publicidad

Estalló coche bomba en Irak: 68 muertos

Estalló coche bomba en Irak: 68 muertos

Un ataque suicida con un coche bomba en la ciudad iraquí de Baaquba, dejó un saldo de al menos 68 muertos y 56 heridos, informaron las autoridades médicas.

"Los responsables del hospital (de Baaquba) acaban de informarme de que hay 68 muertos y 56 heridos", indicó Alaa Abdessahab al-Aluane, ministro iraquí de Salud.

Horas antes, esa misma entidad había colocado la cifra de víctimas fatales en 51, con al menos 40 heridos. También, un balance anterior de un hospital local registraba 45 muertos y 70 heridos.

El ataque, el más sangriento desde la transferencia del poder hace un mes al gobierno iraquí de Iyad Allawi por parte de la Coalición encabezada por Estados Unidos, se produjo el miércoles por la mañana en los alrededores de un mercado y un puesto de reclutamiento de la policía, en la convulsionada ciudad de Baaquba, a 65 kilómetros al norte de Bagdad.

"Un suicida hizo explotar un vehículo lleno de explosivos junto a una fila de jóvenes aspirantes a policías", declaró un portavoz del ministerio del Interior en Bagdad, Sabah Kadhem.

"Además, murieron 21 pasajeros de un autobús que pasaba en ese momento por ahí", agregó.

Las autoridades iraquíes reiteraron que el balance de víctimas es provisional. Se trata del atentado ha causado más víctimas desde la transferencia de poderes en Bagdad el 28 de junio pasado.

"La explosión fue provocada por un coche bomba y hay muchos muertos y heridos, cuyo número es difícil de determinar por el momento", declaró el general Walid Jaled Abdel Salam, jefe de la policía de la provincia de Diyala, de la cual Baaquba es la capital.

publicidad

"Había un kamikaze a bordo del coche", agregó el militar.

"La explosión se produjo poco después de las 9:30 a.m. (05:30 GMT), provocando muertos y heridos y daños en numerosos automóviles", indicó Mohammed Jassem, un oficial de policía presente en el lugar del estallido.

La detonación destruyó los negocios cercanos y convirtió varios automóviles en pedazos calcinados de metal. Cuerpos mutilados y quemados estaban tendidos en la calle entre charcos de sangre y montones de escombros.

El cuerpo de una víctima quedó bajo un muro de concreto, mientras que equipos de emergencia llevaban a heridos y muertos a las ambulancias que los esperaban. Mientras la policía acordonaba la zona alrededor de la estación, impidiéndole el acceso al área incluso a los medios de comunicación.

"En el momento de la explosión, varios jóvenes estaban reunidos delante del puesto para enrolarse en las fuerzas policiales y un autobús pasaba delante", agregó Jassem. Unas 600 personas estaban aglomeradas en el lugar.

Un corresponsal de la Agence France Presse en la escena vio por lo menos 30 cuerpos inanimados delante del cuartel policial.

Algunos policías, muy nerviosos, comenzaron a disparar al aire para alejar a los curiosos y a los habitantes que buscaban a sus parientes.

"Se había programado entrevistas con los candidatos (a policías) y había pedido a los jóvenes que entraran en el edificio pero muchos permanecieron afuera", indicó otro oficial de policía, el capitán Nuri Jawad.

publicidad

"Es lo que explica el número importante de víctimas", agregó.

Baaquba y su región, habitada por sunitas y chiítas, es escenario de frecuentes ataques contra las fuerzas del orden, algunos de los cuales han sido reivindicados por el grupo de Abu Mussaba Al-Zaqauí, jordano presuntamente vinculado a Al Qaeda, considerado por el Ejército estadounidense como el principal instigador de la violencia en Irak.

El pasado 19 de julio, un transporte de combustible se lanzó contra una estación de policía en el suroeste de Bagdad, causando la muerte de al menos nueve personas y heridas a más de 60 al detonar.

Por otro lado, dos personas, entre ellas un niño de 13 años, murieron y otras cinco resultaron heridas por la explosión de un proyectil lanzado el miércoles contra un barrio residencial del centro de Bagdad, según dos hospitales de la capital.

En otro incidente, un soldado estadounidense murió y tres resultaron heridos por la explosión de una bomba artesanal al paso de su vehículo, anunció el miércoles el Ejército estadounidense. Los cuatro militares patrullaban en el norte de Irak.

Los soldados, de la I División de Infantería, se encontraban en un Humvee blindado cuando la bomba estalló a las 8:15 p.m. del martes en el poblado de Balad-Ruz, a 64 kilómetros al noroeste de Bagdad, según el portavoz militar, sargento Robert Powell.

publicidad

Asimismo, alrededor de 35 rebeldes armados murieron el miércoles y otros 40 fueron capturados luego que se produjeran combates con la Fuerza Multinacional (FMN) en Sueira, a 150 kilómetros al sureste de Bagdad, según un comunicado militar publicado en Nassiriya.

Esos enfrentamientos, que dejaron siete muertos en las filas de las fuerzas iraquíes, ocurrieron a las 7 a.m. (03:00 GMT) del miércoles y causaron además 10 heridos entre las fuerzas iraquíes.

"Recibimos los cuerpos de cinco miembros de las fuerzas de seguridad y 48 heridos", indicó el doctor Kader Fadel, jefe del servicio de emergencias del Hospital de Kut, en Sueria.

Por su parte, el teniente de la Guardia Nacional Iraquí, Ali Hussein, indicó que los enfrentamientos sucedieron después de haber recibido una información sobre la presencia de un hombre armado en Sueira.

"Nosotros enviamos fuerzas y hubo un enfrentamiento", precisó la fuente.

Las autoridades iraquíes esperan que los ataques continúen y se intensifiquen conforme el país se prepara para una conferencia nacional programada para fines de mes, que sería un probable blanco de terroristas.

Irak anunció para el sábado una conferencia nacional donde mil delegados de diversas regiones elegirían a una asamblea interina, en un paso crucial para la democratización del país en medio de una creciente campaña de terrorismo y secuestros.

publicidad

Los soldados de la Coalición encabezada por Estados Unidos y las fuerzas del Ministerio del Interior de Irak ayudarán a las autoridades a proteger a los asistentes al acto de tres días de duración.

La conferencia, estipulada por las leyes promulgadas por la ex autoridad de ocupación estadounidense, iba a terminar a fines de julio, pero tuvo que ser retrasada debido a que no se habían terminado sus preparativos, dijo el presidente del encuentro, Fuad Masum.

"Se tuvo la idea en las Naciones Unidas de suspender la conferencia debido a una falta de preparativos, desde el punto de vista técnico y otros. No queremos hacerlo sin la ONU", precisó Masum.

Sin embargo, la ONU quería una suspensión aún mayor, con lo cual no estuvieron de acuerdo los organizadores.

La reconstrucción de Irak no se ve afectada por el recrudecimiento de los secuestros de extranjeros y las otras amenazas contra la seguridad del país, afirmó este miércoles en Bagdad un responsable estadounidense encargado de los proyectos para reconstruir infraestructura en territorio iraquí.

"El trabajo de reconstrucción no se ve afectado por los secuestros y los problemas de seguridad", afirmó el almirante estadounidense David Nash, director de la Oficina de Proyectos y Contratos (PCO), el organismo que administra los proyectos financiados por Estados Unidos y responsable de la ejecución del presupuesto de 18,400 millones de dólares previsto el año pasado para reconstruir Irak.

publicidad

El almirante Nash indicó que la reconstrucción continuaba en todo el país, pese al aumento de las amenazas en el área de la seguridad.

Por lo menos una decena de choferes de camiones extranjeros se encuentran en manos de secuestradores en Irak.

"Desde el inicio éramos conscientes de estos problemas de inseguridad, pero no nos detendremos", agregó Nash. "Nuestra misión es reconstruir el país", afirmó.

En julio, según Nash, unos 60 mil iraquíes trabajaban en cerca de 1,200 proyectos en Irak.

Estados Unidos atribuyó hasta el 30 de junio contratos por un monto de 6 mil millones de dólares, que corresponde a un tercio de los 18,400 millones de dólares consagrados a la reconstrucción de Irak, según una responsable norteamericana en Bagdad.

Esta es la cronología de los atentados más sangrientos registrados en Irak desde el 1 de mayo de 2003, fecha en la que Washington anunció el fin de sus principales operaciones de guerra en este país:

2003:

7 de agosto: La explosión de un coche bomba frente a la Embajada de Jordania en Bagdad causó 14 muertos y 40 heridos.

19 de agosto: Un atentado suicida con camión bomba contra la sede de la ONU en Bagdad dejó 22 muertos, entre ellos el representante de esa organización, el brasileño Sergio Vieira de Mello, y un centenar de heridos.

29 de agosto: Un atentado con coche bomba frente a la mezquita del imán Alí en la ciudad santa chiíta de Nayaf provocó 83 muertos, entre ellos el dignatario religioso Mohamad Baqer Hakim, jefe del Consejo Supremo de la Revolución Islámica en Irak (CSRII), y 125 heridos.

publicidad

27 de octubre: Cinco atentados suicidas contra cuatro comisarías de policía y la sede del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) causaron 43 muertos y más de 200 heridos.

12 de noviembre: El primer ataque contra el contingente italiano en su base de Nasiriya (sur) dejó 28 muertos, entre ellos 19 italianos. Fue el ataque más sangriento contra las fuerzas de la Coalición desde la caída del régimen de Saddam Hussein en abril de 2003.

22 de noviembre: Por lo menos 18 iraquíes, en su mayoría policías, murieron y otros 53 resultaron heridos en un doble atentado suicida con coche bomba contra varias comisarías del norte de Bagdad.

14 de diciembre: Dieciocho personas, entre ellas 16 policías, murieron y 29 resultaron heridas al estallar un coche bomba delante de la comisaría de Jaldiya, al oeste de Bagdad. El hecho ocurrió un día después de la captura del ex dictador iraquí, Saddam Hussein.

17 de diciembre: La explosión de un camión en un cruce muy transitado de Bagdad provocó 10 muertos y 15 heridos. La policía iraquí calificó lo sucedido de atentado terrorista y el Ejército estadounidense habló de una colisión.

27 de diciembre: Cuatro atentados con coche bomba en Kerbala (centro) dejaron 19 muertos, entre ellos siete soldados de la coalición, y casi 200 heridos.

2004:

18 de enero: Un atentado suicida con coche bomba delante del cuartel general estadounidense en Bagdad causó 24 muertos y más de un centenar de heridos.

publicidad

1 de febrero: 105 personas murieron en un doble atentado suicida cometido contra las sedes en Erbil de los dos principales partidos kurdos, PDK y UPK.

10 de febrero: Un atentado suicida frente a una comisaría de policía en Iskandariya (sur de Bagdad) causó 55 muertos y 67 heridos.

11 de febrero: 47 iraquíes murieron en Bagdad en un atentado suicida frente a un centro de alistamiento del nuevo ejército iraquí.

14 de febrero: Por lo menos 23 policías iraquíes murieron en un espectacular doble asalto contra edificios de la seguridad iraquí en Faluja, cerca de Bagdad. Cuatro asaltantes perdieron igualmente la vida en el tiroteo.

23 de febrero: Diez personas, incluidos los dos kamikazes, murieron y 45 resultaron heridas en un atentado suicida contra una comisaría de policía de un barrio kurdo de Kirkuk (norte). Una organización islámica desconocida, Kataeb al-Muyahidin ("La Falange de los Combatientes Islámicos"), revindicó la acción.

2 de marzo: Entre 170 y 180 personas murieron y unas 550 resultaron heridas en atentados casi simultáneos en la ciudad santa chiíta de Kerbala y en una mezquita chiíta de Bagdad, cuando millones de miembros de esa comunidad observaban el duelo de Achura. Fue el atentado más sangriento desde la caída del régimen.

17 de marzo: Un atentado suicida con coche bomba frente a un hotel del centro de Bagdad dejó siete muertos, seis iraquíes y un británico, y 35 heridos.

publicidad

23 de marzo: Ocho alumnos de una academia de policía iraquí y dos civiles son muertos por desconocidos que disparan contra el bus donde viajaban en Mahawil, al sur de Bagdad.

21 de abril: 74 personas son muertas y más de 160 heridas en cinco atentados con coche bomba contra puestos de policía de Basorá y una academia de policía en Zubeir, al sur de Irak.

5 de junio: Ataque con armas automáticas y explisivos contra un puesto de policía en Musayeb, al sur de Bagdad deja 13 policías muertos y otros 10 heridos.

13 de junio: Atentado con coche bomba contra una patrulla de la policía iraquí en Bagdad: 12 personas muertas, entre las cuales cuatro policías.

17 de junio: 35 muertos y 138 heridos en un atentado suicida con coche bomba delante de un centro de reclutamiento del ejército iraquí en Bagdad.

24 de junio: Una serie de atentados coordinados contra la policía, seguidos de violencias, provocan más de 100 muertos y 300 heridos en los bastiones sunitas al norte y al oeste de Bagdad (Mosul), Baaquba, Ramadi.

8 de julio: Cinco soldados estadounidenses y cuatro miembros de la Guardia nacional iraquí mueren en un ataque con mortero contra el cuartel general de la Guardia nacional en Samarra, al norte de Bagdad. El ataque es reivindicado por el grupo Zarqauí.

15 de julio: Diez personas, entre ellas tres policías, mueren y 27 otras quedan heridas en un atentado con coche bomba contra un puesto policial en Haditha (oeste de Bagdad).

publicidad

19 de julio: Nueve personas mueren y 62 quedan heridas en un atentado suicida con un camión bomba contra un puesto de policía de Bagdad.

28 de julio: Al menos 68 personas murieron y 56 resultaron heridas este miércoles en un atentado suicida con coche bomba delante de un edificio de la policía en Baaquba, al norte de Bagdad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad