publicidad

Ejército afgano retoma ciudad sitiada por talibanes

Ejército afgano retoma ciudad sitiada por talibanes

A las 3:30 de la mañana de este jueves las tropas del gobierno retomaron Kunduz, con apoyo de la OTAN. 200 combatientes extremistas murieron.

Las tropas afganas recuperaron este jueves el control de la estratégica ciudad norteña de Kunduz, después de tres días de ocupación talibán, que puso en evidencia las carencias de este ejército que ahora hace frente solo a los insurgentes.

"La ciudad se tomó a las 3:30 de la mañana" del jueves, indicó el portavoz del Ministerio del Interior, Sediq Sediqqi., aunque admitió que la operación "para despejar la ciudad sigue en marcha" y podría llevar varios días.

Unos 200 combatientes talibanes murieron, añadió, sin dar cifras de bajas del gobierno.

Este logro está sin embargo lejos de marcar una victoria a largo plazo de Kabul contra los talibanes, protagonistas de una sangrienta insurgencia que dura desde la caída de su régimen hace casi 14 años.

La toma fulminante el lunes de Kunduz, una ciudad estratégica en la ruta hacia Tayikistán, y luego su ocupación, suponen un revés para el presidente Ashraf Ghani, en el poder desde hace un año, y las fuerzas armadas, solas en primera línea tras el fin de la misión de combate de la OTAN en diciembre pasado.   

La Alianza sólo cuenta con 13,000 soldados en Afgananistán, limitados a un papel de formación y asesoramiento. Pero, frente a las dificultades de las tropas afganas, soldados alemanes, estadounidenses y británicos de las fuerzas especiales fueron enviadas el miércoles a Kunduz. El ejército estadounidense también bombardeó en varias ocasiones por aire, un apoyo crucial.

publicidad

Lea: OTAN bombardea a talibanes en Afganistán

El jueves, las fuerzas especiales afganas controlaban Kunduz, según Sediq Sediqqi, portavoz del ministerio afgano del Interior, en Twitter. El viceministro del Interior, Ayub Salangi, afirmó que Kunduz fue recuperada gracias a una "operación especial" en la que hubo intensos combates.

Según un habitante de Kunduz, el jueves por la mañana seguían produciéndose combates esporádicos en algunos barrios y en las calles yacían varios cuerpos sin vida de talibanes.

Abdul Rahman, un habitante, dijo que la bandera tricolor afgana había reemplazado el estandarte blanco de los talibanes con la shahada - la profesión de fe islámica -, izada el lunes en la plaza principal de Kunduz. "Los talibanes sufrieron importantes pérdidas durante la noche", dijo.

La amenaza talibán: tomar Kabul 

Durante tres días de ocupación, muchos habitantes huyeron y la posibilidad de una vuelta al régimen fundamentalista de los talibanes (1996-2001) asustó a más de uno, especialmente a las mujeres. Las tiendas cerraron, la comida empezó a escasear y en muchos barrios el agua y la electricidad estuvieron cortados.

La toma de Kunduz, con sus 300,000 habitantes, tuvo un impacto simbólico al coincidir con el primer aniversario del gobierno de unidad nacional de Ghani, elegido con la promesa de lograr la paz en el país tras 30 años de conflicto.

publicidad

Constituye además el primer gran éxito del nuevo jefe de los talibanes, el mulá Ajtar Mansur, nombrado tras el anuncio en julio de la muerte de su predecesor, el mulá Omar, pese a suscitar divisiones internas.

Los insurgentes se sienten galvanizados por esta "gran victoria" como lo llamaron. El responsable talibán instalado en Pakistán afirmó que planean "extender la guerra a otras regiones. Kabul sólo está a 211 millas (340 km) de Kunduz. Si logramos tomar el control de Kunduz, Kabul no será mucho más difícil", dijo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad