publicidad

Haiyan se ensañó con Filipinas

Haiyan se ensañó con Filipinas

La destrucción en algunas zonas del centro del archipiélago es total, no quedó piedra sobre piedra. 

El tifón Haiyan, que el viernes azotó el centro del archipiélago de Filipinas, literalmente no dejó piedra sobre piedra. Arrasó con todo, a ras de suelo, llevándose edificios, casas, escuelas, negocios, iglesias, vidas, recuerdos, historias y la memoria de una nación ahora devastada.

El gobierno y la comunidad internacional trabajan contra el reloj para coordinar la asistencia y llegar a las zonas más alejadas e inaccesibles. La devastación no tiene comparaciones. En algunas zonas donde han llegado helicópteros solo quedan vestigios que una vez hubo palmeras.

¿Es este el peor desastre natural en los ultimos años?

"No sabemos lo que está pasando en muchas zonas", dijo el martes Christopher de Bono, que coordina las tareas de emergencia para UNICEF desde Manila, la capital. Es probable que nunca se sepa qué pasó en algunas partes, porque sencillamente no quedó nada.

"Tacloban es ahora la parte más accesible de toda la zona castigada por el desastre natural. Hemos oído que, por ejemplo, Ormoc -también en la isla de Leyte- y Roxas -isla de Panay- se encuentran en una situación similar, pero nuestros equipos no están ahí, no conocemos realmente la situación", dijo de Bono.

Pese a ello, las faenas siguen. La ONU asegura que 11.3 millones de personas fueron afectadas por el tifón y el gobierno rebajo la cifra de muertos de 10 mil a menos de 2,500, pero eso no resta importancia a la magnitud del desastre.

publicidad

Llamada de Obama

El presidente Barack Obama telefoneó el martes a su homólogo filipino, Benigno Aquino, para transmitirle sus condolencias por la catástrofe causada por el paso del tifón Haiyan (Yolanda).

La Casa Blanca dijo en un comunicado que el mandatario expresó a Aquino "sus más profundas condolencias en nombre del pueblo estadounidense por las vidas perdidas y los daños causados" por el tifón, "una de las tormentas más fuertes que jamás han golpeado la Tierra".

"El fin de semana, el presidente ordenó a la Administración que organizase una respuesta rápida y coordinada para salvar vidas y brindar asistencia para aliviar el sufrimiento de muchos filipinos", añade la nota de la Casa Blanca.

Obama discutió con el presidente filipino la necesidad de una evaluación rápida de los recursos estadounidenses que serían más útiles para ayudar en los esfuerzos de recuperación de Filipinas.

En los próximos días, Estados Unidos seguirá trabajando con el país asiático para ofrecer toda la ayuda posible, "lo más rápidamente posible".

El número de muertos confirmados por el tifón supera ya los 1.700, según fuentes oficiales, mientras aumenta la desesperación entre los supervivientes, para quienes la ONU pidió hoy a la comunidad internacional ayuda por valor de unos $300 millones.

publicidad

Colaboración de México

Por su parte, México anunció la donación de $1 millón para atender a los damnificados que dejó el paso del tifón "Haiyan" en Filipinas.

"Con esta acción, México refrenda su solidaridad internacional con los pueblos que padecen las consecuencias de desastres naturales", precisó un comunicado conjunto de las secretarías de Relaciones Exteriores (SRE) y de Gobernación (interior).

La aportación se hará por conducto de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), dependiente de la Secretaría de Relaciones Exteriores, añade el comunicado.

La nota oficial mexicana detalla que Aquino decretó el "estado de calamidad nacional" y "su Gobierno, en coordinación con Naciones Unidas, anunció un plan de acción para apoyar a los millones afectados por el fenómeno meteorológico.

Crece la desesperación

Cuatro días después del paso de Haiyan por el centro de Filipinas, escasea el agua potable, la comida y los supervivientes no encuentran cobijo, en especial en la ciudad de Tacloban, en la isla de Leyte.

Las provisiones llegan con cuentagotas a las provincias centrales de Samar, Leyte y el norte de Cebú, las más afectadas por Haiyán (bautizado como "Yolanda" por las autoridades locales), aunque las agencias nacionales e internacionales han empezado a desplegarse en la zona.

publicidad

Según pudo observar un corresponsal de la Agencia Española de Noticias, Efe, prácticamente nada de la ayuda internacional ha llegado a Tacloban, donde los cadáveres se descomponen en las calles y las autoridades temen que se declare una epidemia.

En Tacloban apenas queda en pie un 30% de los edificios, la mayoría en situación deplorable, y hay toneladas de desperdicios por las calles después de que el tifón arrasara la localidad, con ráfagas de hasta 300 kilómetros por hora.

Para velar por la seguridad, hay desplegados 500 soldados y agentes y cuatro vehículos blindados Simba patrullan la ciudad.

Ante esta situación, se espera la llegada de ayuda internacional a la zona, adonde se dirigen el portaaviones USS George Washington, flanqueado por otros barcos de la Armada estadounidense, y el buque de guerra británico HMS Daring, mientras que Médico Sin Fronteras tiene un equipo en la región desde el sábado.

Como el tsunami

La representante especial de la ONU para la reducción del riesgo por desastres, Margareta Wahlström, comparó el martes la gravedad y el nivel de devastación provocado por el paso del tifón Haiyan en Filipinas, con la tragedia del tsunami en el océano Índico en 2004.

"Es una tragedia comparable al tsunami de 2004, que cambió la aproximación hacia la prevención del riesgo de desastres", precisó ante la prensa en Ginebra Wahlström, quien indicó que el tifón Haiyan va a marcar igualmente "un punto de inflexión" en este sentido.

publicidad

Para Wahlström, el paso del tifón por Filipinas ha sido un "revés importante" para todos los que, como ella, "pensaban que se había reducido el coste en pérdidas humanas de los principales eventos climáticos".

"Hay una necesidad urgente de examinar la relación entre los desastres y la pobreza. La educación, los sistemas de alerta, la planificación urbana y las normas de construcción son cuestiones clave en un mundo donde todo se ha vuelto posible en términos del impacto de los desastres", resaltó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
Something as everyday as walking to the supermarket becomes a risk students like Jose Reza can no longer take. The possibility alone that police departments can share information with immigration agencies has immigrant communities across the nation on high alert, especially at universities.
publicidad