publicidad

Gadafi apareció en televisión para desmentir salida de Libia

Gadafi apareció en televisión para desmentir salida de Libia

Gadafi apareció en televisión para desmentir salida del país

Breve aparición

TRÍPOLI, Libia - El presidente libio, Moamar Gadafi, hizo una breve aparición la noche del lunes en la televisión estatal libia, "en directo" desde su residencia de Bab Al Azizia en Trípoli, según dijo la propia televisión, para desmentir su salida del país.

"Voy a ver a los jóvenes a la plaza verde. Solo para demostrar que estoy en Trípoli y no en Venezuela y desmentir a las televisiones, esos perros", se limitó a decir, respondiendo a las informaciones difundidas este lunes por varias televisiones y medios internacionales que sostuvieron que se había marchado a Venezuela.

Las imágenes difundidas por la televisión mostraban al coronel Gadafi, con abrigo, disponiéndose a subir a un coche, y protegiéndose de la lluvia con un paraguas, delante de su residencia-cuartel de Bab Al Aziziya.

En Trípoli llovía la noche del lunes.

En un faldón rojo, la televisión nacional escribió después: "en un encuentro en directo con la televisión vía satélite Al Jamahiriya, el hermano líder de la revolución desmintió los rumores de las cadenas tendenciosas".

El ministro británico de relaciones Exteriores, William Hague, declaró por la tarde, al margen de una reunión en Bruselas, que el coronel Gadafi podía haber huido del país y estar de camino a Venezuela.

publicidad

Aumentan las protestas

La tensión que se vive en Libia forma parte de la rebelión de los pueblos árabes que en menos de dos meses derribaron a los regímenes autoritarios de Túnez y Egipto y ha dejó a Libia a las puertas de una guerra civil y tiene en jaque a los gobiernos de Bahréin y Yemen, donde este lunes los ulemas condenaron la represión de las protestas.

Libia se encuentra al borde de la guerra civil, según diagnosticó el propio Saif al Islam, hijo del máximo dirigente de ese país, Muamar Kadhafi.

La ONG Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH, con sede en París) aseguró este lunes que varias ciudades libias cayeron en manos de los manifestantes, entre ellas Benghazi (bastión de la oposición) y que de 300 a 400 habían muerto en seis días de protestas y de feroz represión.

Otra organización, Human Right Watch (HRW, con sede en New York) evaluó en 230 el número de víctimas mortales.

El jefe de la Liga Arabe, el egipcio Amr Musa, manifestó este lunes su "extrema preocupación" por la represión en Libia.

"Las reivindicaciones de todos los pueblos árabes exigen reformas, el desarrollo y el cambio son legítimos y son compartidos en todas partes en el mundo árabe, sobre todo en este momento de la historia árabe", declaró Musa en un comunicado.

publicidad

En Bruselas, la Unión Europea estudiaba evacuar a sus ciudadanos de Libia.

"Estamos extremadamente preocupados" por la represión de las protestas en Libia y estamos "coordinando la posible evacuación de los ciudadanos de la Unión Europea (UE), especialmente de Benghazi", declaró la ministra española de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez.

La situación en Libia, un país petrolero, acrecentó los temores sobre el abastecimiento de energético, y el barril de crudo se negociaba este lunes a más de $105, un máximo desde septiembre de 2008.

En Yemen, miles de personas iniciaron una sentada en Saná y varios miles de chiitas se manifestaron en Saada contra el presidente Alí Abdalá Saleh, en el poder desde hace 32 años, amenazado por una ola de protestas que en una semana se cobró 12 vidas, incluyendo la de un manifestante este lunes en Adén.

Los ulemas yemeníes prohibieron usar la fuerza contra los manifestantes y condenaron los arrestos arbitrarios y la tortura, en un comunicado emitido el lunes tras una reunión de esos clérigos musulmanes.

Pese a esa presión, Saleh declaró en una conferencia de prensa que no piensa renunciar y que solo se irá "por medio de las urnas".

Estados Unidos, en tanto, ordenó a todo su personal no esencial que abandone Libia y advirtió a los ciudadanos estadounidenses que eviten viajar a ese país del norte de Africa, en momentos en que arrecian las manifestaciones contra el gobierno.

publicidad

"El departamento de Estado ordenó al presonal no esencial de su embajada y a sus familiares que abandonen Libia", indica una nota de alerta a los viajeros.

"Los enfrentamientos violentos entre manifestantes y fuerzas de seguridad continúan en toda Libia, incluida Trípoli. Las manifestaciones imprevistas, la violencia y el pillaje son posibles en los próximos días", advierte el documento que desaconseja formalmente viajar a Libia.

Los ciudadanos estadounidenses en Libia son invitados a mantener "un prudencia extrema" y a buscar un lugar seguro donde permanencer.

La represión de las violentas manifestaciones provocó hasta ahora 233 muertos, según el último balance de Human Rights Watch.

En Bahrein

En Bahréin, un manifestante chiita herido de bala el pasado viernes falleció en un hospital de Manama, elevando a siete el número de fallecidos durante las revueltas, iniciadas el 14 de febrero.

A pesar de la oferta de diálogo lanzada por el príncipe heredero, los manifestantes continuaban acampados este lunes en la plaza de la Perla de la capital de este reino del Golfo, donde tiene su sede la V Flota de Estados Unidos.

La oposición de este país con mayoría de la población chiita prepara para el martes una gran manifestación contra la dinastía sunita de los Al Jalifa.

En Marruecos, donde el domingo hubo disturbios tras las manifestaciones organizadas en todo el país, el ministro de Interior, Taib Cherkaui, informó del hallazgo de cinco cuerpos calcinados en el interior de una sucursal bancaria en Alhucemas. En esta ciudad, así como en Larache y en Marrakech se registraron los incidentes más graves.

publicidad

Cherkaui agregó que 128 personas, entre ellas 115 miembros de las fuerzas de seguridad, resultaron heridos durante los disturbios.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó su "viva inquietud" ante las informaciones que dan parte de una "escalada de violencia y un derramamiento de sangre" en los países del Norte de África y Oriente Medio afectados por protestas contra el poder.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad