publicidad

El grupo Estado Islámico destruye un antiguo templo en las ruinas de Palmira

El grupo Estado Islámico destruye un antiguo templo en las ruinas de Palmira

Los yihadistas del grupo Estado Islámico hicieron volar el templo de Baalshamin en la antigua ciudad de Palmira, en el este de Siria.

Los combatientes del grupo Estado Islámico destruyeron un templo en las ruinas antiguas de Palmira, en Siria, denunciaron activistas el domingo, hechos que concretan los peores temores que tenían los arqueólogos sobre esa ciudad de la era romana de hace 2,000 años después de que los extremistas la capturaran y decapitaran a un experto local en sitios históricos.

Palmira, uno de los sitios arqueológicos más espectaculares del Oriente Medio y al que la UNESCO declaró Patrimonio Mundial, se ubica cerca de la ciudad siria moderna del mismo nombre.

Lea: Líder del Estado Islámico murió en un ataque con dron.

Los activistas dijeron que los extremistas utilizaron explosivos para volar el templo Baalshamin desde sus cimientos y que el estallido fue tan potente que también dañó algunas de las columnas romanas que lo rodeaban.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, indicó el domingo en la noche que el templo fue destruido con explosivos hace un mes.

EEUU cree que ISIS usa armas químicas Univision

El activista Osama al-Khatib, originario de Palmira y residente en Turquía, afirmó que el templo fue volado el domingo. Ambas fuentes dijeron que los extremistas utilizaron gran cantidad de explosivos para destruirlo.

El Observatorio y al-Khatib basaron sus versiones en información de personas que continúan en Palmira. Las discrepancias en ambas versiones no pudieron ser reconciliadas de inmediato, aunque es habitual que surja información contradictoria relacionada con la prolongada guerra civil siria.

Se desconoce de inmediato la suerte que corrió el Templo de Bel, dedicado al dios semítico Bel. Partidarios del grupo Estado Islámico no han mencionado en las redes sociales la destrucción del templo.

Los extremistas suníes, que han impuesto una violenta interpretación de la ley islámica en el "califato" que establecieron en los territorios que controlan en Siria e Irak, afirman que las reliquias antiguas fomentan la idolatría y afirman que destruirlas es parte de la purga que efectúan contra el paganismo.

publicidad

Sin embargo, también se cree que han vendido a precios de remate las antigüedades que han saqueado para obtener importantes sumas de efectivo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad