publicidad

El papa Francisco, cansado pero sonriente, retoma sus actividades

El papa Francisco, cansado pero sonriente, retoma sus actividades

El papa Francisco pasó una ajetreada mañana repleta de audiencias, luego de cancelar sus actividades.

Tercera suspensión de actividades en el mes

El papa Francisco pasó una ajetreada mañana repleta de audiencias, a pesar de las nuevas preocupaciones con respecto a su salud, que se dispararon tras verse obligado a cancelar una de sus salidas oficiales, informa The Associated Press.

Francisco, de 77 años, parecía cansado pero sonrió con frecuencia durante una más corta de lo habitual audiencia de diez minutos con el presidente de Madagascar. Además el papa pronunció sin problemas un discurso ante una delegación ortodoxa que también tenía concertada una visita y se reunió con dos cardenales del Vaticano.

En el último momento Francisco canceló el viernes una visita a un hospital de Roma, la tercera vez que lo hace por encontrarse cansado o enfermo durante el mes de junio.

'Indisposición inesperada'

El Vaticano dijo que el sufrió una "indisposición inesperada" pero que no temían por su salud. Francisco solo tiene un pulmón, tiene mal la espalda y tuvo un problema intestinal a principios de este mes.

Según los medios de comunicación, estaba "muy cansado" y sufría jaquecas, acentuadas por una ola de calor, acotó por su parte la Agencia France Press.

Dolencias hacen que el papa Francisco reduzca su programa KAKW

El sábado, a partir de las 07:30 GMT, Jorge Bergoglio recibió al cardenal de Quebec, Marc Ouellet, prefecto de la Congregación de Obispos.

Luego se reunió con el presidente de Madagascar Hery Rajaonarimampianina. Según los periodistas presentes, el papa mostraba cierto cansancio pero sonrió con su habitual afabilidad. La entrevista se centró en la lucha contra la pobreza y las desigualdades sociales y duró unos 10 minutos.

El papa tuvo algunos ataques de tos y hablaba muy bajo.

Rajaonarimampianina viajó a Roma para asistir a la entrega del palio a un obispo de su país de manos del papa, el domingo, con motivo de la fiesta de San Pedro y San Pablo.

'No hay motivos de preocupación'

Esta fiesta fue también el motivo de la venida el sábado al Vaticano de una delegación del patriarca ecuménico de Constantinopla ante la que el papa pronunció un discurso en el que evocó sus diferentes encuentros con "su hermano querido", el patriarca ortodoxo Bartolomé.

publicidad

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, ya informó el viernes en un comunicado que el obispo de Roma continuaría con sus compromisos programados para este fin de semana y aseguró que "no hay motivos de preocupación" por su salud, indica a su vez Efe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad