publicidad

Incierto el futuro de Saddam Hussein

Incierto el futuro de Saddam Hussein

A un año del arresto del ex líder iraquí Saddam Hussein su futuro sigue incierto y según expertos un juicio en su contra está cada vez más lejos.

Hussein, que gobernó Irak con mano dura por más de dos décadas, ha pasado el último año de su vida detenido en un "lugar secreto" administrado por las mismas fuerzas estadounidenses que ocuparon a su país en marzo de 2003 y un mes más tarde lo sacaron del gobierno, con la toma de Bagdad.

En su cautiverio, supuestamente en un campamento militar cerca del aeropuerto de Bagdad, Hussein se ha dedicado a la jardinería y a la escritura. También fue intervenido quirúrgicamente por una hernia.

Lo que Hussein no ha hecho hasta ahora es reunirse con alguno de los 20 abogados que aseguran representarlo. Lo peor es que es difícil pronosticar cuándo él y los 11 más cercanos allegados de su régimen serán llevado a juicio debido a la implacable resistencia que sacude a ese país árabe.

Cuando Hussein apareció por primera y única vez en un tribunal iraquí, en julio pasado, algunos funcionarios pronosticaron un proceso rápido. Pero luego las audiencias se fueron postergando.

Al principio se dijo que el juicio se iniciaría en octubre, en noviembre, o para fin de año. Ahora Mouwafak al-Rubaie, asesor nacional del gobierno interino de Irak, estima que el proceso contra Hussein podría iniciarse en 2006.

"Este posiblemente será el juicio del siglo, y debemos hacerlo de la manera correcta", manifestó Al-Rubaie, en una entrevista con The Associated Press.

publicidad

Las autoridades iraquíes señalan que la tarea de recolectar evidencias, como documentos, sitios de fosas comunes, testimonios de víctimas, se sigue realizando sin que llegue a conocimiento del público o de la resistencia. Aseguran que las pesquisas se llevan a cabo de manera meticulosa y acatando los procedimientos legales.

Funcionarios de Estados Unidos vinculados a la oficina de enlace con los Crímenes del Régimen, dependiente del Departamento de Justicia, están asesorando al Tribunal Especial de Irak sobre el proceso de llevar a Hussein ante los estrados de la justicia.

Pero ahora que se acercan las elecciones del 30 de enero, el gobierno iraquí se halla en un proceso de cambio y es posible que la situación siga así durante otro año, hasta que se redacte una nueva constitución y se efectúe otra ronda electoral en diciembre del 2005.

Los asesores también encaran el problema de la falta de fiscales, abogados y jueces calificados. Y una vez se localicen adecuados profesionales del derecho, éstos deberán enfrentar nuevos riesgos, como la amenaza de guerrilleros, que en su mayoría son musulmanes sunitas como Hussein, y de otros que intentan obstaculizar el proceso.

Hay escasos abogados iraquíes que desean representar a Hussein, en tanto los fiscales temen enfrentarlo. Eso también ocurre con los potenciales jueces.

"En diferentes épocas, han existido una serie de jueces que tras postularse se retiraron", dijo Hania Mufti, portavoz del grupo de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch, con sede en Nueva York. "Por lo tanto hay un problema práctico sobre el terreno".

publicidad

Ese factor ha sido aleccionador para los estadounidenses, que pronosticaron que con la captura de Hussein destruirían la insurgencia.

"La era de Saddam ha concluido", dijo el general Richard Myers, jefe del comando conjunto de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, días después de la captura del destituido líder iraquí. "Pero demora algún tiempo antes que la gente acepte los cambios".

Desde entonces los guerrilleros han continuado con sus ataques contra los soldados estadounidenses y sus aliados. Estados Unidos ha aumentado la cifra de sus efectivos militares a 150 mil, algunos miles de soldados más que los empleados en la invasión a Irak.

Por otro lado, el Ejército estadounidense desmintió el domingo que el depuesto líder iraquí había iniciado una huelga de hambre, como afirmó un abogado iraquí.

"Esto no tiene absolutamente nada que ver con Hussein. El está en buenas condiciones y sigue con su vida normal, lo que incluye seguir alimentándose", declaró el teniente coronel Barry Johnson, portavoz militar estadounidense a cargo de las operaciones de detención en Irak.

"Estoy intentando determinar qué parte de verdad puede haber en cuanto a los otros (ex responsables iraquíes en huelga de hambre según el abogado). Puede que algunos de ellos hayan rechazado sus platos" pero no están en huelga de hambre, dijo.

publicidad

Badiaa Aref Ezzat, abogado del ex viceprimer ministro iraquí Tarek Aziz, declaró a la Agence France Presse que Hussein y otros 11 ex responsables iraquíes se declararon en huelga de hambre el viernes para protestar por malos tratos.

"Exhorto al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que intervenga inmediatamente para que pueda hacerse una idea de las condiciones de los detenidos", agregó Aref Ezzat. El CICR se ha entrevistado en cinco ocasiones con Hussein. La última vez fue en noviembre.

"Tendré todavía más informaciones cuando haya encontrado al abogado (de Aziz) Taha Yasin Ramadan, que el sábado vio por última vez a su cliente", dijo.

El Ejército de Estados Unidos dijo el lunes que ocho de los dirigentes iraquíes que tienen detenidos volvieron a comer después de haberse negado a tomar el desayuno.

"Todos los detenidos importantes volvieron a alimentarse. Los que no tomaron desayuno esta mañana pidieron una comida hacia las 11 a.m. locales (08:00 GMT), que se les dio", dijo Jonson.

Poco antes, el mismo portavoz había dicho que ocho de los detenidos rechazaron el desayuno. "De momento no tenemos ninguna preocupación con respecto a su salud", agregó y precisó que seguían tomando líquidos.

Horas antes, un abogado que no quiso ser identificado informó a la Agence France Presse: "Mi cliente, con quien me reuní el sábado, me dijo que los altos responsables habían iniciado la víspera una huelga de hambre para obtener la aplicación de la Convención de Ginebra, el final de los malos tratos, del aislamiento, de la prohibición de los periódicos y de la radio así como de las visitas de familiares".

publicidad

También señaló que los huelguistas de hambre protestaban por los retrasos en la entrega de correo y ropa enviados por sus familias.

"Mi cliente me dijo igualmente que estaban muy preocupados por la suerte de Saddam Hussein porque no lo ven", agregó precisando que ignoran si el ex presidente iraquí está en huelga de hambre.

El abogado, que dijo haberse reunido "cuatro horas" con su cliente en una base en el aeropuerto de Bagdad, citó entre los huelguistas a Abed Hamid Mahmud, secretario del presidente, detenido el 16 de junio de 2003, Sultan Hachem Ahmad, ministro de Defensa, que se rindió el 19 de septiembre de 2003, y a Tarek Aziz, viceprimer ministro, que se entregó el 25 de abril de 2003.

Según el abogado, Yasin Ramadan le dijo que todos estaban animados.

El ex vicepresidente le dijo que "los 21 días después de su detención fueron terribles. Los soldados estadounidenses me obligaban a echarme por el suelo y me pisoteaban. Me infligieron torturas que avergonzarían a la Humanidad", declaró Yasin Ramadan a su abogado, que se negó a dar más detalles.

Yasin Ramadan fue detenido el 18 de agosto de 2003. Está acusado de asesinato con premeditación de ciudadanos iraquíes en 1991.

Por otro lado, Ziad Khosayneh, portavoz del equipo de abogados contratado por la familia de Hussein, dijo en Amán que el ex presidente iraquí y sus compañeros protestan por "los malos tratos y la presión sicológica recibidos en prisión".

publicidad

Khosayneh aseguró haber recibido la información de "fuentes fidedignas en Bagdad", y en concreto citó a una persona que ha podido ver recientemente al vicepresidente del régimen de Sadam, Yasin Ramadan.

Khosayneh también llamó al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) para que "actúe de inmediato y cumpla con su obligación de pronunciarse contra los malos tratos infligidos a Saddam y sus compañeros".

El portavoz del CICR en Amán, Muim Qasis, reconoció haber recibido un informe del equipo de abogados, pero no confirmó ni desmintió su veracidad, y se limitó a precisar que "seguiremos el tema".

Las únicas personas que han recibido autorización para visitar a Saddam han sido del CICR, que lo han visto en dos ocasiones, pero no han revelado el lugar de su detención, que sigue siendo un secreto.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad