publicidad

El transbordador Endeavour se acopló a la Estación Espacial Internacional

El transbordador Endeavour se acopló a la Estación Espacial Internacional

El transbordador Endeavour se acopló a la Estación Espacial Internacional y astronautas iniciaron faenas.

A 400 km de altura

WASHINGTON - El transbordador Endeavour se acopló el martes a la Estación Espacial Internacional (ISS), donde sus tripulantes instalarán en los próximos días el módulo Tranquility, que añadirá más espacio al complejo orbital.

La operación fue dirigida por el comandante George Zamka junto al piloto Terry Virts, quien guió al transbordador hasta su encuentro con el complejo espacial que circunda la Tierra a casi 400 kilómetros de altura.

"El Endeavour se ha unido a la ISS. Muy buen trabajo", señaló el control de la misión en el Centro Espacial Johnson, en Houston (Texas), tras completarse la operación a las 12:06 hora de Washington (05:06 GMT del miércoles), justo en el momento en que el complejo orbitaba sobre Portugal.

La tripulación del Endeavour, que partió en la madrugada del lunes del Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral, fue despertada poco antes de aproximarse a la Estación Espacial, a las 21:14 GMT, cuando el transbordador efectuaba su trigésima órbita desde la Tierra.

Despertador musical

La tripulación fue despertada con la canción "Katmandu" interpretada por Bob Seger, que fue tocada para el Comandante George Zamka, de origen colombiano y quien horas después iba a dirigir la operación de acoplamiento.

Antes del descanso, el comandante George Zamka, el piloto Terry Virts y los especialistas de misión Kay Hire, Stephen Robinson, Nicholas Patrick y Robert Behnken llevaron a cabo la inspección de los paneles térmicos que, como escamas, recubren la parte inferior, los extremos y la nariz del Endeavour.

publicidad

El Control de Misión la NASA dijo que los exámenes rutinarios no habían mostrado daños en el transbordador tras el lanzamiento el lunes. Todas las fotos e información colectadas durante los primeros dos primeros días de vuelo indican que el Endeavour no sufrió daños de consideración durante el despegue. Pero el análisis continuaba y unos centenares de fotos tomadas desde la estación espacial durante el acercamiento del transbordador arrojarán datos adicionales, dijo LeRoy Cain, jefe del equipo a cargo de la misión.

Ojo electrónico

Zamka, Hire y Patrick usaron el brazo robótico de la nave y su extensión de "Sensor orbital" como una grúa con cámaras en el extremo para inspeccionar el cono delantero de la nave. Hire reemplazó a Zamka durante la inspección del ala de babor.

Igualmente, cuando se encontraba a unos 200 metros de la ISS, el comandante George Zamka hizo girar el transbordador, para que dos de los ocupantes de la estación, Jeff Williams y Oleg Kotov, pudieran fotografiar la parte posterior y enviar las fotos a la NASA, con objeto de evaluar si se han producido daños.

Una vez abiertas las compuertas del Endeavour y de la ISS, el primer material que se trasladará a la estación serán los trajes espaciales que se van a utilizar en las caminatas, así como las herramientas necesarias para reparar el sistema de destilación de agua.

publicidad

Agenda de trabajos

El objetivo principal de la misión, además del avituallamiento rutinario, es la instalación del módulo Tranquility, que ampliará el espacio de trabajo de los astronautas, y de una cúpula de seis amplios ventanales que les permitirá una vista panorámica de la Tierra y del cielo sin distorsiones atmosféricas.

Para esa instalación se requerirán tres caminatas espaciales, de seis horas y media cada una, durante la misión del Endeavour.

El módulo Tranquility, construido por Italia, y la cúpula son una contribución de la Agencia Espacial Europea (ESA) cuyos miembros forman parte del consorcio internacional que integran 16 países para la construcción de la ISS.

Base millonaria

Jean Jacques Dordain, director de la ESA, subrayó en una rueda de prensa celebrada esta semana, que la cúpula "brindará una ventana a los astronautas desde la estación espacial" y eso hará más fácil pasar seis meses en su interior.

La construcción de la ISS, que costará $100,000 millones, deberá quedar concluida en un 90 por ciento antes de que se produzca el retiro de los transbordadores.

El Tranquility se unirá a los otros módulos que están en pleno funcionamiento en la estación espacial, entre ellos el laboratorio científico Destiny, el compartimiento Quest y los módulos Unity y Harmony.

publicidad

Abren escotilla

Los astronautas del transbordador Endeavour entraron en el interior de ese laboratorio orbital y abrazaron a sus tripulantes, informó la agencia oficial rusa Itar-Tass.

El primero en abrir la escotilla y penetrar en la estación fue el comandante del Endeavour, George Zamka, quien dirigió la operación de acoplamiento con el complejo espacial que circunda la Tierra a casi 400 kilómetros de altura.

Después de Zamka entraron en la ISS los demás expedicionarios del Endeavour: el piloto Terry Virts y los especialistas Nicholas Patrick, Robert Behnken, Stephen Robinson y Kathryn Hire.

Enganche perfecto

En la Estación Espacial les dieron la bienvenida los integrantes de la actual misión permanente de la plataforma: los cosmonautas rusos Maxim Suráyev y Oleg Kotov, los estadounidenses Jeff Williams y Timothy Creamer, y el japonés Soichi Noguchi.

El encuentro de los once astronautas tuvo lugar más de dos horas después del acoplamiento, tiempo que ambas tripulaciones necesitaron para comprobar el estado hermético del nudo de enganche entre la EEI y el Endeavour, que transporta un nuevo módulo, Tranquility.

El objetivo principal de la misión del Endeavour, además del avituallamiento rutinario, es la instalación del Tranquility, que ampliará el espacio de trabajo de los astronautas, y de una cúpula de seis amplios ventanales que les permitirá una vista panorámica de la Tierra y del cielo sin distorsiones atmosféricas.

publicidad

No más de noche

Este fue el último lanzamiento nocturno de un transbordador.

La NASA dará de baja su flota de tres transbordadores a finales de este año, tras otros cuatro vuelos programados.

Esta misión del Endeavour ocurre en momentos en que la NASA comienza a evaluar su futuro, después de que el presidente estadounidense Barack Obama propuso abandonar el plan Constellation para enviar astronautas a la Luna en 2020 e iniciar la posterior conquista de Marte.

Una vez que los trasbordadores dejen de volar, Estados Unidos dependerá exclusivamente de los Soyuz rusos para trasladar astronautas a la ISS.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad