publicidad
Egipto vive una nueva jornada de protestas multitudinarias en este viernes de oración "el día 19 de la revuelta- después de que el presidente Hosni Mubarak se negara a renunciar al cargo.

Crece la furia en Egipto tras mensaje de Mubarak

Crece la furia en Egipto tras mensaje de Mubarak

Los manifestantes egipcios estaban enfurecidos el viernes por el apoyo de los militares al intento de Mubarak de permanecer en el poder a pesar del movimiento masivo de protesta que sacude al país.

Egipto vive una nueva jornada de protestas multitudinarias en este viern...
Egipto vive una nueva jornada de protestas multitudinarias en este viernes de oración "el día 19 de la revuelta- después de que el presidente Hosni Mubarak se negara a renunciar al cargo.

Ejército pide a manifestantes que regresen a sus casas

EL CAIRO - Los manifestantes egipcios estaban enfurecidos el viernes por el apoyo de los militares al intento de Mubarak de permanecer en el poder a pesar del movimiento masivo de protesta que sacude al país.

Al mismo tiempo que la televisión estatal leía un comunicado, un coronel del ejército leyó el mismo mensaje -en el cual el alto mando militar apoya el plan de reformas de Mubarak- frente al palacio del presidente en El Cairo.

Los manifestantes se congregaron fuera del palacio. Muchos de ellos tenían la esperanza de que los militares intervengan para derrocar al mandatario de 82 años, que lleva tres décadas en el poder, y uno de ellos arrebató el micrófono al oficial para condenar esa actitud.

publicidad

"Ustedes nos han decepcionado, ustedes eran nuestra esperanza", gritó, mientras la multitud comenzaba a corear consignas pidiendo que Mubarak fuese juzgado.

"No, no, esto no es un golpe", protestó el coronel, insistiendo en que el ejército no tomaría el poder, sino que se esforzaría en garantizar que la voluntad popular se reflejase en el programa del régimen civil.

Viernes de cólera

Egipto vive una nueva jornada de protestas multitudinarias en este viernes de oración "el día 19 de la revuelta- después de que el presidente Hosni Mubarak se negara a renunciar al cargo como le piden a gritos en la calle cientos de miles de personas.

En la plaza Tahrir (Liberación) de El Cairo, centro neurálgico de las protestas masivas contra el régimen de Mubarak, miles de personas pasaron la noche en la calle indignadas ante la obstinación del presidente, que se aferra al poder.

"¡Fuera, fuera!", "Te vamos a enterrar bajo tierra", clamaba la multitud en la plaza, donde el número de carpas no deja de crecer todos los días, comprobó la AFP en el lugar.

La plaza rugió su descontento toda la noche, con estruendo de discursos, música y consignas contra el régimen sólo interrumpidas por el breve silencio impuesto por la oración de las cinco de la madrugada.

Mubarak no cede

El campamento amaneció entre una espesa niebla con incesantes cantos para pedir la partida del presidente, quien la víspera anunció por televisión que delegaba poderes en su vicepresidente Omar Suleimán, pero permanecería en el cargo hasta las elecciones presidenciales de septiembre, a las que ha prometido no presentarse.

publicidad

Dijo asimismo que está determinado a vivir y morir en Egipto, una mala noticia para quienes esperaban que partiese al exilio dejando vía libre para las reformas democráticas que viene pidiendo una revuelta popular desde el 25 de enero. Al menos 300 personas perdieron la vida desde el comienzo de la sublevación.

El mandatario, de 82 años y en el poder desde 1981, frustró todas las expectativas.

"Soy consciente del peligro que representa esta encrucijada (...) y eso nos impone hacer pasar primero los intereses superiores de la nación", afirmó Mubarak, antes de agregar: "He decidido delegar poderes al vicepresidente, conforme a la Constitución".

Llamado de Suleimán

Inmediatamente después, Suleimán, un ex militar que dirigió los servicios secretos hasta que Mubarak lo nombró vicepresidente el mes pasado, instó a los manifestantes a regresar a sus hogares.

"¿Donde está el ejército? ¿Dónde está el ejército egipcio?", coreaba una muchedumbre furiosa que poco antes había oído que las Fuerzas Armadas estaban tomando "las medidas necesarias para proteger a la nación y apoyar las legítimas demandas del pueblo".

El opositor y Premio Nobel de la Paz, Mohamed ElBaradei, instó al ejército a "salvar" a Egipto.

Poco antes del discurso, las apuestas por la renuncia de Mubarak eran fuertes en el extranjero. La Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos consideraba que había una "fuerte probabilidad" de renuncia, según su director, Leon Panetta.

publicidad

Después de oír a Mubarak, el presidente norteamericano Barack Obama afirmó que "el gobierno egipcio debe mostrar un camino creíble, concreto e inequívoco hacia una democracia genuina" y recalcó que el gobierno egipcio no debe apelar a la "represión o brutalidad".

Pero en su discurso, Mubarak advirtió que nunca aceptará "órdenes del extranjero".

Futuro incierto

La rebelión que puso al régimen al borde del abismo cobró una nueva proporción en las últimas horas, con la entrada en huelga de decenas de miles de trabajadores en todo el país.

En los últimos días se señalaron también incidentes violentos en otras ciudades.

Egipto, un aliado de Occidente, es uno de los dos únicos países árabes en haber firmado un tratado de paz con Israel (el otro es Jordania) y controla el canal de Suez, por donde pasa la mayor parte del abastecimiento petrolero de los países industrializados.

Suleimán abrió el pasado fin de semana un diálogo con varias fuerzas de la oposición, que abarca desde sectores laicos a los Hermanos Musulmanes, para tratar de desactivar las protestas.

Mensaje del Ejército

El ejército egipcio anunció el viernes que garantizará las reformas democráticas prometidas por el régimen, entre ellas "elecciones libres y transparentes", al tiempo que pidió que el país retorne a la normalidad y advirtió contra cualquier ataque a la seguridad del país.

publicidad

En un comunicado leído por un presentador en la televisión pública y por un coronel del ejército frente a los manifestantes reunidos ante el Palacio Presidencial, el consejo supremo de las fuerzas armadas aseguró ser garante de las reformas prometidas por el presidente Hosni Mubarak, que la víspera decidió mantenerse en el cargo pese a una rebelión popular que exige su renuncia.

Mubarak anunció, provocando el rechazo de la calle, que delegaba poderes a su vicepresidente, Omar Suleimán, pero que permanecerá en el cargo hasta las elecciones presidenciales de septiembre, a las que ha prometido no presentarse.

El ejército aseguró asimismo que garantizará la organización de "elecciones libres y transparentes según las enmiendas constitucionales decididas" y advirtió "contra todo ataque a la seguridad de la nación y de los ciudadanos".

El consejo también "subrayó la necesidad de un retorno al trabajo en los establecimientos del Estado y de un retorno a la vida normal", en un esfuerzo por poner fin a una sublevación popular sin precedentes que desde hace 18 días exige el fin del régimen de Mubarak.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
publicidad