publicidad

Francia capturó a etarras

Francia capturó a etarras

Cuatro presuntos miembros de la organización terrorista vasca ETA, fueron detenidos en una en el sur de Francia.

Base operativa

MADRID - Cuatro presuntos miembros de la organización terrorista vasca ETA, entre ellos el máximo experto en explosivos de la banda, Luis Ignacio Iruretagoiena, fueron detenidos en una vivienda en el sur de Francia.

El ministro español del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, destacó en Madrid la gran importancia de la operación llevada a cabo en la casa de la localidad francesa de Cahors, que calificó como "la base operativa desde la que se preparaban y organizaban buena parte de las actividades de ETA en los últimos meses".

Los detenidos son el citado Luis Ignacio Iruretagoiena, Ander Múgica Andonegi, Alaitz Aramendi Jaunarena y Oian Barandalla Goñi, este último considerado uno de los "lugartenientes" del jefe del aparato militar de ETA, Garakoitz Aspiazu, "Txeroki".

Pérez Rubalcaba vinculó a los detenidos con las últimas acciones de la organización terrorista vasca y con el atentado del pasado 30 de diciembre contra el aparcamiento de la Terminal Cuatro del madrileño aeropuerto de Barajas, en el que murieron dos ciudadanos ecuatorianos.

Historial delictivo

También les relacionó con el intento frustrado para cometer un gran atentado el pasado fin de semana en la provincia española de Castellón, dada la gran potencia de la carga explosiva y la "sofisticación" del artefacto, al igual que el empleado en el atentado de Barajas, lo que hizo pensar a los expertos "que habían pasado por las manos de Iruretagoiena.
publicidad

Este miembro de ETA, de 50 años, tiene un largo historial que pasa durante varios años por países de Centroamérica, donde se unió a la guerrilla salvadoreña en los años 80.

Fue detenido en 1978 por formar parte de un comando de información de ETA e ingresó en prisión, pero salió en libertad dos meses después.

Tres años más tarde fue localizado en Nicaragua, desde donde se trasladó a El Salvador para unirse a la guerrilla de ese país centroamericano, en el que, junto con otros etarras, participó en la construcción de un gran zulo en un almacén utilizado para esconder armas y documentos de la banda y de los sandinistas.

Una serie de explosiones en ese almacén causaron en mayo de 1993 tres muertos e importantes daños materiales. Entre los escombros, oculto en un subterráneo, se encontró un gran arsenal y documentos para el secuestro de millonarios latinoamericanos.

Sus inicios

Iruretagoiena viajó a Francia en 1991 y comenzó sus actividades relacionadas con la fabricación de explosivos, en la que, según señaló hoy Rubalcaba, era "el mayor experto" de ETA.

En Francia, fuentes de la investigación dijeron a Efe, que la vivienda en la que hoy han sido detenidos los cuatro presuntos etarras en Cahors era un "laboratorio" destinado a la fabricación de explosivos.

publicidad

Los agentes franceses hallaron todo tipo de material empleado para la fabricación de bombas y dos recipientes adecuados para llenarlos con hasta doscientos kilos de explosivos cada uno.

La fabricación de explosivos

El fiscal adjunto antiterrorista de París, Jean-Michel Bourles, declaró que la casa había sido alquilada hace algunas semanas por los detenidos y contenía "todo lo necesario para crear cargas explosivas importantes que podían provocar explosiones enormes".

Tanto las fuentes españolas como las francesas vincularon a los detenidos con el atentado frustrado de Castellón, para lo que el pasado viernes secuestraron a una familia de turistas españoles en el sur de Francia para robarles una autocaravana y perpetrar con ella el atentado, que luego abortaron al sentirse vigilados.

Las fuentes no mencionaron una eventual conexión con el atentado que ETA cometió el pasado 24 de agosto en la localidad vasca de Durango, en la que hicieron explotar una furgoneta-bomba ante el cuartel de la Guardia Civil durante la madrugada, que causó cuantiosos daños y heridas leves a dos agentes.

Según Rubalcaba, la operación fue fruto de una "minuciosa tarea de investigación" iniciada tras la captura el pasado 2 de julio en la localidad vascofrancesa de Saint Jean de Pied-de-Port de José Antonio Aranibar, que circulaba en una furgoneta Citroën Berlingo cargada con 140 kilos de explosivo, con otros dos etarras, con la intención de entrar en España para cometer un atentado.

publicidad

Oihan Barandalla, de 31 años, es considerado uno de los "lugartenientes" de "Txeroki", el jefe del aparato militar de ETA.

El tercer detenido, Ander Mugica Andonegi, de 25 años, había huido el pasado 19 de julio en la provincia de Castellón al detectar un control policial y sus huellas fueron halladas en el coche con explosivos abandonado por la banda terrorista en Ayamonte (Huelva) el 21 de junio, junto a la frontera con Portugal.

La mujer detenida, Alaitz Aramendi, de 29 años, estaba en paradero desconocido desde junio de 2005.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad