publicidad

Darfur, la paz que no llega

Darfur, la paz que no llega

A pesar de los esfuerzos internacionales, las presiones y el compromiso multilateral, el conflicto continua estancado.

¿Vanos esfuerzos?

DARFUR - Sudán continúa sin resolver el conflicto de Darfur, mientras que la ONU apremia al régimen de Omar al Bachir para que permita el despliegue de una fuerza de paz de la ONU y la Unión Africana (UA) y la paz del sur da muestras de flaqueza.

Claman ayuda

A pesar de los esfuerzos internacionales, de las presiones políticas y económicas de EU o del compromiso personal del nuevo secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, el conflicto de Darfur continua prácticamente estancado, aunque ha vivido algunos progresos.El acuerdo de paz firmado en Abuya en 2006 entre el Gobierno sudanés y una facción del Movimiento de Liberación de Sudán (MLS), no ha sido todavía suscrito por el resto de facciones rebeldes que se levantaron en armas en febrero de 2003 en protesta por la situación de pobreza y marginación en la que estaba sumida esta región.

En octubre pasado fracasó una conferencia internacional celebrada en Libia que había sido anunciada a bombo y platillo por el secretario general de la ONU y el Presidente sudanés.

La reunión, auspiciada por la ONU y la Unión Africana (UA), pretendía sentar por primera vez a la mesa de negociaciones al Gobierno sudanés y a todos los movimientos rebeldes de Darfur, con el objetivo de conseguir un cese de las hostilidades que permitiera entrar en un proceso de paz.

Sin embargo, seis de los trece grupos rebeldes de esta región de medio millón de kilómetros cuadrados rechazaron acudir a la cita.

publicidad

Impacto negativo

Los enfrentamientos armados continúan entre los grupos rebeldes, el gobierno y las milicias pro gubernamentales, y la ONU ha denunciado en repetidas ocasiones las violaciones, ataques y bombardeos contra la población civil, negados por Jartum.

La ONU también ha acusado al Gobierno de entorpecer el arribo de ayuda humanitaria a la zona, que sólo está llegando a 3,2 de los 5,6 millones de habitantes a pesar de los acuerdos alcanzados.

Pasos muy lentos

La comunidad internacional sigue considerando demasiado lentos los pasos dados por Jartum, que según las Naciones Unidas intenta retrasar el despliegue de 26 mil soldados de la ONU, que Al Bachir aceptó finalmente tras meses de presiones y negociaciones.

Uno de los puntos más conflictivos está en la negativa sudanesa a que las fuerzas desplegadas en el país sean de nacionalidad no africana, una exigencia que la ONU no parece dispuesta a satisfacer.

A todas estas dificultades para la paz en Darfur se sumó la salida del gobierno el pasado 11 de octubre del Movimiento Popular de Liberación de Sudán (MPLS), que domina el sur del país.

Aunque casi dos meses después se ha anunciado una nueva reconciliación que incluye el regreso de los ministros del MPLS al Ejecutivo y la preparación de una conferencia para la reconciliación nacional, esta crisis ha dejado entrever la debilidad del tratado de paz firmado en Kenia en enero de 2005 entre el Gobierno y esta facción meridional.

publicidad

El fantasma de la guerra civil

Ambas partes se han comprometido a retirar las tropas que habían desplegado en la frontera común y han prometido resolver las discrepancias en torno a la disputada región petrolera de Ebey.

Incluso han anunciado que la capital del país podría trasladarse todos los años durante tres meses a Juba, capital del sur.

Sin embargo, esta crisis, que afecta negativamente al proceso de paz de Darfur, como han señalado varios expertos y políticos internacionales, aunque parece que se ha reconducido, ha despertado los fantasmas de la guerra civil entre el norte árabe musulmán y el sur animista cristiano que durante 22 años devastó este rincón del país.

Mientras la ONU redobla sus esfuerzos para comenzar el despliegue de sus tropas de pacificación en enero y continúan las negociaciones del régimen con los rebeldes de Darfur y el principal grupo del sur, los más de cinco millones de habitantes de Darfur siguen esperando la paz que no llega.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad