publicidad
Los libios quieren asegurarse de que su "enemigo" está muerto y, por ese motivo, cientos de hombres y mujeres se agolpaban para ver el cadáver del ex dirigente Muamar Gadafi.

Espías alemanes ayudaron a localizar a Gadafi

Espías alemanes ayudaron a localizar a Gadafi

La localización de Muamar Gadafi fue posible gracias a la ayuda de los servicios secretos alemanes BND.

Los libios quieren asegurarse de que su "enemigo" está muerto y, por ese...
Los libios quieren asegurarse de que su "enemigo" está muerto y, por ese motivo, cientos de hombres y mujeres se agolpaban para ver el cadáver del ex dirigente Muamar Gadafi.

Los libios desfilan ante el cuerpo para 'estar seguros' de su muerte

MISRATA " La localización de Muamar Gadafi fue posible gracias a la ayuda de los servicios secretos alemanes BND, que conocían el paradero del ex líder libio semanas antes de que fuera encontrado.

Así lo publicó la versión web del canal 11 mexicano, que dijo que el BND conocía la localización exacta en Sirte de Gadafi gracias a la red extensa de informantes con los que cuenta.

Once TV cita al semanario alemán Der Spiegel, que señala que los servicios de inteligencia alemanes no dieron a los aliados exactos las coordenadas exactas, pero que los datos que proporcionaron fueron suficientes para localizar con precisión a Gadafi.

En tanto, AFP informó que los libios quieren asegurarse de que su "enemigo" está muerto y, por ese motivo, cientos de hombres y mujeres, procedentes de Misrata y de otras regiones, se agolpaban para ver el cadáver del ex dirigente Muamar Gadafi, capturado y quizás asesinado el jueves.

publicidad

Ya el viernes, tras la oración, miles de personas desfilaron en lo que los libios conocen como el "mercado tunecino" de Misrata, un lugar en el que en tiempos de paz se vendían toda clase de productos.

Un sórdido espectáculo

Allí, en medio de un olor a carne podrida ("procedente de las carcasas de pollos que se descomponen en una basura", según un guardia), se encuentra la siniestra cámara fría donde se ha instalado el cuerpo del ex dirigente.

El espectáculo es sórdido, según detalló la agencia: en una atmósfera glacial, sobre un suelo metálico, yacen los cadáveres rígidos y amarillos, con manchas de sangre seca, de Gadafi y de su hijo Muatasim, que reposan uno al lado de otro sobre unos colchones sucios, recubiertos con mantas de color que esconden supuestas mutilaciones.

Sólo se ven las cabezas, el resto del cuerpo está disimulado. Muatasim tiene los ojos y la boca abiertas, su padre los tiene cerrados.

Los curiosos llegan de todas las zonas de Misrata, pero también de Trípoli, Zliten (oeste), etc. Algunos representantes de las nuevas autoridades también se dejaron ver por allí el viernes, como el número dos del Consejo Nacional de Transición (CNT), Mahmud Jibril, y para este sábado se esperaba la visita del jefe del consejo militar de Trípoli, Abdelhakim Belhadj.

A mediodía, cientos de personas hacían la cola ante las puertas del mercado, que se abren cada cierto tiempo para dejar pasar a los visitantes a cuentagotas.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad