publicidad
.

Estudio revela el periodo real que dura un embarazo logo-noticias.6bcb52...

Estudio revela el periodo real que dura un embarazo

Estudio revela el periodo real que dura un embarazo

Un estudio reveló que las fechas de parto entre embarazos naturales pueden variar hasta en 37 días, es decir, más de un mes de diferencia.

Aunque ya hace tiempo se sabe que el periodo de los nueve meses de duración del embarazo es un mito, hasta la fecha sigue sin poderse afirmar con precisión cuándo va a dar a luz una mujer, por mucho que en esa primera visita el ginecólogo establezca una fecha aproximada para salir de cuentas.

Según reporta el portal español El Mundo, se sabe que sólo el cuatro por ciento de las mujeres dan a luz cuando han pasado exactamente 40 semanas y sólo el 70 por ciento lo hace dentro de los 10 días anteriores o posteriores a la fecha prevista.

De acuerdo con un estudio publicado en la revista Human Reproduction, las fechas de parto entre embarazos naturales pueden variar hasta en 37 días, más de un mes de diferencia que puede angustiar a los futuros papás.

Para averiguar esta cuestión, los investigadores del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental de EEUU (NIEHS) llevaron a cabo una investigación en la que utilizaron a las participantes del Estudio del Embarazo Precoz, un análisis prospectivo de 130 mujeres que, entre 1982 y 1985, dejaron de tomar anticonceptivos para quedarse embarazadas.

La edad puede determinar la duración

Aquellas que gestaron un único hijo y de las que se tenían datos hormonales desde el primer momento (entregaron muestras diarias de orina), fueron las analizadas por los investigadores del NIEHS, liderados por la epidemióloga Anne Marie Jukic.

publicidad

Sin embargo, su trabajo sugiere muchas más cosas que podrían incluso utilizarse para prever la fecha real de parto que un ginecólogo debe decirle a su paciente, indicó El Mundo.

¿Qué opinas sobre dicho estudio?

Como parte de los resultados se detectó que las mujeres más mayores eran más proclives a dar a luz más tarde. De hecho, cada año de edad de la madre añadía un día a la fecha de parto.

Además, las participantes que habían pesado más en su propio nacimiento eran más proclives a los embarazos largos. Por cada 100 gramos más que hubiera pesado la madre al nacer se retrasaba en un día la fecha prevista del parto.

Otro factor predictivo eran los embarazos anteriores. Si estos habían sido largos, era más posible que los siguientes también los fueran.

Hay factores biológicos

Pero los autores del estudio también encontraron factores biológicos asociados a la duración del embarazo. En primer lugar, las concepciones que tardaban más tiempo en implantarse también alargaban el parto.

Además, cuando las mujeres tardaban más en experimentar una subida natural de la progesterona (una hormona que ahora se administra artificialmente a la mayoría de las embarazadas) sus embarazos eran una media de 12 días más cortos que los del resto.

Aunque Jukic y sus colaboradores reconocen las debilidades del estudio, sobre todo el pequeño tamaño de la muestra y el hecho de que se tratara de mujeres que estaban intentando concebir específicamente y en las que, por lo tanto, había poco consumo de tabaco, sí se ven con fuerza para concluir que la variabilidad de la duración del embarazo es mucho mayor de lo que se pensaba hasta ahora y que los eventos hormonales que suceden al principio del mismo pueden ser clave a la hora de poner fecha a la esperada llegada del bebé.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad