publicidad

El Papa de los 33 días

El Papa de los 33 días

Fue hace 30 años. El Papa apareció muerto en su habitación. Llevaba sólo 33 días de pontificado. No hubo autopsia.

El Papa de los 33 días ec3c7fd0bea04b1b9b747eb8de7e0ff4.jpg

Cardenal Luciani

ROMA - Fue hace 30 años. El papa Juan Pablo I apareció muerto en su habitación. Llevaba sólo 33 días de pontificado y, según el comunicado oficial, murió de un infarto agudo de miocardio, aunque el motivo de su fallecimiento no ha estado exento de teorías conspirativas debido a la falta de una autopsia.

Nacido el 17 de octubre de 1912, en Forno di Canale, Italia, Albino Luciani, el papa Juan Pablo I, estuvo al frente de la Iglesia Católica durante 33 días, en el papado más breve del siglo XX y uno de los más cortos de la historia.

Ordenado sacerdote el 17 de julio de 1935, el papa Juan XXIII lo promovió obispo en 1958 antes de consagrarlo cardenal, 15 años más tarde.

El 26 de agosto de 1978 fue elegido Papa y el 28 de septiembre del mismo año, apareció muerto en su habitación.

publicidad

El parte oficial

Según el comunicado oficial, murió de un infarto agudo de miocardio y en su cama, aunque el motivo de su fallecimiento no ha estado exento de teorías conspirativas, debido a la falta de una autopsia y algunas incoherencias.

A las 04:30 GMT del día 29 de septiembre de 1978, el portavoz vaticano, padre Romeo Panciroli, leía un comunicado en el que informaba de la muerte del Pontífice.

"Hoy, 29 de septiembre de 1978, en torno a las 05:30 horas locales, el secretario particular del Papa, reverendo John Magee, al no haber encontrado al Santo Padre en la capilla del apartamento privado, como era habitual, lo ha buscado en su estancia y lo ha encontrado muerto, en el lecho, con la luz encendida, como si estuviese aún inmerso en la lectura", se decía en la nota.

Muerte repentina

El médico privado, doctor Renato Buzzonetti, avisado inmediatamente, según el comunicado, "constató el fallecimiento, producido presumiblemente hacia las 23:00 horas de ayer (28 de septiembre) y ha diagnosticado una muerte repentina debido a un infarto agudo de miocardio".

Existen aspectos de esta versión oficial que han sido desmentidas más tarde. Para empezar, el propio obispo irlandés, John Magee, confirmó en 1988 que no fue el primero en hallar el cadáver del Pontífice, sino una monja encargada del trabajo doméstico.

En cuanto a las teorías de la conspiración, la más difundida habla de un magnicidio perpetrado para evitar que el también conocido como el "Papa de la sonrisa" llevara a cabo un presunto programa de cambios y medidas tan decisivas como cortar la relación del Banco Vaticano con el Banco Ambrosiano.

publicidad

Fondos secretos

El primero era el accionista principal del segundo, por lo que el Vaticano se vio salpicado por el escándalo de los fondos secretos que, a través del Banco Ambrosiano, Estados Unidos enviaba al sindicato polaco Solidaridad en su lucha contra el régimen comunista y a la oposición a la Revolución Sandinista en Nicaragua.

Asimismo, se especuló que la muerte de Juan Pablo I estuvo relacionada con su intención de destituir al entonces presidente del Banco Vaticano, el arzobispo estadounidense Paul Marcinkus, por su gestión opaca de las cuentas y sus relaciones con el presidente del Ambrosiano, Roberto Calvi, miembro de una logia masónica llamada Propaganda Dos (P2) y con la mafia.

El 9 de octubre de 2006, después de ver la película sobre Juan Pablo I, "Papa Luciani: la sonrisa de Dios", Benedicto XVI dijo del desaparecido pontífice que "era fiel a la tradición y abierto a la renovación". ¿Aún con el riesgo de perder su vida?

Profecía de Fátima

Lo cierto es que según aseguró su hermano Eduardo Luciani, una entrevista publicada por la revista semanal italiano Chi, en noviembre de 2006, Sor Lucía, la religiosa portuguesa testigo de las apariciones de la Virgen en Fátima (Portugal), comunicó al entonces cardenal Albino Luciani su breve pontificado.

Las declaraciones de Eduardo Luciani llegaron después de una entrevista del secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarciso Bertone, en una entrevista publicada en el diario católico Avvenire en la cual el prelado afirmó tuvo una reunión con Sor Lucía quien negó cualquier profecía sobre la muerte de Juan Pablo I.

publicidad

Predicción o no, son cada vez más numerosos los católicos que exigen que se investigue la muerte del pontífice.

Massimo Camisasca, el sacerdote que mantuvo encuentros con los últimos tres papas como responsable ante el Vaticano del movimiento Comunión y Liberación, declaró en el diario italiano Corriere della Sera que "fue un error no haber hecho la autopsia a Juan Pablo I".

Exigen aclaración

Por su parte, un grupo de católicos españoles liderados por el sacerdote y teólogo, Jesús López Sáez, pidió que se aclaren las razones del deceso del Papa Luciani porque "es improbable que hubiera muerto por una afección cardiaca".

En su opinión "sin antecedentes coronarios y sin autopsia oficial no se puede sostener la tesis del infarto".

Con todo, el camino hacia la santidad de Juan Pablo I se allana, después de que a primeros de septiembre el postulador de la causa de beatificación del Papa Luciani, anunciara la existencia de un supuesto milagro por intercesión del fallecido pontífice, la curación de un jornalero italiano que padecía cáncer de estómago.

Paciente secreto

Enrico Dal Covolo, postulador de la causa de beatificación de Albino Luciani, quien en 1978 dirigió la Iglesia católica durante poco más de un mes con el nombre de Juan Pablo I, evitó, no obstante, revelar el nombre del enfermo, limitándose a señalar que es de la localidad sureña de Altamura, según informa la Agencia Agi.

publicidad

Dal Covolo contó que se trata de un jornalero, pobre, de Altamura, que padecía un tumor en el estómago y fue sometido a quimioterapia.

El jornalero soñó una noche con Juan Pablo I, quien, según Dal Covolo, le pidió que no dudara y que creyera que iba a sanar.

Varios días después, los médicos notaron que por causas inexplicables para la ciencia el cáncer había desaparecido y el hombre había sanado.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad