publicidad
Al menos 30 personas murieron el viernes y otras 1,076 resultaron heridas por los disturbios en Egipto, que podrían seguir.

Egipcios salen a las calles a medir sus fuerzas

Egipcios salen a las calles a medir sus fuerzas

Partidarios y detractores del golpe militar que depuso a Mohamed Mursi volvieron a medir sus fuerzas conmultitudinarias manifestaciones en El Cairo.

Al menos 30 personas murieron el viernes y otras 1,076 resultaron herida...
Al menos 30 personas murieron el viernes y otras 1,076 resultaron heridas por los disturbios en Egipto, que podrían seguir.

Ambiente polarizado en El Cairo

Partidarios y detractores del golpe militar que depuso el pasado día 3 al presidente islamista egipcio Mohamed Mursi volvieron a medir sus fuerzas conmultitudinarias manifestaciones en El Cairo.

Opina sobre esta noticia en los Foros de Univision.

Por un lado, los islamistas exigieron que Mursi regrese al poder acudiendo en masa a distintos puntos de la ciudad, como la plaza Rabea Adauiya o la sede de la Guardia Republicana (la unidad militar de escolta y protección del presidente de Egipto), donde creen que puede hallarse retenido, señala la agencia  Efe.

Sin embargo, los defensores del golpe, convocados por el movimiento "Tamarrud" (Rebelión, en árabe), respondieron abarrotando la famosa plaza Tahrir en defensa del nuevo presidente interino, Adli Mansur, cuya dimisión pidió el grupo salafista Gama Islamiya, aliado de Mursi.

publicidad

cabe señalar que las disputas en el país han cobrado 35 vidas en cinco días y hace temer un deterioro de la situación.

Protestas a favor de Mursi

Para los islamistas, la bestia negra no es el nuevo presidente interino, Adli Mansur, sino el general Al Sisi, blanco de la mayoría de cánticos y pancartas.

Una pintada en el muro de la universidad dice "Sisi agente" y una Estrella de David, el símbolo judío, en referencia a Israel.

" Mi presidente es Mursi, no el otro que ni me acuerdo cómo se llama. Da igual porque el que controla todo en realidad es Al Sisi", señala el joven Ahmed Mohsan tras escuchar en silencio las proclamas que lanzar por turnos los oradores desde el escenario.

Uno de ellos, un imam, recita como un mantra "No hay más Dios que Alá y Mahoma es su profeta" y la multitud responde al unísono señalando al cielo con el índice.

Entre los asistentes, muchos de ellos mujeres, había pocas ideas concretas, pero mucho optimismo sobre el regreso al poder de Mursi, vencedor en 2012 de las primeras elecciones presidenciales tras la caída del dictador Hosni Mubarak un año antes.

"Si echamos a Mubarak sin armas, también podemos recuperar a Mursi sin ellas", argumenta Mohsan.

"No sé cómo ni cuándo, pero Mursi volverá, si Dios quiere", sentencia Ruad Asem, de 17 años, mientras asiente su madre, cubierta con un negro velo que sólo deja entrever los ojos.

publicidad

Manifestantes anti Mursi abarrotan plaza Tahrir

En Tahrir, también hay piedras en los accesos amontonadas como munición, pero el ambiente es de alegría, con una gran pancarta en defensa de la segunda "revolución".

"Mursi tenía que irse y que llegase alguien mejor que él, porque ha hecho retroceder al país, no lo ha hecho resurgir", asegura en la plaza el albañil Walid Magrebi.

Los manifestantes forman una ola de banderas nacionales y cantan, guiados desde el escenario: "El pueblo acabó con el régimen".

"A los Hermanos Musulmanes sólo les interesa excluir a los demás. Solo desean controlar el poder", critica Haizam al Saadi, nacido hace 40 años en la ciudad de Sharquiya, de la que procede Mursi.

La inestabilidad se filtra también a la escena política. El país se acostó ayer con un nuevo primer ministro, Mohamed El Baradei, cuyo nombramiento había anunciado la agencia estatal, Mena, y se despertó sin él, aparentemente por el rechazo salafista a la decisión.

Muere policía durante ataque

En tanto, un miembro de las fuerzas de la Seguridad Central egipcia murió en un ataque de cuatro hombres armados contra un puesto de control en El Arish, en la península del Sinaí, informaron a  Efe fuentes policiales.

Las fuentes señalaron que la agresión fue obra de un grupo "yihadista", si bien esta información no ha sido confirmada.

publicidad

El ataque es solo el último eslabón de una larga cadena de ataques y sabotajes a manos de grupos islamistas radicales y tribales en los últimos meses, que se han exacerbado tras el golpe de Estado del pasado miércoles, en que fue depuesto el presidente, Mohamed Mursi.

Además, la mañana del domingo, un grupo de hombres armados hicieron explotar el principal gasoducto que suministra gas a Jordania, también en Al Arish, lo que causó su incendio, según la agencia oficial de noticias Mena.

Tras el incendio, que no causó víctimas, los responsables de la compañía egipcia de gas natural "Gasco" cerraron la tubería para suspender el flujo de gas temporalmente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Las sustituciones engañosas de mariscos pueden traer riesgos de salud y el medio ambiente muy peligrosos.
El presidente enumeró varios ataques terroristas en Europa y entre ellos mencionó a Suecia país donde no ha ocurrido ningún incidente violento. Las autoridades suecas han pedido explicaciones sobre estas declaraciones del presidente Donald Trump.
El artefacto explotó alrededor de las 10:30 de la mañana (hora local) y se reportan al menos 29 heridos en su mayoría policías.
Durante una conferencia de prensa, el mandatario estadounidense le preguntó al periodista de CNN Jim Acosta si tenía relación con su nuevo nominado a secretario de Trabajo, Alexander Acosta. Le dijo a una reportera afroestadounidense si podía organizar una reunión con congresistas negros y aseguró no ser racista o antisemita.
publicidad