publicidad

Incendios fuera de control en Bangkok tras asalto militar a barricadas de camisas rojas

Incendios fuera de control en Bangkok tras asalto militar a barricadas de camisas rojas

La capital tailandesa fue escenario de numerosos incendios tras asalto militar al campamento de los "camisas rojas".

Incendios fuera de control en Bangkok tras asalto militar a barricadas d...

Fuera de control

BANGKOK - La capital tailandesa era escenario el miércoles de numerosos incendios y actos de violencia callejera que el gobierno no lograba control, tras un asalto militar al campamento de los "camisas rojas" que dejó seis muertos y condujo a la rendición de los líderes de la protesta.

La Bolsa de Bangkok, varios centros comerciales, entre ellos el gigantesco Central World y sus tiendas de lujo, así como los locales de un canal de televisión con 100 personas en su interior, ardían a última hora de la tarde, según los bomberos.

Columnas de humo, provocadas también por innumerables neumáticos en llamas, se alzaban por todas partes.

El gobierno reconoció que algunas zonas de la ciudad estaban todavía fuera de su control, al tiempo que el ejército prometía "ocuparse de los que provocan los disturbios".

publicidad

Medida extrema

Las autoridades decretaron un toque de queda en Bangkok y en 23 provincias del país, desde las 20:00 locales (13:00 GMT) hasta las 06:00 del jueves.

"Esta noche volverá a ser una nueva noche de sufrimiento", declaró el portavoz del Gobierno, Panitan Wattanayagorn.

Una unidad de élite de la policía recibió la autorización para disparar contra los saqueadores y los agitadores.

Todos los canales de televisión pasaron a difundir programas bajo el control del gobierno.

Caos se propaga

La violencia se apoderó también del noreste del país, una región agrícola y pobre de donde son originarios muchos de los "camisas rojas". El gobierno anunció haber extendido el estado de emergencia, que facilita el control de las manifestaciones, a dos provincias cercanas a la frontera con Laos: Kalasin y Mudkahan.

En la misma región, miles de manifestantes incendiaron la sede del gobierno de la provincia de Udon Thani, informó el gobernador Amnat Pagarat, asegurando que el ejército había retomado el control.

La operación militar para desalojar el elegante barrio turístico y comercial de Bangkok que los manifestantes ocupaban hacía desde semanas comenzó a primera hora de la mañana. El ejército envió tanques y a cientos de soldados a la zona roja tras abrir una brecha en una barricada de neumáticos, bambús y alambrado.

publicidad

Semanas bajo tensión

Tras dos meses de manifestaciones, al principio pacíficas y luego salpicadas por incidentes violentos y varias sesiones de infructuosas negociaciones, el ejército logró, en apenas unas horas, neutralizar la zona y forzar a los líderes del movimiento a renunciar.

En los enfrentamientos murieron al menos seis personas, entre ellos un fotógrafo italiano, Fabio Polenghi, que recibió una bala en el corazón y otra en el abdomen, según los servicios de urgencias.

Un total de 58 personas resultaron heridas, en ellas al menos otros dos periodistas, un holandés y un canadiense.

Qué exigen

Los líderes de los manifestantes, que reclamaban la dimisión del primer ministro Abhisit Vejjajiva, anunciaron poco después de las 13:00 (06:00 GMT) que se entregaban a las autoridades, en una intervención cargada de emoción en el estrado instalado en el corazón de la zona roja.

"Vamos a canjear nuestra libertad por vuestra seguridad. Hicimos todo lo que pudimos. Le pido a todo el mundo que vuelva a su casa", afirmó uno de los líderes, Nattawut Saikua.

Al menos uno de los dirigentes de la protesta huyó. Otros se entregaron a la policía nacional, mientras los manifestantes se disponían a abandonar el campamento opositor.

Platicas cerradas

Las autoridades habían puesto fin durante la noche a las perspectivas de reanudación de las negociaciones, que algunos senadores trataron de reactivar hasta el último momento.

publicidad

Las últimas conversaciones oficiales se rompieron hace una semana, cuando el primer ministro anuló su propuesta de organizar elecciones anticipadas a mediados de noviembre, exasperado por las exigencias cada vez mayores de los "camisas rojas".

Desde el inicio de la crisis a mediados de marzo, 74 personas murieron y más de 1,700 resultaron heridas en los enfrentamientos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad