publicidad

El Papa con buen semblante, evita mencionar incidente

El Papa con buen semblante, evita mencionar incidente

El sábado, Benedicto XVI lució sereno al dar su mensaje a los feligreses; evitó mencionar el incidente de su agresión.

Sus peticiones

CIUDAD DEL VATICANO - El papa Benedicto XVI parecía estar en buen estado el sábado al dar su mensaje a los fieles congregados en la Plaza de San Pedro, evitando mencionar el incidente de hace dos días, cuando una mujer lo derribó mientras ingresaba a la Basílica de San Pedro para oficiar la misa de Nochebuena.

El sábado, el Papa continuó su programa navideño celebrando el ángelus para la fiesta de San Esteban, primer mártir de la cristiandad.

Benedicto XVI apareció sereno cuando salió al balcón de sus habitaciones y saludó a los fieles congregados, a pesar de la lluvia, en la plaza de San Pedro en el Vaticano.

Durante su homilía antes de la oración del ángelus, Benedicto XVI pidió practicar "el amor hacia los pobres".

Celebró luego la "cortesía del amor" que "no se rinde ante el mal y la violencia y derriba las barreras entre los hombres".

Evitó comentarlo

Al igual que la víspera, en ocasión de la tradicional bendición Urbi et orbi (a la ciudad y al mundo), el Papa no hizo alusión a su agresión.

El pontífice de 82 años no resultó lesionado el jueves cuando una mujer con problemas mentales saltó la barrera de seguridad y derribó a Benedicto XVI pero fue de inmediato dominada por los guardias.

Al caer, Benedicto XVI perdió su mitra y su báculo. Se quedó unos segundos en el piso antes de que lo ayudaran a levantarse. En ese momento algunas personas gritaron "¡Viva el Papa!" y varios más lo animaron.

publicidad

El Papa se levantó rápidamente, ileso. Aunque lució ligeramente sacudido, continuó con la misa. La mañana siguiente pronunció su tradicional mensaje de Día de Navidad.

El cardenal francés Roger Etchegaray, de 87 años y de larga carrera como diplomático del Vaticano, sufrió una fractura de cadera el caer durante el incidente y deberá ser operado.

No quería dañarlo

El vocero del Vaticano, el padre Federico Lombardi, dijo el sábado que el prelado Etchegaray sería sometido a cirugía probablemente el domingo.

"Los visitantes informan que el cardenal está sereno y de buen ánimo, que ofrece sus rezos por el Papa y que espera la cirugía con optimismo", dijo Lombardi en una declaración.

El Vaticano identificó a la agresora como la suizo-italiana Susanna Maiolo, de 25 años, quien sufre problemas siquiátricos y que protagonizó un incidente similar en la misa de Nochebuena del año pasado. Maiolo no estaba armada y fue llevada a una clínica para ser tratada, agregó.

La mujer seguía ingresada el sábado en una clínica y Lombardi dijo que ella todavía está bajo la jurisdicción del Vaticano.

Lombardi, indicó que la justicia vaticana decidirá en los próximos días, sobre la base de los informes médicos y de la gendarmería vaticana, "los pasos a seguir" con respecto a la joven.

publicidad

Serán compasivos

Lombardi había indicado que la cuestión "es más bien curarla", en vez de juzgarla.

Susanna Maiolo declaró a sus médicos, según la versión internet del periódico La Repubblica, que "no quería hacerle daño" a Benedicto XVI.

El viernes, el Papa recibió numerosos testimonios de respaldo de la clase política italiana, empezando por el presidente Giorgio Napolitano y el jefe de gobierno Silvio Berlusconi, este último agredido el 13 de diciembre en Milan.

El viernes había revelado que la justicia vaticana era "en general clemente".

El Vaticano dijo que revisará las medidas de seguridad.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad