publicidad

El Vaticano se desmarcó de sermón pronunciado por el predicador del Papa

El Vaticano se desmarcó de sermón pronunciado por el predicador del Papa

El Vaticano se desmarcó de la comparación que hizo el predicador papal entre los ataques a Benedicto XVI y el antisemitismo.

El Vaticano se desmarcó de sermón pronunciado por el predicador del Papa...

Ejemplo erróneo

CIUDAD DEL VATICANO - La comparación que hizo el predicador papal entre los ataques a Benedicto XVI por los escándalos de pedofilia y el antisemitismo no se corresponde con la línea de pensamiento de la Iglesia, declaró a Radio Vaticano el portavoz de la Santa Sede.

"Hacer una aproximación entre los ataques contra el Papa por el escándalo de pedofilia y el antisemitismo no es la línea seguida por la Santa Sede", declaró el padre Lombardi este sábado por la mañana.

Y estimó que el predicador, el padre Raniero Cantalamessa, "sólo quiso hacer pública la solidaridad con el Papa expresada por un judío a la luz de la particular experiencia dolorosa sufrida por su pueblo".

publicidad

Reconoció asimismo que "el hecho de citarla podía suscitar malentendidos".

Sermón polémico

El viernes por la noche, durante la liturgia de la Pasión de Cristo, el franciscano Cantalamessa, predicador de la casa pontificia, leyó una carta de "solidaridad" con el Papa y la Iglesia, que dijo haber recibido de un "amigo judío".

"Con disgusto sigo el ataque violento y focalizado contra la Iglesia y el Papa", escribe el autor de la carta. "El empleo de los estereotipos, el transvase de responsabilidades y la culpa personal sobre la colectiva me recuerdan los aspectos más vergonzosos del antisemitismo", agrega.

El Papa es acusado por la prensa alemana y estadounidense de haber encubierto abusos sexuales a menores cometidos por el clero cuando era arzobispo de Múnich y durante el periodo en que dirigió la Sagrada Congregación para la doctrina de la Fe (Ex Santo Oficio).

Rabino fustiga

La comparación de los ataques al Papa por los escándalos de pedofilia con el antisemitismo, como hizo el predicador del Vaticano Cantalamessa durante su sermón de la liturgia del Viernes Santo, es de "mal gusto" e "inapropiada", estimó el rabino de Roma, Riccardo Di Segni.

"El paralelismo que se hizo en San Pedro no tiene razón de ser. Son declaraciones completamente fuera de lugar", declaró Di Segni en una entrevista al diario La Stampa.

publicidad

Di Segni, el mismo que había desafiado a mediados de enero las reticencias de buena parte de la comunidad judía mundial al recibir a Benedicto XVI en la sinagoga de Roma, consideró que esta comparación es especialmente inoportuna, ya que "ninguna persona de la comunidad judía intervino hasta ahora" en los escándalos pedófilos que sacuden a la Iglesia.

Estos abusos "son un problema de la Iglesia católica y no nos corresponde a nosotros intervenir ni hacer comparaciones que no se pueden hacer", añadió.

Tildan de insulto

La comparación que hizo el predicador del Vaticano entre los ataques al Papa por los escándalos de pedofilia y el antisemitismo es "un insulto y una impertinencia", afirmó este sábado el secretario general del Consejo Central de los Judíos de Alemania.

"Se trata de una impertinencia y de un insulto para las víctimas de los abusos sexuales, así como para las víctimas de la Shoah", declaró Stephan Kramer a la Agencia Francesa de Noticias (AFP).

El Vaticano "recurre a los métodos habituales utilizados desde hace décadas para sofocar y ocultar las historias que salpican" a la Iglesia católica, según Kramer.

El Papa se desmarca

Durante la misa solemne del Viernes Santo, el predicador personal del papa Benedicto XVI dijo que las acusaciones contra el pontífice y la Iglesia en el escándalo por abusos sexuales se parecen a los "aspectos más vergonzosos del antisemitismo".

publicidad

Pero unas horas después, ante la oleada de críticas que desató la comparación, el Vaticano consideró necesario deslindar al Papa de las declaraciones del predicador.

Tanto grupos judíos como víctimas de presuntos abusos sexuales consideraron que era inapropiado comparar la incomodidad que experimentaría la jerarquía eclesiástica en el escándalo actual con los hechos de violencia que culminaron con la matanza masiva de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

A la defensiva

El Vaticano ha estado a la defensiva en los últimos días, al señalar que la Iglesia ha sido señalada y estereotipada por el asunto de los curas pederastas, algo que la Santa Sede ha considerado un problema de toda la sociedad, no sólo de los clérigos.

Pero una comparación con el antisemitismo pareció particularmente delicada en un Viernes Santo, luego de décadas de esfuerzos por parte de judíos y católicos para superar la desconfianza mutua.

Entre los católicos hubo durante siglos creencias de que los judíos eran responsables colectivamente por la muerte de Cristo, y un logro histórico del Concilio Vaticano Segundo, de la década de 1960, fue una declaración de que los judíos no debían ser culpados por la crucifixión.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad