publicidad

Francisco asegura que nunca ha sido de derechas

Francisco asegura que nunca ha sido de derechas

La revista jesuita La Civiltà Cattolica pubicó el jueves una entrevista al Papa. Francisco aborda diversos temas, entre ellos los gays y las mujeres.

El papa argentino habla de los gays, las reformas, el papel de las mujeres y cuenta por qué vive en la Casa Santa Marta

La revista jesuita La Civiltà Cattolica publicó el jueves una entrevista al Papa Francisco en la que el Sumo Pontífice aborda diversos temas, entre ellos la homosexualidad, el gobierno de la Iglesia, el papel de las mujeres y las posibles reformas.

La entrevista fue titulada: “Un gran corazón abierto hacia Dios”.

El diálogo del papa argentino con el director de la revista de la Compañía de Jesús, padre Antonio Spadaro, se llevó a cabo los días 19, 23 y 29 de agosto y apareció simultáneamente en otros 16 semanarios, incluyendo la revista America Magazine en Estados unidos.

Las pláticas se llevaron a cabo en la habitación que Francisco ocupa desde que fue electo papa en la Casa Santa Marta, hotel construido durante el reinado de Juan Pablo II para atender a los cardenales y huéspedes del Vaticano.

Durante los encuentros, dice el periódico, Francisco ofrece su visión sobre todo tipo de cuestiones, pese a reconocer su renuencia a conceder entrevistas porque prefiere pensarse "las cosas más que improvisar respuestas".

Sus defectos

También habló de sus defectos y dijo reconocer que es "un indisciplinado" y que esa fue una de las razones por la que entró en la Compañía de Jesús.

"De la Compañía me impresionaron tres cosas: su carácter misionero, la comunidad y la disciplina. Y esto es curioso porque soy un indisciplinado nato, nato nato. Pero su disciplina, su modo de ordenar el tiempo, me ha impresionado mucho", puntualizó.

publicidad
El palacio apostólico

"Es antiguo, grande y puesto con buen gusto, no lujoso", dice de las habitaciones papales. Pero señaló que prefiere la habitación 201 de la residencia porque "no me veía como sacerdote solo, tengo necesidad de comunidad".

El apartamento apostólico "es como un embudo al revés. Grande espacioso, pero con una entrada de verdad muy angosta. No es posible entrar sino con cuentagotas, y yo, sin gente no puedo vivir. Necesito vivir mi vida junto a los demás".

Autoritario

Admitió que el camino para elegir lo mejor en cada momento es el "discernimiento" y "hacer las consultas necesarias".

"Mi forma autoritaria y rápida de tomar decisiones me ha llevado a tener problemas serios y a ser acusado de ultraconservador. Tuve un momento de gran crisis interior estando en Córdoba. No habré sido ciertamente como la beata Imelda, pero jamás he sido de derechas. Fue mi forma autoritaria de tomar decisiones la que me creó problemas".

No condenar a los gays

Sobre las reformas que necesita la Iglesia, el Francisco priorizó "la de las actitudes" a las "organizativas o estructurales", dijo ABC.

"Veo con claridad que lo que la Iglesia necesita con mayor urgencia hoy es una capacidad de curar heridas y dar calor a los corazones de los fieles, cercanía y proximidad".

Para ello, el papa argentino urge a "acompañar a las personas a partir de su condición", y eso también incluye a los homosexuales.

publicidad

"En Buenos Aires recibía cartas de personas homosexuales que son verdaderos 'heridos sociales', porque me dicen que sienten que la Iglesia le ha condenado. Pero la Iglesia no quiere eso", recuerda Francisco, quien señala que el rol de la Iglesia no es transmitir un "conjunto de doctrinas".

“Una persona me preguntó alguna vez, de manera provocativa, si yo aprobaba la homosexualidad. Le contesté con otra pregunta: ‘Dime: Cuando Dios ve a esta persona gay. ¿Respalda la existencia de esta persona, o la rechaza y condena a esta persona? Siempre debemos considerar a la persona”, dijo en otra parte de la entrevista.

Francisco ya había comentado sobre estos temas durante su viaje a Brasil para asistir al encuentro mundial de la Juventud de Río de Janeiro, donde dijo a periodistas “quién soy yo para juzgar” (a un gay).

Temas delicados

«No podemos seguir insistiendo solo en el aborto o el uso de anticonceptivos, imposible (...) Tenemos, por tanto, que encontrar un nuevo equilibrio, porque de otra manera el edificio moral de la Iglesia corre peligro de caer como un castillo de naipes, de perder la frescura y el perfume del Evangelio”.

“La propuesta evangélica debe ser más sencilla, más profunda e irradiante. Solo de esta propuesta surgen luego las consecuencias morales", indicó.

El rol de las mujeres dentro de la Iglesia es otro de los temas que vuelve a abordar el Santo Padre. Al respecto señala que "es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia". Pero no solo es una cuestión de estar o no estar. Francisco señala que "en los lugares donde se toman las decisiones importantes es necesario el genio femenino", escribió el diario ABC.

publicidad

Sobre la experiencia cristiana y cómo buscar y encontrar a Dios, el Papa pidió alejar las lamentaciones y encontrar a Dios en nuestro hoy: “el Dios concreto, por decirlo así, es hoy. Por eso las lamentaciones jamás nos ayudan a encontrar a Dios”.

Al mismo tiempo pidió una actitud de humildad: “Si una persona dice que ha encontrado a Dios con certeza total y ni le roza un margen de incertidumbre, algo no va bien”, escribió la revista Ecclesia.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad