publicidad
Miles de personas asistieron al funeral del gobernador de Punyab, Salman Taseer, asesinado a tiros por uno de sus guardaespaldas.

Entierran restos de asesinado gobernador de Punyab

Entierran restos de asesinado gobernador de Punyab

Miles de paquistaníes desafiaron en Lahore, este de Pakistán, las amenazas de violencia y salieron a las calles para asistir a los funerales del gobernador de Punyab, asesinado en la víspera.

Miles de personas asistieron al funeral del gobernador de Punyab, Salman...
Miles de personas asistieron al funeral del gobernador de Punyab, Salman Taseer, asesinado a tiros por uno de sus guardaespaldas.

Crimen horrorizó al Partido del Pueblo en Pakistán

LAHORE - Miles de paquistaníes desafiaron este miércoles en Lahore, este de Pakistán, las amenazas de violencia y salieron a las calles para asistir a los funerales del gobernador de Punyab, asesinado en la víspera, en el crimen político más importante desde el asesinato de Benazir Bhutto en 2007.

Salman Taseer, 66 años, uno de los pocos políticos del país que criticaba al islamismo, fue asesinado por uno de sus guardaespaldas en un elegante barrio de la capital Islamabad.

El asesinato horrorizó a Partido del Pueblo Paquistaní (PPP) en el poder, del cual Taseer era una de las principales figuras, pero fue saludado por los círculos religiosos conservadores, dejando en evidencia la precariedad de la situación política del país y del gobierno.

publicidad

El primer ministro Yusuf Raza Gilani y miles de partidarios del PPP asistieron a las oraciones fúnebres en la sede del gobierno de Punyab, que comenzaron con retraso debido a la cantidad de participantes.

Tensión en aumento

Envuelto en una bandera nacional, el féretro de Taseer fue transportado en helicóptero hasta un cementerio situado en un enclave militar de Lahore, donde fue sepultado.

La ciudad estaba bajo vigilancia estrecha y en medio de una gran tensión después de las manifestaciones de miles de partidarios del PPP que denunciaron el asesinato, en la víspera.

Gilani decretó en la víspera un duelo nacional de tres días y llamó a la calma para evitar manifestaciones violentas como las que se produjeron en el pasado después de otros asesinatos políticos.

El asesinato de Taseer fue condenado por Estados Unidos, aliado de Islamabad a quien reclama hacer más contra los rebeldes islamistas en su territorio, y también por la ONU y la Unión Europea.

Investigan complot

Por su parte, los investigadores deben determinar si el guardaespaldas de Taseer, Malik Mumtaz Hussain Qadri, actuó solo o si se trata de un complot.

Según las autoridades, el asesino se rindió inmediatamente y confesó haber matado al gobernador debido a su oposición a la ley sobre la blasfemia.

Diez personas habían sido detenidas luego del crimen, entre ellos el encargado de la seguridad y su adjunto, indicó el ministro del Interior Rehman Malik.

publicidad

Exitoso hombre de negocios, Salman Taseer era uno de los pocos responsables paquistaníes que no dudaba en criticar públicamente a los islamistas y había apoyado públicamente a Asia Bibi una mujer cristiana acusada de haber blasfemado contra el profeta Mahoma.

"Taseer era uno de los pocos hombres políticos dispuestos a poner en juego su vida, pronunciándose sin ambigüedades contra las discriminaciones y los abusos", destacó Ali Dayan Hasan, investigador para la ONG Human Right Watch en la región.

Extremismo religioso

Según diversos analistas locales, su asesinato y las amenazas contra otras personalidades liberales destacan el importante avance del extremismo religioso en la sociedad, unos días después de una huelga general convocada por los conservadores contra toda modificación de la ley sobre la blasfemia que ha significado el cierre de numerosos comercios en el país.

La muerte de Salman Taseer se produce cuando el gobierno, minoritario en el parlamente después de la defección de uno de sus principales aliados en la coalición en el poder, se encuentra a merced de la oposición.

El jefe de la oposición, Nawaz Sharif, lanzó el martes un ultimátum a Gilani, dándole tres días a partir del duelo nacional para anunciar reformas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad