publicidad
Dentro de la tragedia celebran a Mandela

De Nobel a Nobel: el homenaje a Mandela de Pérez Esquivel, Menchú y Arias

De Nobel a Nobel: el homenaje a Mandela de Pérez Esquivel, Menchú y Arias

Adolfo Pérez Esquivel, Rigoberta Menchú y Oscar Arias destacaron el legado del líder sudafricano que logró vencer al apartheid. 

Dentro de la tragedia celebran a Mandela
Dentro de la tragedia celebran a Mandela

Por María Arce @maria_arce

Los tres son hispanos. Los tres saben en carne propia lo que es luchar por la paz como lo hizo Nelson Mandela. Dos de ellos vivieron la persecución. Y uno, la misma discriminación  del líder sudafricano. Tres hispanos ganadores del Premio Nobel de la Paz  rindieron homenaje y recordaron a Madiba tras su muerte.

Adolfo Pérez Esquivel, Rigoberta Menchú y Oscar Arias Sánchez destacaron el legado del líder sudafricano que logró vencer al apartheid en Sudáfrica.

Pérez Esquivel obtuvo el Nobel de la Paz en 1980 por su lucha pacífica contra la última dictadura militar en Argentina, mientras Madiba llevaba 18 años en prisión. “Mandela partió, pero no se fue. Permanece su testimonio de vida y los principios que asumió para la lucha por la vida y la dignidad de los pueblos”, dijo el activista por los derechos humanos.

publicidad

“Sufrió torturas y 27 años de cárcel en manos de una minoría dominante que arrastraba la mentalidad racista y colonial heredada de Europa. Pero en esa diversidad e intolerancia, se mantuvo firme en su convicción de que todos los seres humanos tenemos los mismos derechos y logró grandes avances para superar el ostracismo y marginalidad de su pueblo”, agregó Pérez Esquivel en las últimas horas.

En un comunicado publicado en su web oficial, Pérez Esquivel señaló: “Hoy quedan muchos desafíos pendientes en Sudáfrica y el proceso de lucha al que él colaboró servirá de brújula a los sudafricanos. Nelson Mandela fue y será un ejemplo para la humanidad”.

Un año antes de que le entregaran el Nobel de la paz a Mandela, la guatemalteca Rigoberta Menchú, obtenía ese galardón por “su trabajo en pro de la justicia social y de la reconciliación etno-cultural basado en el respeto de los derechos de las personas indígenas”, como reconoció el Comité sueco que otorga el premio. Sin duda, fue la antesala de lo que vendría en 1993 cuando a Mandela le otorgaron el mismo premio por “su trabajo para el fin pacífico del régimen del apartheid y por sentar las bases para una nueva Sudáfrica democrática”.

“Sentí una profunda tristeza porque Mandela ha sido una fortaleza. Ha sido un héroe vivo. Sabemos que Mandela es nuestra fortuna espiritual, nuestra fortuna social porque nos enseñó a luchar contra el racismo, contra el neocolonialismo. Nos demostró que hay hombres que nunca perdieron un minuto de su tiempo, aun aunque estén en la cárcel, aun aunque estén perseguidos por sus ideales”, dijo Rigoberta Menchú tras el fallecimiento, el jueves de Madiba, como le decían cariñosamente en Sudáfrica.

publicidad

“Me da mucha tristeza pero también mucha alegría, porque terminó su ciclo de vida y ningún adversario lo pudo vencer. Mandela vive para siempre en sus luchas”, dijo en declaraciones a Radio del Sur.

Acerca del legado que dejó Mandela, Menchú destacó: ”Inspira un liderazgo de paciencia y de mucha tolerancia. Mandela jamás se victimizó, siempre fue un protagonista. El abarcó luchas de reconciliación, de dialogo, de paz. Una paz no hipócrita sino de contenido social”.

Por su parte, el expresidente de Costa Rica, que ganó el Nobel en 1987 por sus esfuerzos por la paz en Centroamérica que condujeron al Acuerdo de Esquipulas, destacó los grandes logros da Mandela, entre ellos la lucha contra la discriminación racial y a favor de la libertad y la democracia.

“Era el hijo de una familia real, pero las leyes de su país lo trataron como un ser inferior a los hombres. Lo despojaron de todo rango, le arrebataron su libertad y su familia, y fue entonces cuando, desprovisto de toda vanidad, vistió la prenda más hermosa que puede portar un ser humano: su dignidad. Por la reconciliación nacional de su pueblo, el hombre que fue tratado con odio y violencia, gobernó con paz y tolerancia”,  dijo Arias, quien acorde a estos tiempos de redes sociales decidió publicar sus declaraciones en su perfil de Facebook.

Uno de los primeros en referirse al exmandatario sudafricano fue Barack Obama, quien lamentó la muerte de Madiba apenas se conoció la noticia. En 2009, el presidente de EEUU había obtenido el Premio Nobel de la Paz  “por sus extraordinarios esfuerzos para fortalecer la diplomacia internacional y la colaboración entre los pueblos”. El 10 de diciembre de ese año Obama recibió el galardón en Oslo. Faltaban apenas dos meses para que se cumplieran 20 años desde que Nelson Mandela abandonara la cárcel el 11 de febrero de 1990.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad