publicidad
En una multitudinaria misa de campaña en Madrid, un enviado del Vaticano beatificó este sábado al obispo español Álvaro del Portillo.

En una multitudinaria misa fue beatificado un dirigente del Opus Dei

En una multitudinaria misa fue beatificado un dirigente del Opus Dei

Álvaro del Portillo, mano derecha del fundador del Opus Dei, llevó "una vida (...) al servicio de los demás".

En una multitudinaria misa de campaña en Madrid, un enviado del Vaticano...
En una multitudinaria misa de campaña en Madrid, un enviado del Vaticano beatificó este sábado al obispo español Álvaro del Portillo.

'Una vida humilde al servicio de los demás'

En una multitudinaria misa de campaña en Madrid, un enviado del Vaticano beatificó este sábado al obispo español Álvaro del Portillo, quien desde 1975 hasta su muerte en 1994 dirigió el Opus Dei, controvertida institución defensora de una estricta visión del catolicismo.

Frente a decenas de miles de fieles procedentes de 80 países, reunidos sobre una gran avenida de Valdebebas, un barrio inacabado en la periferia de Madrid, el cardenal Angelo Amato, prefecto de la congregación del Vaticano para las Causas de los Santos, presidió la misa de beatificación, informa la Agencia France Press.

LEER: cómo es el proceso de beatificación y canonización de la iglesia católica.

publicidad

Álvaro del Portillo, mano derecha del fundador del Opus Dei, el santo español Josemaría Escrivá de Balaguer, al que sucedió al mando de la institución de 1975 hasta su muerte en 1994, llevó "una vida humilde al servicio de los demás", afirmó el papa Francisco en una carta leída durante la ceremonia.

"Recorrió muchos países fomentando proyectos de evangelización, sin reparar en dificultades, movido por su amor a Dios y a los hermanos", agregó el papa, recordando asimismo "cuando iba a los barrios para ayudar en la formación humana y cristiana de tantas personas necesitadas" en Madrid, su ciudad natal.

Más de 100 mil personas asisten a la ceremonia de beatificación de Álvaro del Portillo, prelado del Opus Dei, que se celebra en Madrid en un acto al que acuden representaciones oficiales de numerosos países, indica Efe.

El milagro

Un total de 17 cardenales y más de 150 obispos de todo el mundo -desde Hong Kong hasta Líbano pasando por países africanos- oficiaron una misa en la que unos 1,200 sacerdotes impartieron la comunión.

Más de 20 pantallas gigantes permitieron seguir la ceremonia a los asistentes, congregados en un espacio al aire libre de 195,000 metros cuadrados.

Las reliquias del nuevo beato fueron llevadas hasta el altar por el niño chileno José Ignacio Ureta Wilson, de 11 años, cuya inexplicable curación en 2003, a los pocos días de nacer con graves problemas de salud, fue considerada como un milagro por el Vaticano, dice la AFP.

publicidad

Del Portillo vivió gran parte de su vida en Roma donde, recuerda el Opus Dei, fue uno de los participantes en el Concilio Vaticano II "como impulsor del papel de los laicos en la Iglesia".

Fundado en 1928, el Opus Dei --la "Obra de Dios" en latín-- tiene como misión difundir la fe católica en la vida cotidiana a través del trabajo de sus fieles, laicos en su inmensa mayoría.

Presente en los cinco continentes, la institución reivindica unos 90 mil miembros --más de 30 mil en España--, un 18% de los cuales practica el celibato pese a ser seglares.

Muy influyente en la España de la dictadura franquista (1936-1975), el Opus Dei es conocido por su férrea oposición a cuestiones como el aborto, la eutanasia, o a las relaciones premaritales y por el estricto modo de vida de sus miembros, detalla la AFP.

La fuerza del Opus Dei

Álvaro del Portillo "es un beato de nuestro siglo, que vivía en el mismo mundo que nosotros, que recorre las mismas calles, que se enfrontó a los msimos problemas, dificultades, es muy cercano a nosotros", decía uno de ellos, el chileno Umberto Cretusco, ingeniero de 27 años, cita la AFP.

"He venido a la beatificación de Don Álvaro porque le tengo muchísima devoción, le he pedido cantidad de cosas, de favores y me los ha conseguido muchos de ellos", explicaba María Giró, jurista de 24 años, que viajó desde Barcelona, en el noreste, con unas amigas.

publicidad

Entre los asistentes procedentes de 80 países, que se protegían del sol con gorras o sombrillas, un grupo de coreanos enarbolaba pequeñas banderitas de su país y numerosas mujeres africanas lucían el atuendo tradicional.

"En 1975, el Opus Dei ya estaba presente en más de 50 países del mundo, pero había muchos, por ejemplo en África o incluso algunos de América, donde no estaba", explica a la AFP su biógrafo Salvador Bernal, recordando que durante la prelatura del beato la institución se instaló en Costa de Marfil, Camerún, Bolivia u Honduras.

Fundado en 1928, el Opus Dei -la "Obra de Dios" en latín- tiene como misión difundir la fe católica en la vida cotidiana a través del trabajo de sus fieles, laicos en su inmensa mayoría.

Presente en los cinco continentes, la institución reivindica unos 90 mil miembros --más de 30 mil en España--, un 18% de los cuales practica el celibato pese a ser seglares.

Muy influyente durante la dictadura franquista (1936-1975), su férrea oposición a cuestiones como el aborto, la eutanasia, o a las relaciones premaritales y el estricto modo de vida de sus miembros lo ha puesto durante décadas en el centro de la controversia en España.

En el Vaticano, vivió un apogeo durante el pontificado de Juan Pablo II (1978-2005), quien beatificó a Escrivá de Balaguer en 1992 y lo canonizó en 2002.

publicidad

Según varios expertos, en los últimos años ha perdido influencia en la política y la sociedad españolas.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad