publicidad

El Papa Benedicto XVI dijo que la Iglesia "está herida por nuestros pecados".

El Papa Benedicto XVI dijo que la Iglesia "está herida por nuestros pecados".

Benedicto XVI denunció que la Iglesia está herida por "nuestros pecados", pero Cristo "ama a esa Iglesia y su Evangelio".

El Papa Benedicto XVI dijo que la Iglesia "está herida por nuestros peca...

Mea culpa

LA VANETA, Malta - Benedicto XVI dijo que la Iglesia está herida por "nuestros pecados", pero Cristo ama a esa Iglesia y su Evangelio es la verdadera fuerza que "purifica y sana".

En la nunciatura de Malta, el sumo pontífice se reunió con ocho víctimas de curas pederastas malteses, confirmó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

El Papa hizo estas manifestaciones, con las que según fuentes vaticanas se refería a los casos de curas pederastas, en el avión que lo llevó a Malta, uno de los muchos países donde se han registrado escándalos de abusos sexuales de menores por sacerdotes católicos.

"Sé que Malta ama a Cristo y ama a su Iglesia, que es su cuerpo, y sé que, aunque ese cuerpo está herido por nuestros pecados, el Señor ama esta Iglesia, y su Evangelio es la fuerza que purifica y cura", dijo el Pontífice al hablar con los periodistas.

publicidad

El viaje, marcado por los escándalos de pederastia en la Iglesia que incluso han llegado a salpicar al Papa, tiene como objetivo conmemorar el 1,950 aniversario del naufragio de san Pablo en Malta, un evento que permitió la llegada y expansión del cristianismo a la isla.

Necesidad de purificación

Ello le dio pie para afirmar que "los naufragios que la vida nos puede deparar pueden ser útiles para nuevas iniciativas de nuestra vida", otra frase en la que los observadores vieron una referencia a esos casos y la necesidad de purificación.

En su discurso de bienvenida no hizo referencia alguna a esos casos, aunque el presidente de Malta, George Abela, resaltó el compromiso de la Iglesia para la salvaguardia de los niños y los más vulnerables, "para garantizar que no haya ningún puesto de refugio para aquellos que intentan hacer el mal".

Abela añadió que, por "desgracia", muchos miembros de la Iglesia se olvidan de los valores fundamentales que predica y, por ello, la Iglesia y el Estado tienen que trabajar juntos para adoptar medidas, leyes y mecanismos eficaces para contrarrestar los casos de abusos.

Trece bajo investigación

En Malta, según datos de la Iglesia Católica, 45 sacerdotes han sido investigados por abuso de menores.

De esos 45 casos, 19 fueron declarados "sin fundamento", mientras que 13 siguen abiertos.

Cuatro sacerdotes fueron sometidos a proceso canónico, declarados culpables y reducidos al estado laical, y otros dos han muerto ya.

publicidad

De entre las víctimas, una decena eran muchachos del Orfanato San José, de Santa Venera, que sufrieron abusos desde 1980 y han pedido reunirse con el Papa.

No se descarta que el encuentro pueda ser mañana a primera hora en la Nunciatura.

Reunión con víctimas

El encuentro de Benedicto XVI con víctimas de abusos sexuales por parte de curas se produjo tras la misa que el Pontífice ofició en la plaza de los Graneros, de Floriana, en las afueras de La Valeta y duró veinte minutos.

El Papa, según precisó Lombardi, estaba profundamente conmovido por las historias que le narraron y expresó "su vergüenza y pesar por lo sufrido por las víctimas y sus familias".

El Pontífice rezó con las víctimas y les aseguró que la Iglesia "está haciendo y continuará haciendo" todo lo que esté en sus manos para investigar las acusaciones, "para llevar ante la justicia a los responsables de los abusos y para implementar medidas efectivas orientadas a salvaguardar a la gente joven en el futuro".

Lombardi añadió que en el espíritu de su reciente carta a los católicos de Irlanda, Benedicto XVI rezó para que todas las víctimas de abusos experimenten "curación y reconciliación, permitiéndoles seguir adelante con renovada esperanza".

Uno a uno

El Papa habló uno a uno con las ochos víctimas de los abusos por parte del clero y según subrayó Lombardi el encuentro se produjo en un ambiente de "serenidad y sin tensión".

publicidad

Las ocho víctimas expresaron su "satisfacción" por el encuentro con el Papa, según dijeron en una rueda de prensa convocada en un convento de monjas dominicas, en la localidad de Attard, y con la presencia de un obispo maltés, el cual tenía lágrimas en los ojos.

Lawrence Grech, de 37 años, uno de la decena de muchachos del Orfanato San José, de Santa Venera, que sufrieron abusos desde 1980, que asistió al encuentro contó que tras el coloquio con el Papa se había quitado "un gran peso de encima".

"Junto con mis amigos hemos dado las gracias al Papa, ha sido una pesadilla que nos ha turbado durante años", dijo Grech a la prensa.

Tercera vez

Esta es la tercera vez que el Papa Ratzinger se reúne con víctimas de abusos sexuales. Ya lo hizo durante su viajes a Estados Unidos y Sidney (Australia), en abril y julio, respectivamente, de 2008.

En Malta, según datos de la Iglesia Católica, 45 sacerdotes han sido investigados por abuso de menores. De esos 45 casos, 19 fueron declarados "sin fundamento", mientras que 13 siguen abiertos.

Cuatro sacerdotes fueron sometidos a proceso canónico, declarados culpables y reducidos al estado laical, y otros dos han muerto ya.

De entre las víctimas, una decena eran muchachos del Orfanato San José, de Santa Venera, que sufrieron abusos desde 1980.

Las víctimas se había reunido anteriormente con el arzobispo de Malta, Paolo Cremona, quien les aseguró que la Iglesia y la sociedad deben discutir "en profundidad" el fenómeno de la pederastia, para, de esa manera, poder acabar con ese mal.

publicidad

El prelado defendió a las víctimas de los abusos, señaló que "han hecho bien" en contarlo los sufrimientos padecidos y aseguró que para la Iglesia estos hechos son "humillantes", sobre todo porque han sido cometidos por sacerdotes en los que confiaban los fieles.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad