publicidad

Cuatro explosiones estremecen a Londres

Cuatro explosiones estremecen a Londres

Cuatro explosiones estremecieron el sistema de trenes subterráneos y un autobús en Londres, dejando algunos heridos, confirmaron las autoridades.

Los estallidos, que ocurrieron casi de forma simultánea y sembraron miedo y confusión entre la población, dejaron a por lo menos una persona lesionada.

Cientos de personas -algunas de ellas diciendo que habían escuchado ruidos como de "explosión"- fueron evacuadas de tres estaciones de metro -Warren Street, Shepherds Bush y Oval-, y la policía acordonó varias calles del centro de Londres.

"No podemos minimizar esta clase de incidentes. Los realizan para asustar y preocupar a la gente", manifestó el primer ministro británico Tony Blair, quien habló tras las explosiones en una conferencia de prensa junto a su homólogo australiano, John Howard.

"Sabemos los motivos por los que han sido hechos [estos ataques]. Son perpetrados para amedrentar a la gente", insistió el jefe del gobierno británico.

Blair le pidió a la ciudadanía que hiciera un esfuerzo por "regresar a la normalidad", y añadió que por el momento no podía expresar conjeturas sobre la autoría de los ataques.

Mientras Blair hablaba, policías con armas en mano se llevaron a un hombre de los portones que cierran la Calle Downing, donde se encuentra la residencia y oficinas del primer ministro.

Un agente extrajo su pistola y la apuntó a un blanco fuera del alcance de las cámaras de televisión. Los agentes obligaron al sospechoso a tenderse boca abajo para catearlo, dijo un periodista de la BBC que presenció la escena.

publicidad

Aparentemente no llevaba nada y se lo llevaron con las manos esposadas. Vestía pantalones negros y una camisa negra totalmente desabrochada.

Por su parte, el comisionado de policía Ian Blair confirmó que hubo cuatro "intentos de explosiones" y testigos relataron haber escuchado que varias mochilas estallaron.

"Ocurrieron cuatro explosiones o intentos de explosiones", dijo Blair frente a la sede de la policía en Scotland Yard. "Por el momento la cifra de víctimas parece ser muy baja... las bombas al parecer eran más pequeñas" de las detonadas el 7 de julio, añadió.

Las explosiones no provocaron la clausura de la red de subterráneos, aunque tres líneas permanecieron cerradas durante más de dos horas después de los incidentes.

"Las bombas parecen ser más pequeñas que en la ocasión anterior, pero todavía no conocemos todas las consecuencias de esto y tendremos que examinar la escena muy cuidadosamente", dijo Ian Blair.

Calificando los "incidentes" de "muy serios", el jefe de Scotland Yard pidió a la población que se quedara donde estaba y que no se acercara al metro. Algunos comercios cerca de las estaciones afectadas cerraron sus puertas al público.

La policía confirmó que una unidad armada había entrado en el vecino hospital universitario. La agencia noticiosa Press Association dijo que llegaron poco después del ingreso de un herido.

publicidad

La televisión dijo que la policía registraba el hospital en busca de un hombre que vestía una camisa azul de cuya espalda salían varios cables.

Un memorando interno del hospital exhortaba al personal a estar atento y denunciar la presencia del hombre, descrito como de la raza negra o asiático, de 5 pies, 9 pulgadas (1.80 metro) de estatura, informó la televisora Sky News.

Stagecoach, la empresa operadora del autobús, dijo que el conductor escuchó un estruendo y fue al piso alto, donde halló que habían saltado las ventanillas. La estructura del vehículo estaba intacta y no se reportaron víctimas, dijo la compañía.

Las cámaras de control de tránsito en la Calle Hackney mostraron en autobús detenido en una parada con sus luces de giro parpadeando. La zona en torno del autobús de la línea 26 estaba acordonada y no había tráfico ni peatones.

En las imágenes de vídeo, no parecía haber nadie a bordo ni en las cercanías, y las calles parecían bloqueadas.

El primer ministro Blair canceló sus actividades de la tarde para seguir la marcha de los sucesos.

La policía dijo que evacuó las estaciones Warren Street, Shepherds Bush y Oval del subterráneo y llamó a los servicios de emergencia.

Policías con equipos de protección para productos químicos entraban a la estación de la Calle Warren, pero no hallaron sustancias en esa estación ni en Oval, dijo Scotland Yard.

publicidad

La policía reabrió una calle a 100 metros de la estación Oval, pero la calle de la estación permaneció cerrada. También evacuó los edificios vecinos a la estación Warren Street, y agentes con perros recorrían la zona.

"La gente estaba en pánico", relató Ivan McCracken en declaraciones al canal de televisión SkyNews. El transeúnte añadió que otro testigo dijo haber visto que estallaba una mochila en el subterráneo.

"Dijo que vio a un hombre que llevaba una mochila y que ésta de repente explotó. Fue un estallido pequeño, pero lo suficientemente grande para hacer explotar la mochila", contó McCracken, que se encontraba en la estación de Warren Street.

Una mujer en otra estación de trenes dijo haber olido una "sustancia agria" después del estallido. El dato, según expertos, podría ayudar a las autoridades a determinar qué tipo de explosivos fueron utilizados en el ataque de este jueves.

"Hubo un fuerte olor a quemado. La gente estaba verdaderamente aterrada", declaró un testigo evacuado de esa estación, que no se identificó.

Expertos citados por la cadena CNN especulaban que en los incidentes del jueves estallaron sólo los detonadores de las bombas, pero no las cargas explosivas. Las autoridades aún no han dado detalles al respecto.

publicidad

Aunque los incidentes no tuvieron por supuesto la gravedad de los sangrientos atentados de hace dos semanas, provocaron "pánico" entre la población, que el 7 de julio se dio cuenta de la vulnerabilidad de Gran Bretaña, cuyos servicios no pudieron prevenir los ataques de hace dos semanas.

Abena Adofo, de 23 años, iba en un tren de la Victoria Line que llegó a la estación Warren Street, una de las tres evacuadas.

"La gente corría en mi vagón. Sólo podía oler el humo, y vi a muchas personas presas de pánico. El olor a quemado venía del último vagón" del metro, dijo Adofo, agregando que vio a una persona dando gritos.

El barrio alrededor de la estación de Warren Street está totalmente rodeado, comprobó un periodista de la Agence France Presse, que vio camiones de equipos de socorro llegar al lugar, pero ninguna ambulancia.

"Todo el mundo estaba preso de pánico, y la gente gritaba", declaró Sofiane Mohellavi, de 35 años, que fue evacuada de la estación de Warrent Street.

"Yo estaba en el vagón de metro leyendo un libro. Sucedió como en la película Misión Imposible. De repente sentí el olor de quemado de cables de neumáticos", contó.

Por su parte, tras lo ocurrido en la capital británica, "el gobierno de Estados Unidos ha dispuesto medidas de seguridad adicionales", aseguró desde Washinton Johanna González, portavoz del Departamento de Seguridad Interna.

publicidad

"En estos momentos estamos vigilando de cerca la información proveniente de Londres. Los sistemas de transporte de Estados Unidos están en alerta elevada, al igual que hace dos semanas, cuando en Inglaterra se registraron cuatro atentados terroristas", añadió la funcionaria.

Tras los incidentes que este jueves en la capital británica, el primer ministro Tony Blair, convocó con urgencia la comisión de crisis creada hace dos semanas luego de los atentados cometidos el pasado 7 de julio.

Blair, junto al ministro de Exteriores, Jack Straw, presidirá la reunión del llamado "Comité Cobra", que integra a miembros del Gobierno, la Policía y los servicios secretos británicos.

El Primer Ministro convocó la reunión después de que el comisario de la Policía Metropolitana de Londres, Ian Blair, dijera los incidentes ocurridos en tres trenes subterráneos y un autobús de Londres son "graves" y pidiera a los londinenses que "se queden donde están".

Asimismo, la Policía acordonó Whitehall, la zona de los ministerios gubernamentales en la que se encuentra el 10 de Downing Street, residencia oficial del primer ministro británico.

Un portavoz de Downing Street confirmó, además, que Blair ha pospuesto una foto que tenía previsto hacerse con el primer ministro australiano, John Howard, quien está de visita oficial en el Reino Unido.

publicidad

El primer ministro británico también canceló un compromiso oficial programado para esta tarde en una escuela en el este de la capital británica.

Agentes han acordonado también las zonas en torno a las estaciones de Warren Street, Oval y Sheperd's Bush, mientras investigan la naturaleza de los incidentes con ayuda de perros rastreadores.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad