publicidad

Hermanos vivieron tragedia en 'Costa Concordia', y ahora en el 'Costa Allegra'

Hermanos vivieron tragedia en 'Costa Concordia', y ahora en el 'Costa Allegra'

Están contratados por la empresa italiana Costa Cruceros como bailarines, dueña de los dos navíos siniestrados.

Trabajan para Costa Cruceros, dueña de los dos navíos siniestrados

Mientras que James Thomas estaba hace poco más de mes y medio a bordo del crucero  Costa Concordia, que naufragó en la costa italiana, actualmente su hermana, Rebecca, permanece en el Costa Allegra, a la deriva desde el lunes.

Esto se debe a que tanto James y Rebecca están contratados por la empresa italiana Costa Cruceros como bailarines, según informó el portal electrónico ElMundo.es.

Su padre no se lo creía este lunes cuando le avisaron que su hija, parte de la tripulación, se encontraba atrapada entre el millar de pasajeros del Costa Allegra. Las informaciones apuntan a que todos los pasajeros y la tripulación se encuentran bien.

Sólo hacía unas semanas que su hijo Mark Thomas James, de 19 años, habría sobrevivido a la catástrofe del Concordia.

"Simplemente no lo puedo creer. Estoy absolutamente sorprendido de que esto haya sucedido de nuevo. Estoy realmente preocupado", aseguraba el padre al diario británico 'Daily Mail'.

"Por lo menos James estaba en una situación mejor con el Concordia, ya que estaba más cerca de la orilla. En el caso de Rebecca está en medio del océano y en realidad no sabemos exactamente lo que está pasando", explica el padre.

De hecho, James fue considerado un héroe por los pasajeros del Concordia, ya que el joven bailarín usó su cuerpo a modo de puente para los pasajeros pudieran abandonar el barco y subir a los botes salvavidas.

publicidad

'Costa Allegra' podría llegar a tierra el miércoles

Las últimas informaciones sobre el Allegra son que un pesquero francés le está remolcando hacía la isla de Desroches, la más cercana al punto donde quedó a la deriva.

La compañía naviera ha explicado, además, que un helicóptero salió esta mañana desde la isla de Mahe para llevar alimentos e instrumentos de comunicación, como teléfonos por satélite y una radio VHS.

Debido a un incendio registrado este lunes en su sala de máquinas, el crucero, con ocho puentes y 399 camarotes, se encuentra sin electricidad y por tanto sin propulsión para seguir navegando.

Los 627 pasajeros son constantemente atendidos e informados por el comandante y la tripulación y se les ha recomendado que preparen sus equipajes para desembarcar, aunque Costa Cruceros explicó que no se prevé que se llegue a Desroches antes de mañana.

La naviera añadió que a los pasajeros, entre los que hay quince españoles, dos brasileños, dos portugueses, un uruguayo y ocho estadounidenses "se les ha servido esta mañana un desayuno frío".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad