publicidad
Denuncian ataque químico en Siria

HRW pide acabar con las matanzas de civiles y los abusos en la lucha contra el terrorismo

HRW pide acabar con las matanzas de civiles y los abusos en la lucha contra el terrorismo

Lo hace en su informe anual. También solicita poner freno a los abusos en la lucha contra el terrorismo.

Denuncian ataque químico en Siria
Denuncian ataque químico en Siria

Por Maria Arce @maria_arce

Atrocidades como la matanza de civiles en Siria, los atropellos de gobernantes autoritarios contra civiles y los abusos cometidos en nombre de la lucha contra el terrorismo. Esos son los tres pilares del informe anual de Human Rights Watch (HRW) presentado hoy en Washington y al que tuvo acceso UnivisionNoticias.com.   

Para la organización, el 2013 “fue un año convulsionado, durante el cual se cometieron numerosas atrocidades en algunos países y en otros se profundizó la represión”. Siria es sin duda uno de los ejemplos más preocupantes. A pesar de la gran cantidad de evidencias que demostraron que el régimen despótico de Bashar Al Assad atacó con armas químicas a civiles, entre ellos niños, la comunidad internacional ha tenido una respuesta tibia frente a estas atrocidades.   

publicidad

“La matanza impune de civiles en Siria suscitó horror e indignación en todo el mundo, pero no en la medida suficiente como para convencer a los líderes mundiales de ejercer la presión necesaria para detener estos hechos”, comienza el informe cuyo contenido completo se puede leer aquí.

“El fracaso absoluto de los intentos por detener la matanza de civiles sirios ha llevado a creer que, en la actualidad, la doctrina (de la Responsabilidad de Proteger) está desapareciendo”, dice el informe en referencia a que hace casi una década (en 2005) los gobiernos a nivel mundial asumieron un compromiso por el cual, si un gobierno nacional no lograba poner fin a atrocidades masivas, la comunidad internacional intervendría para frenar la situación. No ha ocurrido en Siria.

El informe de HRW subraya que “el de Siria fue, sin ninguna duda, el conflicto armado con mayor cantidad de víctimas fatales de 2013. Ya en su tercer año, esta rebelión devenida en guerra civil se distinguió por la despiadada estrategia militar que aplicó el gobierno”, sostiene.

La entidad destaca que “en lugar de fijar como único objetivo a los combatientes de la facción opuesta, tal como lo exige el derecho internacional humanitario, el gobierno atacó indiscriminadamente a civiles en áreas controladas por la oposición armada” con el objetivo de “expulsar a la mayor cantidad posible de civiles, de manera que las fuerzas rebeldes no se mezclaran con ellos”.

publicidad

“También recurrió a las sanciones colectivas para que la población se alineara contra la oposición y para enviar a todos los sirios el mensaje de que, si permitían que la oposición se impusiera en las zonas donde residían, les esperaba una vida de desdichas”, dice el informe. Y agrega: “El ejemplo más aberrante de esta estrategia fue el ataque con gas sarín que se produjo el 21 de agosto en Ghouta, un suburbio de Damasco controlado por la oposición, y que, según evidencias contundentes, habría sido perpetrado por fuerzas del gobierno. Cientos de civiles perdieron la vida esa noche, incluidos numerosos niños cuyos cuerpos vestidos con pijamas se pudieron ver posteriormente”.

La matanza, según organizaciones locales se sitúa en 5 mil personas al mes. Solo por armas convencionales. Y aunque “las fuerzas de oposición también han sido responsables de atrocidades”, como señala HRW, “no obstante, la gran mayoría de las muertes de civiles son el resultado de los ataques perpetrados por el gobierno”. Un gobierno que llegó al poder el 17 de Julio de 2000. Bashar Al Assad asumió el cargo sucediendo a su padre, Hafez al-Assad, quien se atornilló al frente del Ejecutivo durante 30 años con puño, mano y brazo de hierro hasta su muerte. Fue conocido por sus brutales tácticas y por aplastar a los disidentes, como ocurrió durante la llamada masacre de Hamma de 1982, conducida por su propio hermano y tío del actual presidente. El objetivo era aplacar una rebelión sunita contraria al Jefe de Estados. Los más optimistas hablan de mil personas asesinadas. Los más duros, de hasta 10,000. Su hijo, Bashar, parece haber aprendido la lección.

publicidad

“Las tropas sirias han utilizado misiles balísticos, proyectiles, artillería, bombas de racimo, armas incendiarias, explosivos de aire combustible, bombas de barril y bombardeos aéreos periódicamente, así como también armas químicas, para atacar indiscriminadamente áreas pobladas en territorios controlados por la oposición, y en algunas oportunidades, para atacar panaderías, centros médicos, escuelas y otras estructuras civiles en funcionamiento”, dice el informe de HRW.

“Las fuerzas gubernamentales también han masacrado a civiles y combatientes que se encontraban bajo su custodia, y han trascendido terroríficas historias acerca de la suerte que corrieron innumerables personas que fueron detenidas arbitrariamente, torturadas y, en algunos casos, asesinadas en centros de detención de Siria”, agrega el informe. El padre de Bashar Al Assad fue aliado de EEUU durante la Guerra del Golfo de 1990-1991.

Pero a pesar de las evidencias de las atrocidades cometidas por Al Assad, “la comunidad internacional parece demasiado dispuesta a permitir que continúe la matanza de civiles sirios”. “Esta guerra es, en gran medida y de un modo escalofriante, un conflicto contra los civiles. La premisa debiera ser la urgencia y no la pasividad”, dice el informe que lleva la firma de Kenneth Roth, director ejecutivo de Human Rights Watch.

El atropellos del poder

Otro de los puntos que destaca el trabajo son las embestidas que ha sufrido la democracia en varios países azotados por el “mayoritarismo abusivo”.

publicidad

Una vez afincados en el poder, los gobiernos autoritarios eliminan la posibilidad de disenso pacífico, restringen las libertades de las minorías y plantean perspectivas acotadas acerca de qué es culturalmente apropiado, explica HRW.

“El año pasado, numerosos gobiernos relativamente recientes adoptaron este mayoritarismo abusivo”, dice el informe. Y “procuraron reprimir protestas públicas y críticas en la prensa y los medios sociales, que también son elementos básicos de cualquier democracia genuina”. Siria puede ponerse de nuevo como ejemplo de este abuso de poder.

Otros tres ejemplos que cita el informe son Rusia, China y Venezuela.

El presidente Vladimir Putin debilitado desde 2011 por las masivas protestas ante la victoria parlamentaria de su partido mediante supuesto fraude “ha adoptado diversas medidas para impedir que la oposición pueda plantear nuevos cuestionamientos, como limitar protestas, castigar el disenso e intentar obligar a organizaciones no gubernamentales de postura crítica que reciben financiamiento extranjero a asumir la denominación despectiva de “agente extranjero”.

En Venezuela, tras la Victoria de Nicolás Maduro "impugnada por la oposición- Fuerzas de Seguridad del Estado “golpearon y detuvieron arbitrariamente a partidarios del candidato opositor Henrique Capriles, que habían organizado actos contra el gobierno. Algunas de las personas detenidas señalaron que se les preguntó, “¿Quién es tu presidente?”, y que recibían golpizas si no respondían “Nicolás Maduro”, dice el informe que subraya que los fiscales que no han investigado las denuncias.  

publicidad

En tanto, en China, el gobierno no permite siquiera la elección de los más altos funcionarios.

 El nuevo gobierno del presidente Xi Jinping introdujo algunas reformas modestas, como abolir la “reeducación a través del trabajo” y permitir a las parejas chinas tener un Segundo hijo. Sin embargo, “no puso fin de una vez por todas al uso de la coerción y la vigilancia oficial en estos asuntos personales”. Tampoco, los “métodos por los cuales se detiene a personas sin un proceso judicial”.

El premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo continúa en prisión, donde cumple una condena de 11 años por defender la democracia, y su esposa Liu Xia permanece ilegalmente bajo arresto domiciliario, cita como ejemplos lapidarios HRW. La “Gran Muralla Electrónica” que impide el acceso a sitios de Internet extranjeros es otros ejemplo.

Los abusos en la lucha contra el terrorismo

Los abusos que se vienen sucediendo desde el 11 de septiembre de 2001 bajo el paraguas del combate contra el terrorismo también “han contribuido a violaciones de derechos humanos”, dice HRW.

“El año pasado se intensificó el debate público con respecto a dos programas contra el terrorismo implementados por Estados Unidos: la vigilancia electrónica masiva a nivel global y las ejecuciones selectivas perpetradas mediante el uso de aeronaves no tripuladas (drones)”, enumera Kenneth Roth.

Desde el comienzo de su segundo mandato, las medidas del presidente Barack Obama no han logrado “revertir los resultados decepcionantes en aspectos de seguridad nacional”. Sin embargo, HRW reconoce que, al asumir el cargo, el mandatario “prohibió las torturas y cerró los centros de detención de la CIA donde se retenía durante meses o años a personas en situación de desaparición forzada, dos de las prácticas más vergonzosas del gobierno de (George W.) Bush en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001”. Sin embargo, Obama se ha negado a que se juzgue a los responsables de estos abusos.

publicidad

“Asimismo, Obama no ha logrado cumplir su compromiso de cerrar el centro de detención en Bahía de Guantánamo y ha continuado procesando a presuntos implicados ante comisiones militares que presentan deficiencias intrínsecas, no obstante su lamentable actuación hasta el momento. En dos áreas importantes "ejecuciones selectivas, a menudo por medio de ataques con aeronaves teledirigidas, y vigilancia electrónica masiva por el gobierno" ha desarrollado y ampliado los programas de su antecesor”, en referencia a Bush hijo.

“El gobierno estadounidense pareciera no tener urgencia por demostrar que ha empleado lícitamente las aeronaves no tripuladas durante los ataques, debido a que por el momento prácticamente es el único país que las utiliza. Pero sin duda esto cambiará, y Washington lamentará los precedentes que ha establecido y que han permitido que los gobiernos clasifiquen a cualquier persona que se considere una amenaza como “combatiente” pasible de ataque conforme al derecho de guerra, en vez de supeditarse a los estándares mucho más exigentes de las normas internacionales de derechos humanos”, subrayan desde HRW.

A pesar del duro panorama del 2013, sobre todo por el caso de Siria que por momentos parece escondida bajo la alfombra, “también se realizaron importantes avances en el sistema internacional que contribuye a la defensa de los derechos humanos”. Se refiere a la Convención Internacional de trabajadores domésticos  y al llamado Convenio de Minamata sobre el uso del mercurio en la minería artesanal.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad