publicidad

Copenhague: Un acuerdo fruto de largas negociaciones y la casualidad

Copenhague: Un acuerdo fruto de largas negociaciones y la casualidad

El acuerdo de este viernes contra el cambio climático, requirió del papel de la casualidad para poder existir.

Una cita circunstancial

WASHINGTON - El acuerdo en la cumbre de Copenhague contra el cambio climático se produjo tras largas negociaciones y dista mucho de las aspiraciones iniciales de los países, pero para que se lograra tuvo que intervenir la casualidad en forma de una imprevista reunión a cinco bandas.

La coincidencia jugó un papel nada desdeñable en el encuentro en el que se destrabó el punto muerto, celebrado entre los líderes de Estados Unidos, China, India, Brasil y Sudáfrica, cuando ya varios mandatarios habían partido de Copenhague convencidos de que no habría pacto, según narró un alto funcionario estadounidense bajo la condición del anonimato.

La cita se celebró de forma circunstancial, pues los mandatarios de países emergentes parecían no tener intención de mantener esa última entrevista con el estadounidense Barack Obama, según la fuente, pero el descubrimiento por la delegación de éste de una reunión no programada entre los otros cuatro supuestamente cambió esos planes.

El informante, que acompañó a Obama en las intensas negociaciones mantenidas durante quince horas en la cumbre, indicó que, tras participar en la sesión plenaria, el líder estadounidense tenía claro que, para lograr un consenso, debía tratar con el jefe de la delegación china, el primer ministro Wen Jiabao, con quien se había visto ya en la mañana.

publicidad

Pero también quería verse con los representantes de Brasil, Sudáfrica e India (los presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Jacob Zuma y el primer ministro Manmohan Singh), que durante la cumbre han hablado con la misma voz que China.

Pusieron pretextos

La delegación estadounidense fue informada en torno a las 16:00 horaslocales de que Singh se encontraba ya en el aeropuerto de Copenhague. Lula da Silva expresó que si el primer ministro indio no estaba, él no participaría. Informado de esta circunstancia, Zuma también se excusó.

Según la versión del alto funcionario, Pekín sí accedió a un segundo encuentro de carácter bilateral, inicialmente a partir de las 18:15 locales pero que se pospuso 45 minutos.

Obama optó entonces por asistir a una reunión multilateral de una veintena de países participantes en la cumbre.

Cuando se aproximaban la hora de la reunión "la habitación donde se iba a celebrar la bilateral con China, nos damos cuenta de que está ocupada por lo que parece ser la delegación china y no podemos entrar a echar un vistazo".

No los invitaron

A un grupo de altos funcionarios de Estados Unidos eso "nos llamó la atención", explicó la fuente, que indicó que no tardaron en darse cuenta del motivo por el que no podían entrar: "En esa habitación estaban Wen, Lula, Singh y Zuma. Estaban todos reunidos".

publicidad

La delegación estadounidense, explicó, pensaba que varios de estos cuatro estaban ya "en el aeropuerto o de camino hacia allí".

'Mi amigo Lula'

Aunque el alto funcionario no quiso ahondar en por qué esos cuatro países se habían reunido de esta manera, sí opinó que "se puede decir que no tenían intención de que la reunión (con Obama) fuera de los cuatro. Tenían la intención de que fuera sólo uno", Wen Jiabao.

En esos momentos, Obama concluía entonces su participación en la multilateral y, de camino a lo que creía una reunión sólo con el primer ministro chino, sus asesores le indicaron que en esa habitación se encontraban los cuatro líderes.

"Qué bien", se limitó a comentar el presidente estadounidense, siempre según la fuente. "El punto de vista del presidente era: 'Quería verlos a todos ellos, ahora tengo la oportunidad'", relató,

"Nosotros no irrumpimos en ninguna reunión que creíamos secreta. Acudimos a nuestra cita bilateral a las 19:00", subrayó la fuente en todo momento.

Cuando entró en la habitación, Obama encontró que no había sillas dispuestas para él y comentó: "No, no se preocupen. Voy a sentarme con mi amigo Lula". Tomó una silla y se sentó junto al presidente brasileño.

publicidad

Para entonces, según el alto funcionario, Estados Unidos y los países europeos habían conseguido avances en conversaciones con otros países en desarrollo acerca de cuestiones como la transparencia en el control de las emisiones contaminantes.

Una hora y media más tarde de esa reunión, Estados Unidos anunciaba el logro de un acuerdo. De mínimos y sin carácter vinculante, decepcionante para muchos, pero acuerdo al fin y al cabo. Algo que Obama no tenía seguro cuando aterrizó en Copenhague.

Más dudas que respuestas

La Cumbre de la ONU sobre el Cambio Climático ha dejado más incógnitas que respuestas para el próximo año, en México, sobre las medidas a tomar por los países ricos y en desarrollo para combatir el calentamiento global.

La ausencia de un tratado jurídicamente vinculante ha decepcionado a quienes han sido excluidos de las negociaciones, como el grupo G77 de los no alineados, según confirmó un portavoz de esos países.

Pero la frustración también ha sido generalizada entre las ONG presentes en Copenhague, al igual que amplios segmentos de la sociedad civil que ya tenían bajas expectativas puestas en esta cita.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, tuvo que admitir que el texto consensuado aquí no cumple con las esperanzas puestas en la conferencia y que hubiera preferido un pacto jurídicamente vinculante, pero que "un acuerdo es mejor que ningún acuerdo".

publicidad

Críticas al desarrollo

Esta no es la opinión de diversos movimientos ecologistas y expertos en el clima, que habían propugnado que "es mejor ningún acuerdo que un mal acuerdo".

El delegado de la isla pacífica de Tuvalu, Ian Fry, que se ha perfilado como el portavoz de los países más amenazados por el cambio climático, criticó que el texto no incluya referencias a cómo se proseguirá la negociación para conseguir un tratado vinculante.

"Por hacer una referencia bíblica, es como si nos ofrecieran 30 monedas para traicionar a nuestra gente y a nuestro futuro. Y nuestro futuro no está en venta", apuntó Fry.

En los doce días de negociaciones de esta cumbre hubo fallos de procedimiento pero también claras violaciones de los más básicos derechos de la democracia participativa.

El presidente de la cumbre, Lars Løkke Rasmussen, se "olvidó" de dar la palabra en más de una ocasión a quienes la habían solicitado en el pleno de la pasada madrugada y tuvo que ser llamado al orden.

Rasmussen había prometido que la cumbre no trabajaría con ningún documento que no estuviera integrado dentro de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático, pero los textos que aparecieron después, incluido el definitivo, no fueron entregados a bastantes países en desarrollo.

publicidad

Varias protestas

Desde la delegación venezolana también se criticó anoche a la presidencia danesa por hacer esperar al plenario "durante horas" para después "lanzar sobre la mesa" un documento "ilegítimo" acordado tan sólo por una treintena de países.

La delegada venezolana, Claudia Salerno, preguntaba a Rasmussen si con esa actitud buscan "dar un golpe de Estado a la Carta de Naciones Unidas" que establece la igualdad de derechos de todos los países, tras afirmar que su país se reservará su opinión sobre el texto hasta que se les explique de dónde ha salido.

En el mismo foro, Bolivia se mostraba "ofendida y sorprendida" por un documento cuya elaboración consideraba que no ha sido "democrática" y criticaba que se intente "imponer" a la gran mayoría de países un texto que sus delegaciones "no han discutido".

También tildaba de "irrespetuoso" el "acuerdo en la sombra" y reprobaba que sólo se les diera un texto para decidir si un documento, que no habían visto hasta entonces, sirve para luchar contra el cambio climático.

"No vamos a validar el documento", señaló su portavoz, quien cree que el acuerdo no refleja los dos años de negociaciones que ha invertido la cumbre climática de la ONU para la cita de Copenhague.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
publicidad