publicidad

El Papa Benedicto XVI dijo que los inmigrantes "no son un problema"

El Papa Benedicto XVI dijo que los inmigrantes "no son un problema"

Benedicto XVI defendió la condición de los inmigrantes, a quienes pidió tratar como "un recurso" para toda la humanidad.

Unidad familiar

CIUDAD DEL VATICANO - El Papa Benedicto XVI defendió el lunes la condición de los inmigrantes, a quienes pidió tratar como "un recurso" para toda la humanidad en vez de considerarlos "un problema".

En un discurso que dirigió a los participantes en el VI Congreso Mundial para la Pastoral de los Emigrantes y Refugiados, que se celebra en el Vaticano, el Pontífice denunció que, debido a la crisis económica mundial, muchos inmigrantes se ven obligados a realizar trabajos "que no están en consonancia" con la dignidad humana.

Benedicto XVI pidió a los católicos a "abrir su corazón a los migrantes y sus familias", y dijo que "las migraciones invitan a evidenciar la unidad de la familia humana, el valor de la acogida, la hospitalidad y el amor por el prójimo. Eso debe ser traducido en gestos cotidianos de solidaridad, coparticipación y cercanía hacia los demás".

Ante más de 300 asistentes al encuentro convocado por el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Migrantes e Itinerantes, entre ellos dos obispos mexicanos, el obispo de Roma aludió a la amplitud del fenómeno migratorio en la actualidad.

Drama complejo

Aseguró que esa realidad "jamás había asumido una relevancia tan grande por consistencia y por complejidad de problemáticas", sobre todo gracias al "vasto proceso de globalización".

publicidad

"Millones de mujeres, hombres, niños, jóvenes y ancianos enfrentan los dramas de la emigración muchas veces para sobrevivir más que para buscar mejorar condiciones de vida para sí mismos o para sus familias", estableció.

Denunció que la brecha económica entre los países pobres y los industrializados se hace cada vez más grande mientras la crisis económica mundial ha reducido las posibilidades de empleo y aumentado el trabajo precario.

En busca de futuro

Esto ha provocado que muchos se hayan visto obligados a abandonar sus propias tierras dispuestos a aceptar trabajos en condiciones para nada acordes con la dignidad humana, y con una inserción difícil en las sociedades de recepción, apuntó.

"Hoy muchos migrantes abandonan sus países para huir de condiciones de vida humanamente inaceptables para encontrar en otros lugares la acogida que esperaban", sostuvo.

Por ello, "ante situaciones tan complejas", pidió reflexionar sobre las consecuencias de una sociedad basada sólo en el mero desarrollo material.

¿Qué opina de la postura del Papa ante los inmigrantes? Comente aquí,

Carácter solidario

Según el Papa el desarrollo auténtico debe incluir un carácter solidario porque, en una sociedad en vías de globalización, el bien común asume unas dimensiones que alcanzan a la entera humanidad.

publicidad

"Es necesario dar respuestas adecuadas a los grandes cambios sociales, teniendo claro que no puede existir un desarrollo efectivo si no se favorece el encuentro entre los pueblos, el diálogo entre las culturas y el respeto a las legítimas diferencias", sentenció.

En el congreso, que tiene por lema "Una respuesta al fenómeno migratorio en la era de la globalización", Benedicto XVI dijo que millones de personas, entre hombres, mujeres, niños, jóvenes y ancianos afrontan los dramas de la emigración "más para sobrevivir que para mejorar las condiciones de vida de ellos y de sus familiares".

"Cada vez se va haciendo más grande la distancia económica entre países pobres e industrializados. La crisis económica mundial, con el enorme crecimiento del paro, reduce la posibilidad de empleo y aumenta el número de aquellos que no logran encontrar ni siquiera un trabajo en precario", denunció el Papa.

Abandono forzoso

En otra parte de su discurso el Pontífice indicó que muchas personas se ven obligadas a abandonar su tierra y sus comunidades de origen y están dispuestas a aceptar trabajos "en condiciones en absoluto en consonancia con la dignidad humana, con una integración fatigosa en la sociedad de acogida debido al diferente idioma, cultura y ordenamiento social".

Benedicto XVI subrayó que muchos emigrantes abandonan sus países para huir de condiciones de vida humanamente "inaceptables" y que no encuentran la acogida que esperaban y que ante ello ha llegado el momento de reflexionar sobre las consecuencias de una sociedad basada sólo en el desarrollo material.

publicidad

El Papa abogó para que el actual fenómeno migratorio mundial sea considerado como una de las condiciones favorables a la comprensión entre los pueblos y para la construcción de la paz.

"La Iglesia invita a abrir el corazón a los emigrantes y sus familias, sabiendo que no son un problema, sino que constituyen un bien para revalorizar la humanidad y su desarrollo", manifestó Benedicto XVI.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad