publicidad
El primer ministro británico, David Cameron.

Conservadores ganaron en Gran Bretaña, pero Gordon Brown sigue gobernando

Conservadores ganaron en Gran Bretaña, pero Gordon Brown sigue gobernando

Gran Bretaña se despertó, por primera vez desde 1974, con un parlamento sin mayoría absoluta tras elecciones.

El primer ministro británico, David Cameron.
El primer ministro británico, David Cameron.

Menos del mínimo

LONDRES - Gran Bretaña se despertó este viernes, por primera vez desde 1974, con un parlamento sin mayoría absoluta, tras la victoria de los conservadores de David Cameron pero sin los escaños necesarios para desalojar inmediatamente a los laboristas de Gordon Brown de Downing Street.

Según resultados parciales con 29 circunscripciones todavía por escrutar, los 'Tories' disponen de 291 diputados en los Comunes, por lo que ya no pueden pretender matemáticamente a la mayoría absoluta de 326 de los 650 escaños de la cámara baja del parlamento.

Después de 13 años en el poder, los laboristas del desgastado primer ministro Gordon Brown totalizan 251 escaños, y no han ocultado su intención de tratar de aferrarse al gobierno buscando una coalición con los liberales demócratas de Nick Clegg, tercera fuerza política con 52 escaños.

publicidad

Las otras formaciones y candidatos independientes en liza lograron conjuntamente 21 escaños. Los resultados definitivos se anunciarán el viernes por la tarde.

Reto a Brown

Cameron, de 43 años y renovador de un partido conservador que no ha vuelto a imponerse en unas elecciones desde 1992, estimó el viernes que el "gobierno laborista ha perdido su mandato para gobernar el país" en las urnas.

El líder 'Tory' recibió poco después un inesperado respaldo de Clegg, quien estimó que tras su victoria en votos y en escaños los conservadores deberían tener la prioridad para tratar de formar gobierno estable.

"He dicho que cualquier partido que lograra la mayoría de los votos y de los escaños, aunque no tenga mayoría absoluta, tiene la prioridad para tratar de gobernar en solitario o mediante acuerdos con otros partidos, y mantengo ese punto de vista", declaró el gran derrotado de estas elecciones pese a haber sido el animador de la campaña.

"Por eso pienso que el partido conservador tiene que demostrar ahora que es capaz de buscar un gobierno por el interés nacional", agregó el joven líder liberal democrático, de 43 años, que en esta campaña se inmiscuyó en la lucha de los dos grandes partidos británicos.

Hombre clave

Las declaraciones de Clegg, que pese a su mal resultado podría tener la llave del próximo gobierno, parecen descartar por el momento la posibilidad de una alianza de su partido con los laboristas, mencionada por varios ministros británicos desde la noche del jueves.

publicidad

"Las reglas son que si hay un 'hung parliament' (parlamento colgado) no es el partido con el mayor número de escaños el que tiene prioridad, sino el gobierno saliente", sentenció en la BBC el influyente titular de Comercio, Peter Mandelson.

Según la convención constitucional británica, el primer ministro saliente, en este caso Gordon Brown, de 59 años, puede o bien dimitir o bien mantenerse en el poder para tratar de formar un gobierno y someterlo a la confianza del parlamento.

Comunicado de Gordon Brown

Brown reiteró este viernes en un comunicado divulgado por Downing Street que su "deber como primer ministro es dar todos los pasos para garantizar que Gran Bretaña tiene un gobierno fuerte, estable y de principios".

El proceso de negociación hasta la formación de un gobierno debería ser largo y complicado. La última vez que hubo un parlamento sin mayorías, en 1974 y en un contexto de crisis económica, se convocaron nuevos comicios a los pocos meses.

Esta incertidumbre sobre el futuro empezó a tener consecuencias en la economía, cuando Gran Bretaña se recupera a duras penas de su peor recesión desde los años 1930. La libra esterlina tocó este viernes un mínimo en más de un año frente al dólar, y se derrumbó ante el euro, mientras que la bolsa de Londres también evolucionaba a la baja el viernes por la mañana.

publicidad

Negociación en curso

El primer ministro laborista británico, Gordon Brown, declaró este viernes que estaba dispuesto a negociar con los liberales demócratas en caso de que el partido conservador de David Cameron, vencedor de los comicios en votos y escaños, no llegue a un acuerdo con la formación de Nick Clegg.

En una breve comparecencia ante la prensa en Downing Street, Brown dijo "entender" y "respetar" la posición de Clegg, quien poco antes señaló que correspondía a los conservadores, en tanto que partido mayoritario, tratar de formar gobierno.

"Cameron y Clegg deben claramente tener derecho a tomar el tiempo que sientan necesario", dijo.

Tensa espera

Pero inmediatamente agregó: "Si las discusiones entre Cameron y Clegg no dan nada, entonces por supuesto estaría preparado para hablar con Clegg de los temas en los que puede haber algún tipo de acuerdo entre nuestros dos partidos", dijo Brown en una declaración en Downing Street.

Según resultados todavía parciales con 24 circunscripciones todavía por escrutar, los 'Tories' disponen de 294 diputados en la Cámara de los Comunes, los laboristas 252 y los liberal demócratas 53.

La mayoría absoluta se sitúa en 326 de los 650 escaños de la cámara.

La jornada electoral, en la que se registró una participación del 65%, superior a la de 2005, estuvo también empañada por problemas en los colegios electorales, donde miles de personas se quedaron sin votar, algunos por las largas colas y otros por la falta de papeletas.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad