publicidad
El papa Francisco se reunió con el patriarca ortodoxo Bartolomeo I en la iglesia del Santo Sepulcro.

Encuentro histórico en Jerusalén entre el Papa y el patriarca ortodoxo

Encuentro histórico en Jerusalén entre el Papa y el patriarca ortodoxo

El papa Francisco se reunió con el patriarca ortodoxo Bartolomeo I en la iglesia del Santo Sepulcro.

El papa Francisco se reunió con el patriarca ortodoxo Bartolomeo I en la...
El papa Francisco se reunió con el patriarca ortodoxo Bartolomeo I en la iglesia del Santo Sepulcro.

Firmaron una declaración conjunta

El papa Francisco celebró este domingo un encuentro "histórico" con el patriarca ortodoxo Bartolomeo I en la iglesia del Santo Sepulcro, en Jerusalén, para sellar simbólicamente la unidad de los cristianos.

El jefe de la Iglesia católica y el patriarca ortodoxo firmaron una declaración conjunta por la unidad de las dos iglesias casi 10 siglos después del cisma entre Oriente y Occidente, indicó la Agencia France Press.

Francisco y Bartolomeo I, uno vestido de blanco y el otro de negro, se arrodillaron largamente ante la tumba de Jesús y el lugar donde resucitó, según la tradición.

Los dos líderes religiosos fueron muy aplaudidos tras lo cual repitieron el gesto de abrazarse, tal como ocurrió hace 50 años entre Pablo VI y el patriarca Atenágoras, el 5 de enero de 1964.

publicidad

"En esta basílica, a la que todo cristiano mira con profunda veneración, llega a su culmen la peregrinación que estoy realizando junto con mi amado hermano en Cristo, Su Santidad Bartolomé", dijo el papa.

Cantos y solemnidad

"Peregrinamos siguiendo las huellas de nuestros predecesores, el Papa Pablo VI y el Patriarca Atenágoras, que, con audacia y docilidad al Espíritu Santo, hicieron posible, hace cincuenta años, en la Ciudad santa de Jerusalén, el encuentro histórico entre el Obispo de Roma y el Patriarca de Constantinopla", recordó.

A la celebración "ecuménica", marcada por cantos y solemnidad, asistieron representantes de las diversas confesiones cristianas, entre ellas greco-ortodoxos, armenios ortodoxos y franciscanos, los cuales oraron juntos y públicamente por primera vez en ese lugar sagrado para el cristianismo.

En la declaración, de 10 puntos, Francisco y Bartolomeo se comprometieron a respetar "las legítimas diferencias, por el bien de toda la Humanidad".

Igualmente acordaron obrar para que "todas las partes, independientemente de sus convicciones religiosas, favorezcan la reconciliación de los pueblos".

Rezaron juntos el Padre Nuestro

Tomados de la mano, los dos líderes religiosos bajaron juntos al sepulcro y oraron en la piedra, donde según los cristianos fue alojado el cuerpo de Jesús, detalló la AFP.

publicidad

El papa argentino, que visitaba por primera vez el Santo Sepulcro, resultaba visiblemente emocionado.

El acto, que inició con una hora de retraso, se concluyó con el rezo conjunto del Padre Nuestro.

Se renovó la apuesta por la unidad

Efe destaca que 50 años después de que Pablo VI y Atenagoras I pusieran coto a la animadversión entre católicos y ortodoxos, sus sucesores en la silla de Pedro, el papa Francisco, y en el trono de Constantinopla, Bartolomeo I, renovaron una apuesta por la unidad que ambos creen perentoria en tiempos de tribulación.

"Nuestro encuentro fraterno de hoy es un nuevo y necesario paso en el camino hacia aquella unidad a la que sólo el Espíritu Santo puede conducirnos, la de la comunión dentro de la legítima diversidad", afirmaron.

"El abrazo que se dieron el Papa Pablo VI y el Patriarca Atenágoras aquí en Jerusalén, después de muchos siglos de silencio, preparó el camino para un gesto de enorme importancia: remover de la memoria y de la mente de las iglesias las sentencias de mutua excomunión de 1054", recordaron.

Un abrazo que, aunque fraternal, deja aún en el tintero retos y cuestiones que exigen un diálogo ecuménico mucho más profundo para comenzar a disiparse, advirtieron.

"Aun siendo plenamente conscientes de no haber alcanzado la meta de la plena comunión, confirmamos hoy nuestro compromiso de avanzar juntos hacia aquella unidad por la que Cristo nuestro Señor oró al Padre para que "todos sean uno", subrayaron.

publicidad

A favor de los desfavorecidos

Una unidad que también debe fundamentarse, insistieron, en la defensa de los más desfavorecidos, de la dignidad de la persona humana y de la santidad de la familia basada en el matrimonio, en la promoción de la paz y el bien común y en la respuesta ante el sufrimiento que sigue afligiendo a nuestro mundo".

"Reconocemos que el hambre, la pobreza, el analfabetismo, la injusta distribución de los recursos son un desafío constante. Es nuestro deber intentar construir juntos una sociedad justa y humana en la que nadie se sienta excluido o marginado", recalcaron.

El cisma entre las iglesias de Oriente y Occidente se remonta al año 1054 fecha en la que una agria discusión sobre la "interpretación de la primacía del papa", aún sin resolver, enemistó a los seguidores de Cristo.

"Se ha hecho mucho en 50 años, y aunque tenemos algunas dificultades, tenemos también la esperanza de encontrar un camino para establecer la comunión entre las dos iglesias", explicó hoy a Efe el Metropolita de Francia, Emmanuel Adamakis, presente en la ceremonia del Santo Sepulcro.

Allí, a escasos metros del pequeño edículo, el papa Francisco dijo que ese largo peregrinar debe partir de aquello que une a todos los cristianos y es fundamento de su fe: la resurrección de Jesucristo.

"Este anuncio, confirmado por el testimonio de aquellos a quienes se apareció el Señor Resucitado, es el corazón del mensaje cristiano, trasmitido fielmente de generación en generación, como afirma desde el principio el apóstol Pablo", afirmó.

publicidad

"Lo que nos une es el fundamento de la fe, gracias a la cual profesamos juntos que Jesucristo, unigénito Hijo del Padre y nuestro único Señor, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos", agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad