando ella tan sólo tenía tres meses de edad y pasó a ser educada por su tía, quien quería casarla con un hombre adinerado, algo que Alfonsa rechazó para dedicar su vida a Cristo.

Desde entonces, la hermana llevó una vida de penitencia y sufrimiento, agravada por su débil salud, que estuvo a punto de apartarla del convento, según un comunicado de la Iglesia Sirio-Malabar.

Por delante de Sor Teresa

La monja india consideraba la vida como una ofrenda en la cual el devoto debe arder poco a poco hasta ofrecer con la muerte todo el fuego del alma al Señor.

Antes de fallecer, el 28 de julio de 1946, Alfonsa nombró a Jesús, María y José.

Al convertirse en santa, Alfonsa pasará por delante de la popular Madre Teresa de Calcuta, que fue beatificada en 2003 pero cuyo proceso de canonización todavía está en trámite.

El primer santo indio

El primer indio en ser canonizado fue el jesuita Gonzalo García, nacido cerca de la ciudad occidental de Bombay.

García, que se convirtió en santo en 1862, murió como un mártir en la ciudad nipona de Nagasaki en 1597 junto a otros jesuitas.

Un portavoz de la Iglesia Sirio-Malabar, una de las 22 confesiones católicas de Oriente, explicó que los devotos cristianos de Kerala están "felices" con la noticia y añadió que celebrarán su canonización en octubre, aunque no especificó de qué forma.

publicidad

A unos 500 metros del convento de Bharnanganam, donde vivía Alfonsa, se encuentra un museo que se ha convertido en centro de peregrinación para muchos creyentes y que alberga algunas de sus pertenencias, algo insólito en la caótica India, donde las tareas de conservación son especialmente arduas.

Cristianos, la minoría

Un veinte por ciento de la población keralí es cristiana, en un país predominantemente hindú que tiene su mayor concentración de cristianos -especialmente protestantes- en los estados del noroeste.

El cristianismo en la India tiene matices del omnipresente hinduismo: por ejemplo, las castas más altas acostumbran a ser sacerdotes, cargo al que difícilmente pueden aspirar los intocables ("dalit"), que se encuentran fuera del rígido sistema de castas hindú.

Pero además del cristianismo hubo presencia judía en la región, como atestigua la sinagoga de la localidad keralí de Cochín.

Tras los hebreos, el catolicismo llegó a esta región: se dice que la Iglesia de Kerala tiene sus orígenes en la visita de Tomás, llamado también Dídimo, uno de los doce apóstoles de Jesús.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad