publicidad
.

Gurú de Internet lanza alegato contra la neofobia logo-noticias.6bcb5218...

Gurú de Internet lanza alegato contra la neofobia

Gurú de Internet lanza alegato contra la neofobia

El periodista y bloquero Jeff Jarvis habla del periodismo en la era digital y sus nuevas posibilidades.

Jeff Jarvis es periodista, bloguero y uno de los “gurús” de internet. En entrevista con DW en el Global Media Forum, previene de bloquear las oportunidades que ofrece, por miedo a perder la esfera privada.

Deutsche Welle: Sr. Jarvis, ¿cómo definiría el rol del periodismo en la era digital?

Jeff Jarvis: Los periodistas son importantes. Mucho más importantes que nunca antes, porque el espectro de la información es mucho mayor que antes. Pero tienen que redefinir su rol. Ya no son solo los mensajeros. Las personas ahora pueden intercambiar informaciones a través de internet, y los periodistas deben darle importancia a eso. Tienen que plantear las preguntas que es necesario responder. A los periodistas se nos necesita, pero tenemos que reinventarnos en este nuevo mundo pleno de nuevas posibilidades.

¿Tiene que ver con que hay nuevas y diferentes fuentes de información en internet?

No solo con eso. Nos comunicamos a través de la red y también mucho más en público, y eso antes no era posible con los “medios de una sola vía”. Ahora, lo principal es que aprendamos a escuchar. Estoy dando clases a periodistas y trabajamos en la creación de una nueva carrera: el “Periodismo social”. Allí, los periodistas aprenden a escuchar qué es lo que les transmiten las comunidades sociales en la red, y a trabajar para satisfacer sus necesidades.

En Alemania tenemos una relación muy especial con la esfera privada en la red, por un lado, y con la transparencia, por el otro. ¿Qué aconsejaría a los alemanes en ese sentido?

publicidad

La esfera privada es muy importante. En estos tiempos tal vez sea más importante que nunca. Pero la esfera privada no lo es todo. Tenemos ahora la posibilidad de compartir todo con los demás, y la red es la herramienta para hacerlo. Compartir en sí es un acto de generosidad. Así aprendemos más los unos de los otros. Sé que la protección de datos es un gran tema en Alemania, pero eso no debe ser motivo para desarrollar una especie de “tecnofobia”. Es una vergüenza que, debido al derecho de pixelaje introducido en Alemania a causa de Google Streetview, no se pueda contar prácticamente on Streetview en este país. Allí los alemanes se perdieron algo. Es decir, que se debe encontrar un equilibrio: hay que proteger la esfera privada, pero, por otro lado, tenemos que aprender a ser más generosos al compartir con los demás.

¿Tiene gafas de Google?

Por supuesto. Aquí, en el bolsillo. (Risas).

¿Y las usa?

No demasiado. Es un poco dificultoso. Ahora Google trabaja con Google Watch, que tiene algunas funciones de Google Glass.

En diversas obras literarias se describe cómo la tecnología puede llegar a matar a las personas si queda fuera de control y actúa por sí misma. ¿Cuán alejados están esos escenarios de la realidad?

Siempre que se desarrollan nuevos medios técnicos se despiertan temores. En EE. UU. se discutió por primera vez acerca del derecho a la esfera privada cuando se inventó la cámara Kodak, allá por 1890. La gente tenía miedo de que pudieran aparecer fotografías suyas en algún lugar. Pero las cámaras siguieron evolucionando hasta hoy y la gente siguió ese desarrollo. Hoy todo el mundo se toma “selfies”, nos encanta. Es decir, que nos adaptamos a las nuevas tecnologías, y lo mismo sucede con internet. Lo peor que podemos hacer es intentar asfixiar las oportunidades que nos brinda internet solo porque tenemos miedo a lo desconocido, ya que en lo desconocido es donde se produce la innovación, y eso se debe fortalecer por todos los medios posibles.

publicidad

DW.DE

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad