publicidad

El Papa Benedicto XVI llegó a Fátima y oró a los pies de la Virgen del Rosario

El Papa Benedicto XVI llegó a Fátima y oró a los pies de la Virgen del Rosario

El papa Benedicto XVI se arrodilló frente a la estatua de la Virgen en la Capilla de las Apariciones de Fátima, en Portugal.

El Papa Benedicto XVI llegó a Fátima y oró a los pies de la Virgen del R...

Oración del Papa

FATIMA - El papa Benedicto XVI se arrodilló este miércoles frente a la estatua de la Virgen en la Capilla de las Apariciones de Fátima, en Portugal, a la que donó una rosa de oro y rezó por su predecesor, Juan Pablo II, quien visitó tres veces el santuario.

"Es motivo de profunda consolación para nosotros saber que has sido coronada no sólo con el oro y la plata de nuestras alegrías y esperanzas, sino también con la 'bala' que simboliza nuestras preocupaciones y sufrimientos", dijo el Papa en una oración en la que recordó a Juan Pablo II.

El fallecido pontífice estaba convencido de que la Virgen de Fátima le había salvado la vida tras el grave atentado sufrido en la plaza de San Pedro en 1981, precisamente un 13 de mayo, el mismo día de la primera de las apariciones marianas en 1917.

publicidad

Para agradecer ese gesto, Juan Pablo II fijó en el 2000 en la corona de la estatua de la virgen la bala que le extrajeron tras salvarse del atentado en la plaza de San Pedro a manos del terrorista turco Ali Agca.

Miles de feligreses

En el emblemático santuario, una inmensa muchedumbre de peregrinos y creyentes de todas las nacionalidades ovacionaron y aplaudieron al Papa al grito de "Viva o Papa" (Viva el Papa).

Benedicto XVI es uno de los principales conocedores de la llamada "tradición fatimista". Fue, como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe (ex Santo Oficio), quien explicó a nivel teológico el significado y el alcance del tercer secreto de Fátima y de su anuncio, 60 años antes, del atentado que sufriría Juan Pablo II.

El tercer secreto de Fátima fue revelado en el año 2000.

Es la quinta visita de un Papa a Fátima tras la celebrada por Pablo VI en 1967 y las tres de Juan Pablo II en 1982, 1991 y 2000.

Baño de multitudes

El Papa Benedicto XVI llegó al santuario mariano de Fátima a bordo de un helicóptero. En el lugar le esperaban miles de fieles, en la segunda etapa de su visita a Portugal, considerada la más emotiva por la Iglesia y en la que se sumará a la conmemoración de las apariciones de 1917.

El Papa identificó su viaje, nada más aterrizar en Portugal, con un peregrinaje al santuario, que recibe cada año cientos de miles de visitantes, y hoy encabezará la procesión nocturna de las velas en honor de la Virgen.

publicidad

Tras el multitudinario homenaje de los católicos que recibió ayer en Lisboa el papa "Bento", como es conocido en portugués, la enorme concentración de fieles en Fátima, cuyos accesos estaban hoy colapsados, hace prever a los medios lusos otra participación popular masiva en los actos del santuario.

¿Cree usted en la existencia del Tercer Secreto de Fátima? Comente aquí.

Zona de fe

En Fátima, situada a 125 kilómetros al norte de la capital, las autoridades lusas han realizado un gran de despliegue de seguridad y atención a los peregrinos, llegados de numerosos países.

Fátima se colma de visitantes sobre todo en la jornada del 13 de mayo, cuando se conmemoran las apariciones, y este año, con la llegada del Papá, los numerosos alojamientos del pequeño municipio luso estaban ya completos desde hace meses.

En la llamada oración de las vísperas, que preside este miércoles el Papa, participarán, además de los fieles, cerca de seis mil sacerdotes y religiosos llegados de todo Portugal y de numerosos países, sobre todo europeos.

Precisamente el décimo aniversario, que se celebra este año, de la beatificación de dos de los niños pastores que protagonizaron las apariciones de 1917 es el motivo central del viaje del Papa a Portugal, según han puesto de relieve la Iglesia lusa y el Vaticano.

Juan Pablo II

publicidad

El peregrinaje de Benedicto XVI a Fátima sigue los pasos de las tres visitas que realizó al santuario su antecesor, Juan Pablo II, que visitó Fátima en 1982, 1991 y 2000 y siempre agradeció a la Virgen portuguesa su salvación del atentado de 1981.

El Pontífice, que llegó ayer a Portugal en una visita de cuatro días que concluye el viernes en Oporto, se desplazó en helicóptero hasta Fátima tras celebrar en Lisboa una reunión con intelectuales portugueses y recibir al primer ministro luso, el socialista José Sócrates.

En el encuentro con cerca de 1,500 representantes de las artes y la cultura, la ciencia, el mundo académico, la economía y las comunidades religiosas, Benedicto XVI defendió el diálogo intercultural, la cooperación entre los países y los derechos humanos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad