publicidad

Elección de nuevo Papa es un misterio

Elección de nuevo Papa es un misterio

El talante del nuevo Papa, su nacionalidad, la duración del cónclave o los intereses de la Curia Romana han dado lugar a especulaciones.

Lo que ocurre en los pasillos vaticanos desde hace una semana es un completo misterio y precisamente por eso, los rumores se multiplican y son imposibles de desmentir por los afectados, que han jurado no hablar con la prensa.

A lo largo de la semana y sin contar con el Espíritu Santo, luz inspiradora de los cardenales en esta elección, los expertos han ido apostando por nombres diferentes.

Como si se tratara de un campeonato de fútbol o de una elección política, cada país, región o periódico tiene sus preferidos y sus bestias negras.

Un día el favorito parecía ser el cardenal alemán Joseph Ratzinger, después Camillo Ruini, al día siguiente el arzobispo de Milán, Dionigi Tettamanzi, y finalmente el ex número dos del Vaticano, el italiano Angelo Sodano o el arzobispo de Venecia, Angelo Scola.

Paralelamente tampoco se descartan candidatos intermedios que gozan del consenso de los purpurados como el colombiano Darío Castrillón Hoyos, el indio Ivan Dias, el hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga, el portugués José da Cruz Policarpo, el austriaco Christoph Schoenborn o el francés Jean Marie Lustiger.

Algunos editoriales irónicos dicen que hay vaticanistas que han citado tantos nombres en sus escritos recientes que es materialmente imposible que no hayan hablado ya del nuevo papa.

Mientras tanto, la prensa latinoamericana sigue acariciando la idea de que el nuevo pontífice venga del sur y se recuerda el ejemplo de Juan Pablo II, elegido casi por casualidad y de forma totalmente inesperada hace 27 años.

publicidad

Día tras día y desde los cinco continentes, se han multiplicado los juicios de los "expertos" que ensalzan o critican sin piedad a los papables que van despuntando.

Para ellos, Ratzinger ha sido el prestigioso teólogo o el implacable látigo doctrinario de Juan Pablo II salpicado incluso por un supuesto pasado nazi, Tettamanzi aparece como arzobispo regordete y bonachón o como un hombre sin experiencia ni dominio de las lenguas, Angelo Scola es brillante pero depresivo, Maradiaga popular pero demasiado joven y con escasa maestría teológica, Ruini impecable en su carrera pero enfermo del corazón y así otros muchos.

Los vaticanistas del mundo entero hacen también sus teorías sobre las estrategias de los cardenales en sus votaciones. Apostar por Ratzinger, que provoca grandes divisiones en la Curia, para dejarlo de entrada fuera de los candidatos definitivos, votar a un candidato intermedio y de edad avanzada que realice un pontificado corto de transición o por un desconocido que dará una imagen renovada a la Iglesia.

Las hipótesis también afectan a la duración del Cónclave que comienza el lunes donde hay teorías para todos los gustos.

"Será más largo que los anteriores para no dar la sensación de superficialidad", aseguraron numerosos expertos en debates en la televisión. "Tres días. El papa será elegido el miércoles", pronosticó Luigi Accatoli, vaticanista del Corriere de la Sera, apuntando que la Iglesia quería dar a los fieles una imagen de unidad.

publicidad

Ante este aluvión de teorías provocado por el voto de silencio impuesto por el decano Ratzinger a sus compañeros cardenales, el portavoz del Vaticano, Joaquín Navarro Valls, envió un mensaje claro a los expertos excesivamente visionarios: los cardenales "no han hablado de nombres concretos" todavía y entre ellos reina un gran "consenso".

Pero sus palabras no interrumpirán este imparable torrente de información. Escribir sobre una reunión secreta, ancestral y salpicada de divinidad se torna un ejercicio apasionante en un mundo donde apenas hay lugar para el misterio.

Por otro lado, los 143 cardinales juntados en su última reunión general previa al Cónclave desearon un feliz aniversario a su decano, el cardenal alemán Joseph Ratzinger, que celebraba su 78 cumpleaños, anunció el servicio de prensa del Vaticano.

Un comunicado del portavoz Joaquín Navarro Valls indicó que el cardenal Camarlengo, el español Eduardo Martinez Somalo, pronunció, en nombre de todos, las felicitaciones a Ratzinger por su cumpleaños.

Sin nombres

Durente esta reunión, los cardenales no hablaron de nombres en ninguna de sus congregaciónes generales, que se celebraron ¿en un ambiente de "gran familiaridad" y "consenso", dijo el portavoz del Vaticano.

"Confirmo que en ninguna de estas reuniones se ha hablado de nombres", declaró Joaquín Navarro Valls en una rueda de prensa.

publicidad

El portavoz precisó que los debates mantenidos durante las 12 reuniones de la congregación cardenalicia que se celebraron desde la muerte de Juan Pablo II permitieron a los purpurados "lograr un amplísimo consenso sobre los temas generales que se discutieron".

"Se puede decir que se desarrollaron en un ambiente de gran familiaridad", agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad