publicidad

Cruz Roja exige la liberación de Hussein

Cruz Roja exige la liberación de Hussein

Estados Unidos debe presentar cargos formales contra Saddam Hussein o dejarlo en libertad cuando se transfiera el poder en Irak iraquí el 30 de junio.

Según establece la ley militar e internacional, los prisioneros de guerra y reclusos civiles deben ser dejados en libertad al concluir el conflicto y la ocupación, a menos que se le haya encausado formalmente, dijo la vocera de la entidad, Nada Doumani.

El caso de Saddam es igual que el de otros prisioneros de guerra -un estatus conferido por las autoridades que lo arrestaron, indicó.

"Si no se presentan cargos en su contra, entonces la ley establece que al final de la guerra debe salir en libertad", destacó Doumani a Associated Press Television News.

Las fuerzas estadounidenses dijeron que unos 1,400 detenidos serán dejados en libertad o serán transferidos a las autoridades iraquíes hasta el 30 de junio.

Los estadounidenses mantendrán en prisión de 4 mil a 5 mil prisioneros que consideran una amenaza.

Sin embargo, Doumani agregó que está aún por verse si la ocupación termina realmente con la entrega de la soberanía, destacando que "la situación en el lugar determina los hechos".

Aunque los iraquíes administrarán sus propios asuntos después del 30 de junio, decenas de miles de soldados extranjeros continuarán en el país a fin de ayudar a mejorar la seguridad según una resolución de la ONU aprobada el martes pasado unánimemente en el Consejo de Seguridad.

Después de la entrega del poder, los detenidos que estén bajo la autoridad iraquí estarán sujetos a la ley iraquí.

publicidad

Por otro lado, los militares estadounidenses dejaron el lunes en libertad a centenares de reclusos de la prisión de Abu Ghraib, escenario de los abusos de prisioneros que causaron revuelo a nivel mundial.

Familiares de los presos se congregaron frente al amurallado centro de detención al oeste de Bagdad, y trataron de seguir a cinco autobuses que abandonaban la prisión.

Los presos viajaron a las ciudades de Kirkuk, Tikrit y Bakuba, mientras otro grupo iba por avión a Mosul, ciudad del norte iraquí.

"Me siento como saliendo del infierno al paraíso", comentó Ali Majid, de 34 años, que estuvo detenido dos meses.

La libertad de los presos -la quinta desde que estalló el escándalo- tiene lugar un día después que los militares estadounidenses se comprometieron ya sea a dejar en libertad o a transferir a las autoridades iraquíes a 1,400 detenidos hasta el 30 de junio cuando se entregue el poder.

Las autoridades dejan en libertad a presos de Abu Ghraib periódicamente. La cárcel era conocida como un lugar de torturas durante el régimen de Saddam Hussein y el comando militar estadounidense ha prometido entregarla las autoridades iraquíes en agosto.

Un estadounidense acusado de humillar sexualmente a los prisioneros fue condenado a un año de prisión por tomar fotografías a los detenidos desnudos apilados en una pirámide humana.

Tres soldados estadounidenses implicados en el escándalo deberán comparecer ante un tribunal militar el 21 de junio en Bagdad.

publicidad

El presidente estadounidense George W. Bush dejó entrever que el centro de detención sería demolido, sin embargo, el presidente interino de Irak, Ghazi al-Yauer desechó la versión en una entrevista el domingo.

"Si se le considera como un símbolo de las atrocidades cometidas por Saddam, tendríamos que demoler todas las entidades del gobierno porque Saddam torturó a la gente en todos y cada uno de los sótanos que hay en Irak", dijo al-Yauer a la cadena ABC.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad