publicidad
La televisión estatal libia anunció que la ciudad de Ras Lanuf está "purgada" de insurgentes y que las fuerzas de Gadafi se dirigen hacia Bengasi, feudo de la insurrección.

Fuerzas de Gadafi destruyeron bastión rebelde de Ras Lanuf

Fuerzas de Gadafi destruyeron bastión rebelde de Ras Lanuf

A fuerza de bombardeos terrestres y aéreos, las fuerzas fieles a Muamar Gadafi llegaron hasta Ras Lanuf, el bastión estratégico de los rebeldes más avanzado del frente este, provocando así la retirada de los insurgentes libios.

La televisión estatal libia anunció que la ciudad de Ras Lanuf está "pur...
La televisión estatal libia anunció que la ciudad de Ras Lanuf está "purgada" de insurgentes y que las fuerzas de Gadafi se dirigen hacia Bengasi, feudo de la insurrección.

Pese a la ofensiva de las tropas de Gadafi, los opositores se quedan

RAS LANUF - A fuerza de bombardeos terrestres y aéreos, las fuerzas fieles al régimen del coronel Muamar Gadafi llegaron el jueves hasta Ras Lanuf, el bastión estratégico de los rebeldes más avanzado del frente este, provocando así la retirada de los insurgentes libios.

La ciudad petrolera Ras Lanuf se encontraba bajo control de los rebeldes desde hacía apenas una semana, pero los insurgentes perdieron terreno frente a la ofensiva del ejército de Gadafi, que envió una lluvia de obuses y cohetes contra el oeste, el centro y el este de la ciudad.

La televisión estatal libia anunció que la ciudad está "purgada" de insurgentes y que las fuerzas de Gadafi se dirigen hacia Bengasi, feudo de la insurrección.

publicidad

Al menos cuatro personas murieron y 35 fueron heridas como resultado de los ataques, indicó una fuente médica.

Datos de la batalla

Unos cuatro cohetes Katiusha cayeron en el centro de Ras Lanuf, cerca de una mezquita y de un hospital, cuyos enfermos fueron evacuados precipitadamente en ambulancias.

Médicos aterrorizados escaparon del hospital a pie o a bordo de ambulancias, llevando con ellos a algunos pacientes.

Mahmud Zubi fue el único médico que permaneció en el hospital.

Parado al lado de una camilla en la que yace el cuerpo ensangrentado de un hombre que perdió la nariz y una parte de la cabeza, Zubi dijo a la AFP que "este hombre (...) fue asesinado en el exterior del hospital. Era uno de los guardias y perdió la vida en una de las explosiones".

Los impactos de los obuses dejaron un cráter en el suelo de la ciudad y fragmentos diseminados por doquier.

No se rinden

Pese a los ataques, algunos grupos de rebeldes parecían decididos a permanecer en Ras Lanuf, pero otros combatientes extenuados escapaban de la ciudad a bordo de vehículos, diciendo haber sido vencidos.

"Fuimos vencidos. Están bombardeando con obuses y estamos huyendo. Esto significa que están retomando Ras Lanuf", dijo un insurgente que se presentó bajo el nombre de Osama.

Un periodista de la AFP le preguntó a un rebelde que llevaba metralleta en mano, si pensaba abandonar la ciudad.

"¿Cree usted que puedo detener misiles Grad con esto?", respondió el insurgente, dejando suponer que su única opción es la retirada.

publicidad

Piden ayuda a Obama

Mahmud Ibrahim, un joven combatiente, lloraba en uno de los vehículos que escapaban de la ciudad, pidiendo ayuda al presidente de Estados Unidos, Barack Obama y al primer ministro británico, David Cameron.

"¿Dónde está Obama? ¿Dónde está Cameron?. Dígale a Obama que venga a ayudarnos", dijo Ibrahim antes de estallar en llanto.

"¿A dónde diablos van ustedes? Van a morir inútilmente", dijo otro insurgente a un grupo de rebeldes que desafiaban el bombardeo, teniendo por únicas armas sus kalashnikov.

En ese momento era imposible regresar para rescatar a los heridos, según Jaber, el conductor de una ambulancia que se detuvo al borde de la ruta. "Las fuerzas de Gadafi impidieron que las ambulancias fueran a Ras Lanuf. Hay heridos pero no podemos ayudarlos", dijo.

"¿Quiere usted saber de quién es la culpa? De los medios. Están revelando todas nuestras posiciones", gritó un rebelde, mientras otro decía a sus camaradas que no hablaran con los periodistas.

"Por favor, por favor, dejen de decir a los periodistas nuestros secretos militares. Ponen nuestra vida en peligro. El que tenga un cohete RPG, que vaya al frente", gritaba el insurgente con su altavoz.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad