publicidad

Condenan ataques a Darfur

Condenan ataques a Darfur

Secretario general de la ONU tildó de "inaceptables" los ataques del Ejército de Sudán contra poblaciones civiles en Darfur.

Niños en peligro

NUEVA YORK, Naciones Unidas - El secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, calificó de "inaceptables" los recientes ataques del Ejército de Sudán contra poblaciones civiles en el norte de Darfur.

El diplomático también reiteró su llamado a un cese de las hostilidades.

La portavoz de la ONU, Marie Okabe, dijo que Ban "deplora con firmeza estos actos, que tiene como blanco a áreas civiles, entre ellas zonas donde se congregan niños".

Okabe citó en particular los ataques a una escuela, instalaciones para el agua y un mercado en las localidades de Um Sidir, Ein Bassar y Shegeg Karo, en las que fuerzas de la misión de paz de la ONU y la Unión Africana (UNAMID) ayudaron a evacuar víctimas.

También señaló la creciente preocupación del máximo responsable de la ONU por el incremento de actos de bandidaje en la región que están complicando las operaciones de las organizaciones humanitarias que asisten a las víctimas del conflicto.

Cese al fuego

"El secretario general reitera su llamado a todas las partes para que cesen de manera urgente las hostilidades, se aseguren de proteger a los civiles, colaboren con UNAMID en la promoción de la seguridad y se comprometan al proceso de paz" que auspician la ONU y la Unión Africana.

Los ataques a las tres poblaciones en la última semana causaron cerca de una veintena de muertos, entre los que había alumnos de una escuela en la población de Shegeg Karo que estaban en clase cuando los aviones Antonov del Gobierno sudanés bombardearon la localidad, según Naciones Unidas.

publicidad

El conflicto de Darfur estalló en febrero de 2003 cuando dos grupos rebeldes se alzaron en armas para protestar contra la pobreza y marginación de la zona, fronteriza con Chad, y por el control de los recursos naturales.

Desde entonces, unas 250 mil personas han muerto y 2.5 millones más se han visto forzadas a abandonar sus hogares y a alojarse en campos de refugiados en Sudán y Chad, en lo que, según la ONU, constituye uno de los peores desastres humanos de este siglo.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad