publicidad

¿El Airbus se desintegró en el aire? Toma fuerza esa hipótesis

¿El Airbus se desintegró en el aire? Toma fuerza esa hipótesis

El avión con 228 personas a bordo atravesó una tormenta en un lugar denominado 'El Caldero Negro' y se desintegró

Tesis de Le Figaro

El Airbus de Air France que el 1 de junio iba de Rio de Janeiro a París con 228 personas a bordo atravesó una tormenta en un lugar denominado 'El Caldero Negro' y se desintegró. Sus restos cayeron al mar.Esa es la tesis del periódico Le Figaro, de Francia, desde el primer momento en que se conoció la noticia.

El fabricante del avión se ha negado a especular sobre las posibles causas del siniestro esperando los resultados de las investigaciones, mientras los gobiernos de Francia y Brasil han prometido aclarar todo lo ocurrido.

"No especulamos sobre la causa que desencadenó la tragedia. Apoyamos a las autoridades para determinar lo ocurrido", dijo Tom Enders, presidente de Airbus, en rueda de prensa.

Al ser preguntado de forma repetida por la cuestión y por las garantías de seguridad de los aviones del modelo que se estrelló, el Airbus A330, Enders remitió a la conferencia de prensa que ha convocado para este miércoles la Oficina de Investigaciones y Análisis, un organismo independiente orgánicamente vinculado al departamento francés de Transportes.

Descifrando el enigma

Los periodistas del diario francés parecen habérseles adelantado a los investigadores en descifrar el enigma de la tragedia del Airbus, con base en una minuciosa reconstrucción de los hechos. Al menos han tomado las piezas sueltas e intentan armar el rompecabezas.

Un artículo del diario El Pais titulado El puzle del Airbus hace referencia precisamente al planteamiento de Le Figaro y afirma que "algo encaja" en la hipótesis. Apunta que, en efecto, el avión o partes de él se habrían desintegrado en el aire como consecuencia de una diferencia brutal de presión entre el aire de dentro y de fuera de la aeronave.

publicidad

La explicación es que las dos sondas de velocidad del Airbus (una especie de pistolas adheridas en un espacio en la cabina de cara a la dirección de la marcha) quedaron inutilizadas por la fuerte lluvia o granizo y enviaron valores contradictorios que confundieron a la tripulación.

Lo anterior habría provocado que el avión entrara con una velocidad errónea a la zona de turbulencia. En opinión de Le Figaro, el Airbus llegó a 'El Caldero Negro' en plena ebullición de la tormenta, sin los medidores ajustados, sin que los pilotos supieran cuál era la velocidad exacta del  Airbus.

Presión mortal

Expertos consultados por Le Figaro exponen dos posibilidades que se tienen al manejar un Airbus. Si va a una velocidad inferior a la recomendable puede ocasionar simplemente que el avión se desplome. Y, por el contrario, si va a una velocidad mayor de la debida y además atraviesa una zona de turbulencias somete al avión a presiones descomunales.

Lo anterior pudo producir un agujero en el fuselaje o que la cabina o varias de las ventanillas de los pasajeros estallaran.

En cualquiera de los dos casos, la diferencia de presión entre el aire de dentro y el de fuera acarrearía una desintegración de la cabina o parte del avión en pleno vuelo, describe El Pais citando al diario francés.

Lo que sea que haya pasado con las sondas de velocidad obligó a Air France a reemplazar todas las sondas "Pitot" de sus aviones Airbus A330 y A340 por modelos de nueva generación, ante la presión ejercida por varios pilotos que se negaron a viajar si no se cumplía con tal exigencia.

publicidad

Reconstrucción de los hechos

Hay más pistas que refuerzan la tesis de la desintegración del avión: los mensajes automáticos enviados por el avión antes y en medio del siniestro, el estado de los casi 50 cadáveres recuperados y los restos del Airbus, hallados en un radio de 80 kilómetros cuadrados.

Le Figaro reconstruyó el lapso desde que el piloto se comunicó por última vez con la torre de control brasileña, indicando que entraba en zona de turbulencias, hasta que llegó al ordenador central del aeropuerto Charles de Gaulle de Paris, el último mensaje automático que informaba que la cabina tomaba una 'velocidad vertical', esto es hacia el mar.

El último mensaje "cabina en velocidad vertical", habría sido emitido justo en el momento en que el Airbus fue mayormente afectado.

Descartan explosión

De otro lado, la prensa brasileña afirma que el análisis de los forenses a los cuerpos rescatados muestra que las víctimas no presentan quemaduras, lo cual descarta la posibilidad de que el avión haya sufrido una explosión en pleno vuelo o que haya habido un acto terrorista.

Los cuerpos hallados flotaban desnudos, lo que hace presumir que el viento les arrancó la ropa mientras caían desde el avión hasta el mar. Igualmente los médicos afirman que las fracturas de las víctimas son producto del impacto contra el agua, y no hay signos de ahogamiento. En otras palabras, eran cadáveres cuando cayeron al océano.

publicidad

Mientras siguen las conjeturas se agota el tiempo de encontrar las cajas negras. En ellas está guardada, a 6,000 metros de profundidad, la mayor evidencia de lo que ocurrió en los últimos minutos del vuelo AF 447.

El submarino nuclear militar francés 'Emeraude', dotado de sonares ultrasensibles, tiene la msión de encontrarlas contrarreloj. El problema es que si por algún motivo ya no emite señales, las posibilidades de recuperación son ínfimas y el mar se habrá guardado siempre el secreto que falta develar para saber si el al Airbus de Air France se desintegró.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad