publicidad

Con 580 muertos en agosto se duplicó la violencia en Irak

Con 580 muertos en agosto se duplicó la violencia en Irak

La violencia repuntó en Irak durante el mes de agosto, cuando 580 personas murieron en atentados y otros actos violentos.

Cadena de atentados

BAGDAD - La violencia repuntó en Irak durante el mes de agosto, cuando 580 personas murieron en atentados y otros actos violentos, más del doble de los 275 fallecidos en julio en circunstancias similares, informaron a Efe fuentes del Ministerio del Interior iraquí

Las estadísticas muestran también un notable aumento en el número de heridos, pues en agosto ascendieron a 1,500, mientras que en julio fueron 975.

Entre ellos hay que destacar las 600 personas que resultaron heridas en los ataques del pasado 19 de agosto, día en el que Bagdad sufrió una cadena de explosiones que causó la muerte a 87 personas.

De las 580 personas muertas en agosto, sólo 32 eran militares o policías (52 en julio), en tanto que el resto eran civiles.

Las cifras representan un desafío para el primer ministro, Nuri Al Maliki, de cara a las elecciones de enero de 2010.

Al menos 393 civiles, 48 policías y 15 soldados murieron durante el mes de agosto. Además, 1,741 personas resultaron heridas, según datos oficiales.

Bagdad peligrosa

La mayoría de las personas encontraron la muerte en Bagdad a causa de la explosión de coches bomba en templos religiosos, mercados y áreas residenciales, así como en edificios oficiales, además de explosivos colocados en carreteras.

Contrastando con estas cifras, el número de soldados estadounidenses muertos en agosto, luego de la retirada de las tropas a fines de junio fuera de las ciudades iraquíes, es el más bajo desde la invasión de Irak por parte de Estados Unidos en 2003, con siete militares muertos, según el sitio internet independiente icasualties.org.

publicidad

En cuanto a la cifra total de soldados de Estados Unidos fallecidos en Irak desde el inicio de la ocupación, en 2003, la cifra se eleva a 4,336 tras la muerte de ocho de ellos en agosto.

Ya han pasado dos meses desde que el 30 de junio las tropas estadounidenses se retiraron de las zonas urbanas de Irak dejando todo el control de la seguridad a la policía y el ejército iraquíes.

Seguridad deteriorada

Después de varios atentados devastadores, el canciller iraquí, Hoshyar Zebari, aceptó que la seguridad se había deteriorado gravemente y acusó a varios responsables de la seguridad de conspirar con los insurgentes.

"Debemos decir la verdad. La seguridad realmente se ha deteriorado estos últimos meses y se va a deteriorar todavía más", declaró el ministro, contradiciendo el optimismo mostrado por el primer ministro Maliki.

Según las confesiones de los sospechosos presentadas por las autoridades iraquíes, los autores de los atentados consiguieron pasar los retenes de control a pesar de la prohibición a los camiones de más de dos toneladas de circular por la capital iraquí.

Reto para autoridades

Este deterioro de la seguridad es un reto para el Primer Ministro, que había hecho de la mejoría de la seguridad uno de sus principales argumentos de campaña para las próximas elecciones legislativas de enero de 2010.

Maliki se jugó el todo por el todo al decidir romper la alianza chiita que había ganado las elecciones legislativas de 2005 y crear su propia coalición formada con jefes tribales sunnitas, independientes y laicos.

publicidad

El Ejército estadounidense también reconoció el "empeoramiento del sistema de seguridad". "Buscan atacar al gobierno", explicó el general Steve Lanza, un portavoz militar estadounidense.

"¿Por qué? Tal vez para romper la unidad nacional. Tal vez para hacer que la población pierda confianza en el gobierno y que se busquen responsables (por la falta de seguridad) para crear una ruptura en las fuerzas de seguridad y favorecer la reemergencia de las milicias", añadió.

Iraquíes con el control

Los 500 mil policías y 250 mil militares iraquíes asumen solos la seguridad en los centros urbanos, mientras que la casi totalidad de los 129 mil soldados estadounidenses están relegados al exterior de las ciudades con un papel de apoyo y de formación hasta su retirada prevista para finales de 2011.

La coalición liderada por Estados Unidos invadió Irak en marzo de 2003 y el régimen del partido Baas, de Saddam Hussein, fue derrocado con la entrada de las tropas estadounidenses en Bagdad al mes siguiente.

La invasión se transformó rápidamente en caos y luego en guerra confesional sanguinaria antes de que el ejército y la policía iraquíes, ampliamente apoyados por las fuerzas estadounindeses, lograran imponerse sobre los insurgentes de todo tipo.

También en Afganistán

Las muertes de militares estadounidenses para el mes de agosto ascienden a 51, la cifra más elevada desde la invasión del país en 2001, anunció la OTAN.

publicidad

La OTAN sólo indicó que la muerte se produjo en el sur de Afganistán, la región más violenta del país considerada un bastión de los islamistas talibanes, donde la mayor parte de las tropas internacionales están concentradas para combatir a los rebeldes.

El deceso elevó a 183 la cantidad de soldados estadounidenses muertos en Afganistán desde comienzos de año, según el sitio de internet icasualties.org.

Con 51 muertos, agosto fue el mes más mortífero para el ejército estadounidense desde el inicio de sus operaciones en Afganistán a finales de 2001, cuando los talibanes fueron derrocados del poder por una coalición internacional encabezada por Estados Unidos.

Agosto fue también un trágico mes para la totalidad de la coalición internacional que perdió 77 soldados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad