publicidad
.

Gates con tropas en Afganistán logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bf...

El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, reunido con una unidad de combate en Afganistán.

Gates con tropas en Afganistán

Gates con tropas en Afganistán

El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, llegó sorpresivamente a Afganistán para reunirse con las tropas estacionadas desde hace nueve años en ese país asiático.

El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, reunido con un...
El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, reunido con una unidad de combate en Afganistán.

KANDAHAR - El secretario norteamericano de Defensa, Robert Gates, trató el viernes de dar ánimos a soldados de su país en el sur de Afganistán, calificados por su portavoz de "punta de lanza" en la guerra contra los talibanes, que les infligieron las mayores pérdidas en nueve años.

Los soldados de Estados Unidos representan más de los dos tercios de unos 150,000 militares de las fuerzas internacionales en Afganistán, en su mayor parte bajo el comando de la OTAN.

Robert Gates, que llegó el jueves a Afganistán en una visita sorpresa, se dirigió en primer lugar a una pequeña base de vanguardia de la fuerza de la OTAN (ISAF) en la provincia de Kandahar, un bastión talibán.

"Ustedes están sin lugar a dudas en la línea de frente", dijo el secretario de Defensa a unos 100 militares nortamericanos que defienden esa base, situada en un suburbio de la gran ciudad de Kandahar, capital de la provincia. Recientemente, esta unidad perdió ocho hombres en combate.

publicidad

"Punta de lanza"

Geoff Morrell, portavoz del Pentágono, consideró durante este viaje que los soldados norteamericanos en la provincia de Kandahar eran la "punta de lanza" de las tropas que combaten a los talibanes.

En los últimos tres años, la insurrección de los talibanes aumentó considerablemente, extendiéndose a la casi totalidad del país, y los guerrilleros matan cada vez más tropas extranjeras.

En sólo ocho meses, 2010 se ha convertido en el año más mortífero para las fuerzas estadounidenses, que perdieron en Afganistán 326 soldados desde el 1 de enero, de los 493 militares muertos en filas de las fuerzas internacionales.

El año 2009, con 512 muertos, había sido de lejos el año más mortífero para las fuerzas internacionales.

Semana difícil

En una semana murieron 28 soldados norteamericanos, la mayoría en el sur, en la explosión de minas caseras, el arma predilecta de los talibanes, o en ataques.

"Esta ha sido una semana muy dura para todos ustedes", dijo Gates a los militares de esta base, agregando que lo que constituía "una diferencia en toda esta campaña es su éxito aquí en la ciudad de Kandahar."

Esas pérdidas se registraron en momentos en que, bajo la presión de una opinión pública cada vez más opuesta al envío de los "boys" a Afganistán, el presidente Barack Obama repitió el miércoles que la retirada de las tropas norteamericanas comenzará en el verano (boreal) de 2011, tal como prometiera en diciembre pasado, después del envío de unos 30,000 refuerzos para tratar de modificar el curso de la guerra.

publicidad

La visita de Gates también tiene lugar en un contexto de críticas a los errores de las fuerzas internacionales. Pocas horas después de su llegada a Kabul el jueves, el presidente afgano Hamid Karzai "condenó enérgicamente" un bombardeo de la OTAN que, según él, alcanzó el convoy de un candidato en campaña para las elecciones legislativas en el norte del país, matando a diez civiles e hiriendo al candidato.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad