publicidad
.

EU y la coalición bombardearon Trípoli logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c...

Un convoy con varios vehículos militares leales a Gadafi fue destruido por los misiles.

EU y la coalición bombardearon Trípoli

EU y la coalición bombardearon Trípoli

EU y la coalición bombardearon Trípoli

Un convoy con varios vehículos militares leales a Gadafi fue destruido p...
Un convoy con varios vehículos militares leales a Gadafi fue destruido por los misiles.

Gadafi promete 'una larga guerra'

TRIPOLI, Libia - El ataque de las fuerzas de coalición y Estados Unidos continuó el domingo en Libia. Los disparos de las armas antiaéreas resonaron todo el domingo en la capital libia, mientras los proyectiles describían arcos luminosos en el cielo, con lo que comenzó la segunda noche de ataques aliados en el país norafricano.

No había información de inmediato sobre los blancos de los nuevos ataques. El estruendo de las defensas antiaéreas comenzó poco después de que cayó la noche.

Los militares estadounidenses informaron que el primer ataque de las fuerzas estadounidenses y aliadas, la noche anterior, incluyó bombardeos por parte de cazas de largo alcance, así como andanadas de misiles-crucero Tomahawk. Los oficiales añadieron que el ataque fue exitoso pero no eliminó por completo las defensas antiaéreas libias.

publicidad

Gadafi, desafiante

Mientras tanto, el dirigente libio Muamar Gadafi pronosticó el domingo una "larga guerra" después de los intensos bombardeos llevados a cabo desde el sábado por la coalición internacional contra varios objetivos estratégicos libios que permitieron instaurar una zona de exclusión aérea.

Esta primera fase de ataques aéreos es "un éxito" y permitió instaurar una zona de exclusión aérea, declaró el domingo el máximo oficial estadounidense, el almirante Michael Mullen, asegurando que las tropas leales a Gadafi ya no avanzan hacia Bengasi, feudo de la rebelión.

La coalición, liderada por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, pasó a la ofensiva el sábado bombardeando por aire y mar objetivos militares libios para tratar de detener la represión de la revuelta lanzada el 14 de febrero contra el régimen del coronel Gadafi.

"Nosotros somos los victoriosos, vosotros los vencidos. Jamás abandonaremos el campo de batalla, pues defendemos nuestra tierra y nuestra dignidad", dijo el líder libio en un mensaje sonoro, el segundo desde el inicio el sábado de la operación militar internacional, lanzada en virtud de la resolución 1973 de la ONU, adoptada el jueves.

Gadafi, en el poder desde hace casi 42 años, predijo además una "larga guerra", agregando que "todo el pueblo libio está armado", y "vencerá".

publicidad

Los ataques a Libia son "un gran malentendido" sobre la situación política del país, que sin embargo no tomará represalias contra aviones comerciales en el Mediterráneo, dijo Seif al Islam, uno de los hijos del dirigente Muamar Gadafi, a la televisión estadounidense.

En una entrevista difundida el domingo por la cadena ABC, Seif al Islam se dijo "sorprendido" por la ofensiva aliada contra su país y calificó a los rebeldes libios de "pistoleros" y "terroristas".

Al Islam dijo que, pese a la ira que provoca la acción militar internacional contra Libia, su país no tomará represalias contra los aviones comerciales en el Mediterráneo. "No, ese no es nuestro objetivo", afirmó.

Las fuerzas de la coalición prosiguieron el domingo la operación militar, llamada "Odisea del Amanecer" por el Pentágono.

Italia, Bélgica y Qatar anunciaron que participarán en la operación y otros países árabes se sumarán a ellos dentro de poco, según Gran Bretaña.

Francia, el primer país que intervino militarmente el sábado en Libia, hizo zarpar el domingo al mediodía del puerto de Toulon (sur) a su portaaviones "Charles de Gaulle", que transporta unos 15 aviones caza, cuya llegada a las costas libias estaba prevista en un plazo de 36 a 48 horas.

Después de la primera ola de ataques contra las defensas antiaéreas y los vehículos blindados cerca de las líneas de los insurgentes, la próxima etapa consistirá, según el almirante Mike Mullen, en atacar las líneas de aprovisionamiento de las fuerzas de Gadafi para limitar su capacidad de combate.

publicidad

"Sistemas clave de la defensa antiaérea e instalaciones de misiles SAM cerca de Trípoli, Misrata y Sirte" fueron atacados, según el comando militar estadounidense.

Los ataques no tienen la finalidad de "expulsar a Gadafi del poder", sino que están destinados a "proteger a los civiles" libios, aseguró Mullen. El ministro de Finanzas británico, George Osborne, precisó que "se están tomando todas las precauciones" para evitar víctimas civiles.

Al este de Bengasi, bastión de los rebeldes, a 1,000 km al este de Trípoli, decenas de vehículos militares de las fuerzas de Gadafi, incluyendo tanques, fueron destruidos por ataques el domingo de madrugada.

La intervención militar era deseada por la oposición libia, sobre todo después de que los últimos días las fuerzas gubernamentales se apoderaron de varios bastiones insurgentes mediante ataques aéreos y cohetes.

Washington y Londres lanzaron mas de 110 misiles de crucero Tomahawk desde navíos y submarinos a partir del sábado a las 19H00 GMT contra más de 20 objetivos, entre ellos sistemas de defensa antiaérea y estratégicos nudos de comunicación, todos ellos en la costa mediterránea.

La intervención había comenzado alrededor de las 16H45 GMT con un ataque aéreo francés.

Cazabombarderos Tornado también participaron en los ataques disparando misiles de crucero Stormshadow.

publicidad

"El uso de la fuerza no era la opción que nosotros preferíamos", declaró no obstante el presidente estadounidense Barack Obama. "Pero no podemos permanecer con los brazos cruzados cuando un tirano dice a su pueblo que actuará sin piedad".

Sin embargo, Obama anunció haber autorizado "una acción militar limitada en Libia", reiterando que Estados Unidos no desplegaría tropas en el territorio de este país.

Rusia y China, que se abstuvieron en el voto de la resolución de la ONU, lamentaron la intervención. Japón, en cambio, aportó su apoyo al ataque. El Comité de la Unión Africana sobre Libia exhortó a un "cese inmediato de las hostilidades".

La Liga Arabe, que el sábado apoyó la intervención militar, este domingo criticó a la coalición internacional al considerar que se aparta "del objetivo que es imponer una zona de exclusión aérea".

La resolución 1973 de la ONU exige que se ponga fin a los ataques contra civiles, impone una zona de exclusión aérea en Libia, y permite ataques para que las tropas pro Gadafi cesen su represión, que causó centenares de muertos y llevó a unas 300,000 personas a huir del país desde el 15 de febrero.

Cuando la operación militar era inminente el sábado, las fuerzas pro Gadafi atacaron Bengasi. Mas de 90 personas murieron en esos combates, según fuentes médicas y periodistas de la AFP.

publicidad

Para Mullen, operativo 'exitoso'

La operación aérea liderada por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia "Odisea del Amanecer" contra Libia ha "sido exitosa" en fijar una zona de exclusión aérea, en tanto su objetivo no es necesariamente derribar a Muamar Gadafi, dijo el almirante Michael Mullen.

Presente en la mayoría de las emisiones dominicales de la televisión, Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas estadounidenses, se mostró satisfecho con las operaciones militares dirigidas hasta este momento por Estados Unidos, en tanto recordó que sus objetivos eran limitados.

La parte inicial de la operación para establecer la zona de exclusión aérea "ha sido exitosa hasta el momento", dijo Mullen a la cadena ABC.

Las tropas leales al líder libio Muamar Gadafi "ya no avanzan sobre Bengasi", feudo de los rebeldes en el este de Libia, agregó.

Estos comentarios ocurren luego de que la coalición internacional liderada por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña iniciara el sábado su ofensiva contra el régimen de Gadafi, al tiempo que el presidente Barack Obama descartaba el despliegue de tropas terrestres.

Mullen subrayó que en dos días ningún aparato libio había despegado y que la zona de exclusión aérea estaba funcionando.

El Consejo de Seguridad de la ONU autorizó el jueves el uso de la fuerza y la imposición de una zona de exclusión aérea para proteger a la población libia de la contraofensiva lanzada por Gadafi para aplastar a una rebelión que, desde mediados de febrero, se hizo con el control de varias ciudades.

publicidad

La próxima etapa de la operación militar contra las fuerzas de Gadafi consistirá en atacar su apoyo logístico, dijo Mullen al canal CNN, pues "la zona de exclusión aérea está efectivamente instalada".

"Ahora buscamos cortar sus sistemas logísticos". Gadafi "tiene sus fuerzas muy bien desplegadas desde Trípoli hasta Bengasi y vamos a tratar de cortar su apoyo logístico allí, dentro de un día más o menos", dijo Mullen.

Decenas de vehículos militares del líder libio fueron destruidos en la mañana del domingo por ataques aéreos al oeste de Bengasi, constataron periodistas de la AFP e indicaron fuentes rebeldes.

"Tenemos patrullajes aéreos sobre Bengasi 24 horas sobre 24", y estas patrullas se extenderán al oeste en busca de columnas libias, indicó Mullen.

Sin embargo, Mullen aclaró que el objetivo inmediato de la coalición internacional es proteger a los civiles y no necesariamente derribar a Gadafi.

"El objetivo (de la resolución) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas realmente es Bengasi y proteger a los civiles", explicó, y agregó que "no se trata de ir tras Gadafi en sí o atacarlo en este momento en particular".

"Se trata de alcanzar estos estrechos y relativamente limitados objetivos, para que (Gadafi) deje de matar a su pueblo y sea posible proporcionar ayuda humanitaria", señaló el almirante.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Donald Trump y Barack Obama no solo tienen conceptos diferentes en política, sino también a la hora de tratar a sus esposas.
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
publicidad