publicidad
Los animales se encuentran sedados en las oficinas del veterinario del ayuntamiento.

Funcionario mexicano murió tras ser atacado por una jauría

Funcionario mexicano murió tras ser atacado por una jauría

Gerardo Cortés Medina, funcionario del ayuntamiento de Tepoztlán, murió luego de haber sufrido mordidas por parte de una jauría.

Los animales se encuentran sedados en las oficinas del veterinario del a...
Los animales se encuentran sedados en las oficinas del veterinario del ayuntamiento.

Sufrió mordidas en cuello y cara

Gerardo Cortés Medina, responsable de la Unidad de Información Pública del ayuntamiento de Tepoztlán, murió luego de haber sufrido mordidas por parte de una jauría.

De acuerdo con informes de la Procuraduría General de Justicia de Morelos (PGJEM), el cuerpo del funcionario fue hallado con rasgos de haber sido lastimado en el cuello, cara y una pantorrilla.

Según reporta Milenio Diario en su edición digital, Cortés Medina era buscado por su familia desde el jueves por la mañana, cuando habría salido hacer ejercicio a una zona despoblada y cercana a las faldas del cerro del Tepozteco, ubicado en el centro de la cabecera de esta localidad.

Buscan al dueño de los perros

publicidad

Por su parte, las primeras investigaciones de la policía municipal y la policía ministerial revelan que el funcionario fue perseguido por varios perros propiedad de un joven que presuntamente se dedica a criar canes de pelea.

Además, las autoridades fueron informadas que no era la primera vez que un grupo de animales atacaba a la gente de la zona.

¿Deberían sacrificar a los animales que lo atacaron?

En tanto, el semanario Proceso en su página electrónica señaló que el presidente municipal de Tepoztlán, Francisco Navarrete Conde, informó que vecinos del lugar están buscando al dueño de los perros para hacer justicia por cuenta propia.

Por lo pronto, los animales se encuentran sedados en las oficinas del veterinario del ayuntamiento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad