publicidad

Estados Unidos inicia operaciones aéreas en Siria para combatir al Estado Islámico

Estados Unidos inicia operaciones aéreas en Siria para combatir al Estado Islámico

La posible ofensiva de EEUU contra los yihadistas del Estado Islámico en Siria muestran un cambio en la política de Obama.

Obama promete derrotar a ISIS mientras estos anuncian que tienen otra estadounidense en su poder Univision

Barack Obama reconoció hoy que acabar con un "cáncer" como el del Estado Islámico (EI) no será "fácil" ni "rápido", pero aseguró que se mantendrá "vigilante" a medida que ese grupo avanza en Irak y Siria.

Estados Unidos comenzó vuelos de vigilancia sobre Siria, luego que el presidente Barack Obama diera luz verde, en una medida que pudiera abrir el camino para ataques aéreos contra el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en territorio sirio.

Una fuente siria y una ONG indicaron que aviones de Estados Unidos empezaron a sobrevolar Siria y a proporcionar información a Damasco sobre las posiciones de los yihadistas del Estado Islámico (EI) a través de Irak y Rusia.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest dijo que Obama "no tiene planes de coordinar" los posibles ataques sobre posiciones del Estado Islámico (EI) en Siria con el régimen de Bachar Al Asad.

"Como cuestión de política estadounidense, no hemos reconocido a Al Asad como líder en Siria. No hay planes para cambiar esa política ni de coordinarnos con el régimen de Al Asad", aseguró Earnest a los periodistas a bordo del avión presidencial camino a Charlotte (Carolina del Norte), donde Obama participará en un acto con veteranos de guerra.

El portavoz respondía así a las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores sirio, Walid al Mualem, quien afirmó este lunes que Siria permitirá a Estados Unidos atacar al yihadista Estado Islámico (EI) en su territorio, siempre y cuando sea "en coordinación previa" con las autoridades de Damasco.

publicidad

Las señales de una posible ofensiva de Estados Unidos contra los yihadistas del Estado Islámico (EI) en Siria muestran un cambio en la política del gobierno de Barack Obama sobre las guerras en el exterior, enmarcada aún en el trauma de la era post-Irak.

Un año atrás, Obama estuvo a punto de bombardear Siria, pero se retractó a último momento, tras dimensionar el aislamiento político que sufriría en un país cansado de las guerras.

Ahora camina nuevamente al borde de esta posibilidad, pero es posible que los vientos políticos hayan cambiado.

La Casa Blanca reformula su política de guerra

La ejecución del periodista estadounidense James Foley, quien desde 2012 permanecía secuestrado en Siria, y el temor de que un califato del EI pueda convertirse en un paraíso terrorista suponen un desafío a la política exterior del gobierno, construida sobre la base de que la "marea de la guerra está retrocediendo".

Además dio lugar a un debate sobre la seguridad nacional en la antesala de la campaña para las elecciones de 2016, que culminará solo cuando el próximo presidente decida cómo ejercerá el poderío de Estados Unidos en el exterior.

 

Obama autoriza vuelos de reconocimiento y ataque en Siria Univision

Temor a que los terroristas ataquen EEUU

La horrorosa muerte de Foley fue un desafío directo al gobierno, y es imposible pensar que el presidente no responderá.

Obama envió un mensaje para los miembros del EI que asesinaron al periodista estadounidense James Foley: "Estados Unidos no olvida, nuestro alcance es largo, somos pacientes y se hará justicia".

Además, la posibilidad de que militantes occidentales del EI puedan llevar el terror a Estados Unidos simplemente comprando un billete de avión también deja a Obama con una guerra en el exterior que no buscó pero que tal vez deba enfrentar.

Sin embargo, un intento serio de detener al EI en la difusa frontera entre Irak y Siria amenaza con convertirse en el tipo de compromiso que el Ejecutivo estadounidense quiere evitar.

publicidad

No obstante, el Pentágono prepara opciones para una posible acción de Estados Unidos contra los bastiones del grupo en Siria, que se sumaría a los ataques aéreos limitados que realiza desde hace días en el norte de Irak para proteger al personal estadounidense y evitar un genocidio de la minoría yazidí.

¿Pronto ataque contra Siria?

El endurecimiento de la retórica estadounidense ha generado expectativas de que Obama lance pronto en Siria un frente contra un grupo que calificó como "cáncer".

Uno de sus principales consejeros, Ben Rhodes, calificó la ejecución de Foley como ataque terrorista y advirtió: "Si uno va a por los norteamericanos, iremos a por él esté donde esté".

Los tambores de guerra suenan nuevamente en el Capitolio. "Hasta el momento este gobierno solo se ha ocupado de la contención", dijo a ABC News Michael McCaul, presidente del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes. "Necesitamos expandir esos ataques aéreos, así podremos en última instancia derrotar y eliminar" al EI, opinó.

Con información de AFP y Efe

.


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad