publicidad
Corea del Norte admitió la existencia de un programa de reformación de ciudadanos en campos de trabajos forzados.

Corea del Norte admite la existencia de campos de concentración

Corea del Norte admite la existencia de campos de concentración

Corea del Norte admitió la existencia de un programa de reformación de ciudadanos en campos de trabajos forzados.

Corea del Norte admitió la existencia de un programa de reformación de c...
Corea del Norte admitió la existencia de un programa de reformación de ciudadanos en campos de trabajos forzados.

Corea del Norte controla y "reforma" a los ciudadanos que difieren de la línea de pensamiento único del régimen de Kim Jong-un. Esto se ha admitido por primera vez de forma pública por parte del gobierno como respuesta a un reporte presentado por la agencia de derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas a inicios de este año.

El programa de reformación consta de campos de trabajos forzados donde "las personas revisan su ideología y reflexionan sobre sus actos inmorales".

Diplomáticos de la aislada y empobrecida nación asiática dijeron además a reporteros que un funcionario norcoreano de alto rango visitó la sede de la Unión Europea y manifestó interés en un diálogo, con discusiones sobre derechos humanos a realizarse en 2015.

publicidad

Ri Tong Il, viceembajador de Corea del Norte ante la ONU, dijo que el secretario del Partido de los Trabajadores que gobierna su nación visitó la Unión Europea, y que "estamos esperando que termine este año para abrir un diálogo político entre las dos partes". Después vendría el diálogo sobre derechos humanos.

En Bruselas, Bélgica, un funcionario de la UE confirmó una reunión reciente de funcionarios de Corea del Norte con el principal funcionario de la Unión Europea encargado del asunto de derechos humanos, Stavros Lambrinidis, pero señaló que cualquier diálogo planeado actualmente está limitado a asuntos de derechos humanos.

Choe Myong Nam, un funcionario norcoreano del Ministerio de Relaciones Exteriores a cargo de asuntos de la ONU y temas de derechos humanos, dijo en una sesión informativa con reporteros que su país no tiene campos de prisioneros y que, en la práctica, "no hay prisiones o cosas como esa".

Pero habló brevemente sobre los campos de trabajo. "Tanto en la ley cono en la práctica, ciertamente tenemos reformación a través de campos de detención con trabajo, no centros de detención, donde la gente es reformada a través de su mentalidad y su consideración respecto a sus violaciones a la ley", señaló.

Los funcionarios norcoreanos respondieron varias preguntas, pero no la referente a la salud del líder Kim Jong Un, quien no ha aparecido en público desde el 3 de septiembre y no se presentó a una evento reciente importante al que normalmente asiste.

publicidad

Los funcionarios dijeron que no se oponen a un diálogo sobre derechos humanos siempre y cuando el asunto no sea utilizado como "una herramienta de intromisión".

Esta es la primera vez que un representante del Ejecutivo de Kim Jong-un se pronuncia sobre las sospechas que desde hace décadas pesan sobre las prácticas del régimen.

Con información de AP.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad