publicidad

El tercer estadounidense con ébola es un médico de Boston

El tercer estadounidense con ébola es un médico de Boston

Se trata del doctor Rick Sacra, que regresó a Liberia para trabajar como obstetra en un hospital de Monrovia.

Ébola sigue sumando víctimas, y se conoce el nombre del tercer americano con el virus Univision

El tercer estadounidense contagiado de ébola en Liberia es el doctor Rick Sacra, que regresó al país africano para trabajar como obstetra en un hospital de Monrovia después del contagio de sus compañeros Kent Brantly y Nancy Writebol, según informó el grupo religioso en el que colaboraba.

Sacra, de 51 años, regresó a Liberia hace un mes para colaborar en el nacimiento de niños en el centro médico ELWA que SIM USA tiene en la capital del país africano, dijo el presidente del grupo religioso, Bruce Johnson, en conferencia de prensa.

Asimismo se informó que Sacra se encuentra en aislamiento en Liberia.

Johnson explicó que desconoce si, al contrario de lo sucedió con Brantly y Writebol, que se recuperaron de la enfermedad en el Hospital Universitario de Emory, en Atlanta (Georgia), Sacra regresará a Estados Unidos para proseguir con el tratamiento contra el ébola.

Primeras palabras de Nancy Writebol, la segunda americana que se recuperó del virus Ébola Univision

El grupo religioso, cuya sede está en Charlotte, Carolina del Norte, explicó que el médico está en aislamiento en Monrovia y que todavía desconocen la vía de contagio.

"Esos fueron unos días bien, bien oscuros", aseguró la misionera en la misma conferencia de prensa, realizada en la sede de SIM USA en Charlotte. Writebol y Brantly fueron dados de alta el mes pasado tras ser tratados durante tres semanas por la virulenta enfermedad y se convirtieron en los primeros humanos en recibir el medicamento experimental ZMapp.

Writebol dijo que cree que este medicamento, la atención médica que recibió y su fe la salvaron de esta enfermedad, que ha causado ya más de 1,550 muertes.

ONU pide más ayuda contra la amenaza del ébola

publicidad

En tanto, este miércoles, las máximas autoridades sanitarias de la ONU pidieron más ayuda internacional para tratar la epidemia de ébola, a la que consideraron una "amenaza global", y aseguraron que una mayor coordinación puede contribuir a salvar más vidas.

"No estamos en posición de poder permitirnos perder ni un solo día", dijo el coordinador de las Naciones Unidas para el ébola, David Nabarro, que advirtió que "este brote se está moviendo por delante de los esfuerzos para su control".

Nabarro, que volvió recientemente de un viaje a la región de África Occidental, foco principal de la epidemia, aseguró en una rueda de prensa junto a la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan, que estos países "dependen mucho" de la solidaridad internacional.

¿Se puede hallar una cura contra el Ébola? Un reconocido investigador tiene la respuesta Univision

"Necesitamos una coordinación fuerte y poderosa para enfrentar esta compleja situación", dijo Nabarro, que aseguró que "la coordinación salva vidas y mejora resultados".

La directora general de la OMS indicó que se trata de la epidemia "más compleja" que han reportado las autoridades sanitarias hasta la fecha, con más de 3,500 casos registrados en Guinea Conakry, Sierra Leona, Liberia y Nigeria, y con más de 1,900 víctimas mortales, según datos de esta semana.

Chan mencionó además el caso de un infectado de Liberia que viajó en avión a Nigeria y un infectado guineano que llegó en coche a territorio senegalés, además de un pequeño brote en el Congo, no relacionado con el de África Occidental.

publicidad

"Claramente es un brote independiente, es importante señalar que no se ha extendido de África Occidental a África Central", enfatizó Chan, que hizo hincapié en la importancia de "no estigmatizar" a los enfermos para que no se avergüencen de acudir al médico para ser tratados y evitar la propagación del virus.

La directora general advirtió que el brote de ébola es una "amenaza global", por lo que pidió a la comunidad internacional que se una a hacer más para combatir la epidemia que, según cálculos preliminares, podría costar más de 600 millones de dólares.

"El ébola no es una enfermedad nueva, en el sentido que sabemos qué hacer y cómo hacerlo, pero tiene que haber coordinación", aseveró Chan, que destacó la ayuda de la Unión Africana, la Cruz Roja, el Banco Mundial y otras instituciones.

Además, destacó la necesidad de trabajar con los gobiernos, que están liderando la respuesta, los líderes religiosos, los líderes comunales y las ONG para evitar que se extiendan rumores sobre que la enfermedad fue traída desde fuera o que es incurable.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad