publicidad

El Papa pedirá perdón en Irlanda por los abusos sexuales

El Papa pedirá perdón en Irlanda por los abusos sexuales

Dijo sentir "verguenza" y "remordimiento" y advirtió a los curas pedófilos que deben responder ante Dios y los tribunales.

El Papa pedirá perdón en Irlanda por los abusos sexuales a5ac219cb0f642b...

Carta pastoral

DUBLIN - El papa Benedicto XVI pidió erdón a las víctimas de los curas pederastas en Irlanda, diciendo que siente "vergüenza", y advirtiendo a esos sacerdotes que deben responder ante Dios y los tribunales, al tiempo que ordenó una inspección de las diócesis y seminarios donde se cometieron esos abusos.

Asimismo, el Pontífice ha abroncado a los obispos irlandeses por la "lamentable" gestión de los abusos que la Iglesia recién empieza a reconocer la magnitud del abuso de niños tolerado en muchas de sus parroquias y escuelas durante el siglo pasado en todo el mundo.En una carta pastoral a los fieles irlandeses, leída en toda Europa en medio de un creciente escándalo multinacional, el pontífice no admitió responsabilidad alguna por parte del Vaticano. Y tampoco mencionó castigos específicos para los obispos acusados por las víctimas e investigaciones del gobierno irlandés por haber encubierto años de abusos.

publicidad

Aunque la carta estaba dirigida a los irlandeses, el Vaticano dijo que podía interpretarse como que se aplicaba a otros países. Cientos de denuncias de abusos han salido recientemente a luz en toda Europa, incluso en la Alemania natal del Papa.

"Ustedes han sufrido lastimosamente y lo siento profundamente", dijo Benedicto, hablando a las generaciones de católicos irlandeses que padecieron abusos "pecaminosos y criminales" a manos de sacerdotes, hermanos religiosos y monjas.

"Incomprensible"

"Es comprensible que encuentren difícil perdonar o reconciliarse con la Iglesia", agregó. "En su nombre, manifiesto abiertamente la vergüenza y remordimiento que sentimos todos".

Benedicto aplicó sus términos más enérgicos a los autores de los abusos, diciendo que habían traicionado la confianza de los fieles, avergonzando a la Iglesia, y que debían responder tanto ante Dios como ante las autoridades civiles.

"No oculten nada", les exhortó. "Reconozcan abiertamente sus culpas y sométanse a las demandas de la justicia, sin perder confianza en la misericordia divina".

Mensaje de aliento

En la Carta Benedicto XVI expresa su "aliento, apoyo y solidaridad" ante los abusos sexuales a centenares de menores cometidos por sacerdotes católicos durante años en ese país.

"Queridos hermanos, os escribo con gran preocupación como Pastor de la Iglesia universal. Al igual que vosotros, estoy profundamente consternado por las noticias sobre abusos de niños y jóvenes indefensos por parte de miembros de la Iglesia, especialmente sacerdotes y religiosos...", comienza la carta, una misiva "directa, con estilo sencillo y frases fortísimas", según precisó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

publicidad

En el texto, con el que el Papa "no busca excusas algunas", según subrayó el portavoz, Benedicto XVI dice que "comparte" la "desazón y el sentimiento de traición" que muchos irlandeses experimentaron al enterarse "de esos actos pecaminosos y criminales y del modo en que fueron afrontados por las autoridades de la Iglesia en Irlanda".

Escándalo mundial

El escándalo de pedofilia pasó de Canadá y Australia en los años 80 hasta Irlanda en los 90 para alcanzar Estados Unidos a fin de siglo y finalmente la patria del pontífice.

Tanto los comentaristas como los defensores de las víctimas coinciden en que el mensaje papal a Irlanda, para empezar a restañar la imagen empañada de la Iglesia, debe quebrar su silencio sobre el papel que tuvo la jerarquía católica para proteger a los pedófilos de la justicia.

"¿No es hora de que el mismo papa Benedicto XVI reconozca su cuota de responsabilidad, en vez de quejarse por una campaña sobre su persona? Ninguna otra persona en la Iglesia ha tenido que lidiar con tantos casos de abusos en su escritorio", comentó el religioso suizo Hans Kung, teólogo disidente.

"La honestidad exige que el mismo Joseph Ratzinger, el hombre que durante décadas ha sido el principal responsable del encubrimiento mundial, finalmente pronuncie su mea culpa", agregó Kung.

publicidad

Víctimas decepcionadas

Los grupos de víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes pederastas en Irlanda se manifestaron decepcionados por el contenido de la Carta pastoral del papa Benedicto XVI.

"Sentimos que la Carta se queda corta a la hora de tratar las preocupaciones de las víctimas", dijo hoy Maeve Lewis, directora ejecutiva de "One in Four" ("Uno de cada Cuatro").

En su opinión, en su misiva, el Papa dirige sus críticas principalmente hacia los curas irlandeses de bajo rango, al tiempo que se olvida de la responsabilidad del Vaticano en los abusos sexuales de menores, no sólo en Irlanda sino en todo el mundo.

Querían renuncias

Tampoco pide, recalcó Lewis, la dimisión del primado de la Iglesia Católica irlandesa, el cardenal Séan Brady, tal y como vienen reclamando todos los grupos de víctimas.

Otra víctima de los abusos sexuales, Andrew Madden, consideró hoy en un comunicado que la Carta "no aborda este asunto con total seriedad".

"El contexto es, por supuesto, inapropiado, ya que -explicó Madden-, por definición, una Carta pastoral está dirigida sólo a los católicos practicantes y, por tanto, hace caso omiso de mucha otra gente que se ha visto afectada por esta cuestión".

"Como habíamos previsto, la Carta tampoco aborda ninguno de los asuntos que hemos presentado yo mismo y otros grupos en nuestra carta abierta al Papa del pasado mes", añadió.

publicidad

Disculpa y culpa

Aquel texto pedía, además de la disculpa, una admisión de culpabilidad del Vaticano por sus propios fracasos e instaba al Papa a aceptar la dimisión de varios altos cargos irlandeses, incluida la del cardenal Brady.

El purpurado se ha visto obligado esta semana a pedir perdón por haber ocultado el caso de abusos de menores cometidos por un sacerdote pederasta en la década de los años 70.

El primado, que siendo sacerdote en 1975 estuvo presente en dos reuniones en las que se pidió a dos niños víctimas de los abusos del cura Brendan Smyth que hicieran un voto de silencio, también dio a entender que reflexionará sobre su futuro, aunque ha descartado dimitir a menos que se lo pida Benedicto XVI.

No es la forma

"Una carta pastoral -continúo hoy Madden- no es la manera de responder a los informes de Ferns, Ryan y Murphy que abordaban violaciones, maltratos y abusos sexuales de niños a manos de curas y religiosos en este país y que fueron ocultados por las autoridades de la Iglesia".

En 2008, la pequeña diócesis de Ferns, al sureste de Irlanda, acaparó la atención nacional e internacional cuando un informe reveló la existencia de más de cien casos de abusos sexuales cometidos entre 1962 y 2002 por sacerdotes, algunos de los cuales trabajan o trabajaron en algún momento en la de Dublín.

Tres clérigos resultaron especialmente malparados, Sean Fortune -responsable de 26 agresiones-, Donal Collins -director de escuela- y Martin Clancy, quien violó y dejó embarazada a una niña de 14 años.

publicidad

Aquella investigación también denunció la pasividad de varios obispos de la diócesis a la hora de proteger a los menores y la actuación de la Policía, acusaciones que se han repetido en posteriores investigaciones.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad