publicidad

Francisco expresó su 'profundo dolor' en Israel

Francisco expresó su 'profundo dolor' en Israel

El papa Francisco aterrizó en el aeropuerto internacional Ben Gurión, a las afueras de Tel Aviv.    

Fue recibido por Simón Peres

El papa Francisco aterrizó esta tarde en el aeropuerto internacional Ben Gurión, a las afueras de Tel Aviv, para la tercera etapa de su visita a Tierra Santa.

Francisco llegó en un helicóptero de la Fuerza Aérea jordana procedente de la ciudad palestina de Belén, donde se reunió con el presidente Mahmud Abás y ofició una misa ante unos ocho mil creyentes en la Plaza del Pesebre, detalla la agencia Efe.

Jordania da la bienvenida al Papa Francisco Univision

En la pista del aeropuerto, Francisco fue recibido por el presidente de Israel, Simón Peres, y por el primer ministro, Benjamín Netanyahu, entre otros dirigentes de los tres poderes, del Ejército y de las fuerzas de seguridad, según marca el protocolo local.

LEER: el Papa ofrece su casa para rezar

Francisco dividirá su estancia de apenas 24 horas en Jerusalén entre el diálogo ecuménico con la Iglesia ortodoxa, el peregrinaje a los lugares santos, y una visita a las autoridades israelíes.

Tras la bienvenida oficial en Tel Aviv, a la que debió desplazarse por motivos políticos a pesar de encontrarse antes en Belén, a sólo 8 kilómetros de Jerusalén, el papa celebrará un encuentro con el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomeo, en el Santo Sepulcro.

publicidad

IMÁGENES: los mejores momentos del viaje del Papa

A su llegada a Israel, el Papa condenó el ataque que costó la vida a tres personas en el Museo Judío de Bruselas y exhortó a israelíes y palestinos a aplicar la solución de dos estados para poner fin al sufrimiento en la región.

El Sumo Pontífice, que llegó a Tel Aviv procedente de la ciudad palestina de Belén, hizo una condena enérgica del antisemitismo en el discurso que dio ante el presidente Simón Peres y el primer ministro, Benjamín Netanayhu, que le recibieron en la pista.

Contra el antisemitismo

En su discurso de llegada, el pontífice argentino condenó también "el antisemitismo", "la discriminación" y "la intolerancia", citó por su parte la Agencia France Press.

"Siento profundo dolor, pienso en aquellos que han perdido la vida en el atentado de Bruselas. Encomiendo las víctimas a la misericordia de Dios", dijo el papa durante la ceremonia de bienvenida en el aeropuerto de Tel Aviv.

Al hablar de su visita de tres días a Tierra Santa, iniciada el sábado por Jordania, el papa argentino manifestó el "deseo de que esta Tierra bendita sea un lugar en el que no haya espacio alguno para quien, instrumentalizando y exasperando el valor de su pertenencia religiosa, se vuelve intolerante o violento con la ajena".

El papa mencionó que el programa incluye una visita al Memorial de Yad Vashem, en Jerusalén, erigido en recuerdo de los 6 millones de judíos víctimas del Holocausto, "tragedia que se ha convertido en símbolo de hasta dónde puede llegar la maldad del hombre cuando, alimentada por falsas ideologías, se olvida de la dignidad fundamental de la persona, que merece respeto absoluto independientemente del pueblo al que pertenezca o la religión que profese", dijo.

publicidad

"Pido a Dios que no suceda nunca más un crimen semejante, entre cuyas víctimas se cuentan también muchos cristianos y otras personas", agregó.

"Sin olvidar nunca el pasado, promovamos una educación en la que la exclusión y la confrontación dejen paso a la inclusión y el encuentro", afirmó.

"Que no haya lugar para el antisemitismo, en cualquiera de sus formas", clamó.

"Ni para manifestaciones de hostilidad, discriminación o intolerancia hacia las personas o los pueblos", agregó en el primer discurso ante las autoridades israelíes, entre ellas el presidente Shimon Peres y el primer ministro Bejamin Netanyahu.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad